Los mormones y el fin del mundo en 2014

La guerra nuclear es uno de los terrores de los mormones
La guerra nuclear es uno de los terrores de los mormones

 

CÁDIZDIRECTO.- Comienza un nuevo año y ya surgen los primeros brotes apocalípticos en torno a un cercano fin del mundo.En esta ocasión le toca a los mormones que parece que se preparan para un acontecimiento final.

Así determinadas facciones de la Iglesia mormona estaría almacenando comida y agua en caso de un desastre mayor, no se sabe con qué finalidad pero todo recuerdan una enseñanza fundamental de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en torno al fin del mundo.
Utah es el Estado mormón por excelencia de los Estados Unidos y la zona de Salt Lake City, la capital mundial de la secta mormona, donde parece que ya hay docenas de grandes graneros llenos de alimentos abasteciendose para un cataclismo final.
Paul Fulton, presidente de Ready Store, especializado en la venta de comida para aquellos que quieran estar preparados para el fin del mundo afirmó que “la sabiduría les ha enseñado a los mormones a preparar inventarios fuertes”.
Josep Smith, fundador de la Iglesia mormona,  creía que Utah era la Tierra Prometida, según afirma Matthew Bowman, profesor de religión en Hampden-Sydney College. En los últimos meses ha habido un acopio de almacenar víveres y confeccionar listas así como de sus miembros.
A los actuales líderes de los mormones les preocupa una suerte de Guerra Mundial nuclear y sus discursos tienen un claro tinte de retórica apocalíptica, siempre fomentando la conservación de los alimentos. Cada familia debe tener una reserva de alimentos para dos años, dijo Matthew Bowman.
Rick Foster, gerente de Servicios Humanitarios de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, considera que la iglesia tiene enormes almacenes y que en sus interior pueden almacenarse un promedio de 143 supermercados garantizando un suministro de alimentos durante seis meses en cada uno de los almacenes.
Existen 101 centros almacenamientos de comida que son gestionados por la iglesia así como otras fuentes de alimentos como los huertos familiares y granjas, ranchos y fábricas para la conservación de lácteos. También hay un amplio equipo para almacenar latas de conserva por un periodo de 25 años.
El evento que esperan no se conoce aún, los analistas indican que su particular visión del fin del mundo para 2014, el tiempo dará o quitará razones aunque parece que el tiempo pasará y el Apocalipsis tendrá que esperar.