La simbología oculta en la estatua del diablo del Templo Satánico

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- La estatua del Diablo que se colocó la pasada semana en el Templo Satánico de Detroit (Michigan) sigue creando controversia. Se inauguró bajo una ceremonia secreta entre protestas y quejas. Una figura de bronce de casi 3 metros que representa al Baphomet, acompañado por dos niños felices.

La inusual obra tuvo un gasto de 100.000 dólares y el Templo Satánico la quiere llevar al suroeste del país para ubicarla junto al monumento de los Diez Mandamientos fuera del edificio del Capitolio de la ciudad de Oklahoma (EE.UU.), hecho que es considerado una blasfemia. Argumentan los partidarios que su Diablo “complementará y contrastará los mandamientos cristianos que incluyen prohibiciones inconstitucionales en contra de la libertad de expresión y el libre ejercicio de la religión”, así lo manifestaba Lucien Greaves que añadía “nuestra estatua servirá como faro llamando a la compasión y a la empatía entre las criaturas vivientes”, además invitaba a que las personas de todas las edades “se sienten en el regazo de Satán para recibir inspiración y reflexionar… Es una pequeña atracción turística. La gente viajará desde muy lejos para verla”.

Desde el Templo Satánico se manifestaba que “somos conscientes de la figura satánica como un símbolo de la naturaleza inherente del hombre, representante del eterno rebelde, consulta iluminada y la libertad personal en lugar de una deidad sobrenatural o ser”.

El Baphomet es relacionado con los Caballeros Templarios que fueron acusados de herejía por adorar a éste ídolo, aunque en su favor habría que decir que posiblemente adoraban el rostro de la Síndone doblada para sólo dejar ver la parte de la cara y, para llevar a cabo la falsa acusación de herejía, se les acusó de ello.

La imagen del actual Baphomet se debe al ocultista Eliphas Levi, en el año 1856, recogido en su libro “Transcendetal Magic: Its Doctrine and Ritual” (Magia Transcentental: Su doctrina y ritual). Representa a un hermafrodita alado que tiene una antorcha entre sus cuernos y un pentáculo en la frente. En él se pueden leer las palabras latinas “solve” (separar) y “coagula” (unir), los poderes de ser “atado y desatado” usurpado de dios. Greaves dijo sobre ello: “Contiene todos esos opuestos binarios – arriba y abajo, parte animal y parte humano, macho y hembra. Encarna opuestos y celebra los contrastes”.

En su mano derecha hay dos dedos estirados que señalan hacía arriba, igualmente los dos de la mano izquierda hacia abajo. Todo ello no está dejado al azar, viene  de “como es arriba, es abajo” de Hermes Trismegisto, muy populares en ambientes iniciáticos, esotéricos y ocultistas. Igualmente se refiere a la ciencia, el universo y Dios “expresa la perfecta armonía de la misericordia con la justicia”.

Destacan las figuras de dos niños de los que Greaves indica que “esperamos que los niños lo vean como una bonita obra de arte, no hay nada a lo que temer. Eso es lo que simbolizan los niños. El rostro de la cabra tiene una expresión neutra. No es demoniaca, feroz o monstruosa, como se podría imaginar, si se miras sin el bagaje cultural. No creo que los niños que se acerquen al monumento sin haber sido influenciados por la propaganda encuentren algo terrorífico. Pero no estamos adoctrinando niños. La mayoría de los niños son obligados a tener una religión. Eso es algo que nosotros no nos preocupamos en hacer. El niño y la niña reflejan el ‘dualismo masculino-femenino’ “.

En el Baphomet puede observarse el caduceo, es un antiguo símbolo griego de dos serpientes enroscadas alrededor de una vara, la mitología dice que perteneció a Hermes, sobre él Greaves decía que el caduceo simboliza “el comercio, la negociación y la reciprocidad. Para nosotros simboliza la reconciliación de los opuestos, como tener un monumento satánico frente a uno cristiano”.

Otro símbolo destacable es el pentáculo, habitual símbolo satánico si aparece de forma invertida. La cruz también aparece invertida. “Esta inversión es la percepción de Satán. Invita a las personas reconsiderar su bagaje cultural, mirando a las evidencias y reconsiderar sus valores”.

De la antorcha entre los cuernos explicaba Greaves que “la antorcha del conocimiento es el cuerdo del medio, glorifica la búsqueda del conocimiento. Le damos mucha importancia a eso, es central para nuestras creencias en general”. Eliphas Levi escribió: “La llama de la inteligencia brillando entre sus cuernos es la luz mágica del equilibrio del universo, la imagen del alma sobre la materia, mientras la llama,, está atada a la materia, brilla por encima de ella”.

La estatua está limpia de inscripciones aunque pronto el Templo Satánico comenzará a inscribirle diferentes leyendas, wn la parte delantera de la estatua, sobre el pentáculo invertido, uno de sus siete principios: “El espíritu de compasión, sabiduría y justicia debería prevalecer siempre sobre la palabra escrita o hablada”. Tras él, un pasaje de la obra de Lord Byron Cain: “Entonces, ¿quién es el demonio? El que no dejaría que viviera, o el que hubiera hecho que viviera para siempre, en la alegría y el poder del conocimiento?”