La verdadera razón de los “55 días en Pekín”

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- En alguna ocasión el cine nos traslada, con mayor o menor acierto, a determinados acontecimientos históricos que han quedado grabados, a sangre y fuego, en la Historia de nuestra Humanidad. Uno de ellos quedó reflejado en los “55 días en Pekín”, con Charlton Heston, David Niven y Ava Gardner.

La película se basa en la denominada como “Rebelión de los boxes”, que fue un levantamiento xenófoba en China, en la primavera del año 1900, que tuvo su punto de máxima tensión con el asalto a las delegaciones extranjeras en Pekín.

El suceso se produjo entre el 22 de junio y el 15 de agosto, y culminó con la unidad de los países extranjeros en Pekín contra los boxes al servicio de la emperatriz china.

Pero todo tuvo un desencadenante insospechado y casi ignorado: desde Estados Unidos se habían desplazado a China una delegación de ingenieros pertenecientes a una empresa de ingeniería de Nueva York. Y comenzó a circular el rumor malintencionado que había llegado a la ciudad para estudiar la demolición de la Gran Muralla China, todo un símbolo, como signo de la apertura al comercio y al mundo por parte del gigante asiático.

La noticia al conocerse hizo que lo más radicales de las facciones chinas se movilizara contra los extranjeros, ello originó un movimiento nacionalista que les unía el sentimiento y la animadversión hacia aquellas delegaciones.

Pero aquel rumor, aquella noticia, era todo una gran mentira inventada por cuatro periodistas: Al Stevens, John Lewis, Hal Wilshire y Jack Tournay, a la sazón corresponsales de los cuatro principales periódicos de Denver (EE.UU.), estando destinados allí para realizar un reportaje conjunto sobre hoteles y ferrocarriles. Aburridos por la “inactividad” acordaron inventarse tal noticia que concluyó de forma tan nefasta.

Los cuatro periódicos publicaron la falsa noticia y el estudio para “la demolición de la Gran Muralla China”. De Denver pasó a agencias y por agencias a todo el mundo dando lugar al clima xenófobo de los boxes y al asalto a las delegaciones extranjeras en Pekín.