La leyenda de San Lorenzo y las ‘lagrimas’ del Cielo

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Cuenta la tradición piadosa que allá por el año 258 de nuestra Era (d.C.) se pidió la ejecución del Papa Víctor II, En aquella época el cristianismo aún no estaba reconocido y era perseguido por sectario -hasta que Constantino “El Grande” (313 d.C.) por el Edicto de Milán lo autoriza-, así que la muerte del Papa fue celebrada por los romanos.

Una vez ejecutado la Ley exigía que las riquezas del finado pasaran a ser parte del Poder de Roma y así, pasados los días, el religioso y diácono San Lorenzo se presentó ante la autoridad local y entregó las reliquias eclesiásticas, sus bienes que no eran más que los enfermos, pobres, desvalidos, sin techo…

Aquello se consideró una osadía sin igual y el gobernado romano, enfurecido mando que se ajusticiara al diácono y se le diera la muerte más cruel de la que fueran capaces de pensar, tenía que servir de ejemplo hacia otros y evitar imitadores y posibles insurrectos.

Así la muerte peor que se ideó fue la de quemarlo en una parrilla al fuego, poco a poco, lentamente y con extremo sufrimiento. Dicen que entre los gritos de dolor del santo llegó a pedir que se le diera la vuelta para hacerse por igual por ambos lados…

La noche en la que se ejecutó a San Lorenzo vino a darse un espectáculo sin igual en el cielo: la lluvia de las Perseidas, ello hizo que se tomara por un designio divino quedando para siempre ligado a su figura.

Desde entonces San Lorenzo tiene un día marcado para siempre en el calendario que es el 10 de agosto coincidiendo con las Perseidas.

Fenómeno astronómico

La llamada “lluvia de estrellas”  o “Lágrimas de San Lorenzo” que tendrá lugar entre el 11 y el 14 de agosto. Todo ello se encuadra dentro de las Perseidas o “Lágrimas de San Lorenzo” durante las cuales se puede ver un alto número de ellas por hora. Toman su nombre de la constelación de Perseo por su dirección y no son más que los restos del cometa 109P/Swift Tuttule y la órbita de cruce con la de la Tierra.

Las partículas del mismo son atraídas por el campo gravitatorio de nuestro planeta y con la fricción en la atmósfera forman la famosa “lluvia de estrellas”.

Para verlas bien hay que ir a un lugar donde no haya contaminación lumínica y esté alejado de núcleos urbanos, a través de Youtube se verá debido a la retransmisión del Observatorio del Teide; tiene una mayor incidencia desde las 22:00 horas del domingo 12 de agosto hasta las 10 de la mañana del 13 de agosto con más de 200 meteoros por hora.

Se debe buscar la constelación de Casiopea, en forma de W, mirando hacia el norte, para realizar fotografías lo ideal es ajustar un ISO alto, a 800 serviría, con un tiempo de disparo de entre 20 y 30 segundos.