La Policía Local de Cádiz reanima a un hombre tras sufrir un infarto mientras conducía

CÁDIZDIRECTO. – Agentes de la Policía Local de Cádiz realizaron ayer una maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP) a un ciudadano que aparentemente había sufrido un infarto, consiguiendo reanimarlo.

Sobre las 13 horas, un hombre de 71 años, nacido en Madrid y domiciliado en Cádiz, comenzó a sentirse indispuesto cuando circulaba por la plaza Helio, por estar sufriendo un posible ataque al corazón. A pesar de su estado, consiguió llegar hasta la puerta de la Jefatura de la Policía Local, donde empezó a tocar el claxon insistentemente para llamar la atención de los policías que pudieran oírle.

No obstante, esta persona perdió el conocimiento al volante, colisionando levemente contra un vehículo policial estacionado, por lo que su turismo quedó detenido contra el patrullero.

Ante la insistencia del sonido del claxon, un subinspector y dos oficiales acudieron  rápidamente, comprobando que el conductor del vehículo se encontraba en un estado de inconsciencia plena, con el rostro amoratado y con sudoración, por lo que procedieron a extraerlo del coche e  introducirlo en el interior de la Jefatura.

Tras comprobar que carecía de constantes vitales, comenzaron a realizarle las maniobras de RCP, auxiliados por dos policías. Y uno de los dos oficiales acudió al despacho del Jefe de Turno para recoger el desfibrilador mientras los demás continuaban con el RCP.

Al mismo tiempo, se solicitó la presencia urgente de una ambulancia y se dispuso un dispositivo de tráfico para facilitar lo más rápido posible las maniobras de llegada a la ambulancia.

En poco menos de diez minutos, el ciudadano recuperó el pulso y la respiración aunque de forma leve, y comenzó a emitir algunos ruidos guturales. Tras la llegada de la ambulancia, el personal facultativo procedió a la estabilización del paciente.

A través del teléfono móvil del reseñado, los agentes pudieron comprobar que en el registro de llamadas se repetían varias llamadas a una señora llamada  Almudena, por lo que la llamaron resultando ser su hija. Tras ser informada de lo ocurrido, informó a los agentes de las dolencias de su padre, que tres años atrás había sufrido algún episodio cardiaco.

El vehículo que conducía quedó estacionado en el aparcamiento de los vehículos policiales a disposición de sus propietarios.