cadiz cf

Los padres de Ignacio y Yasmina siguen sin noticias de ellos un mes después de la desaparición

CÁDIZDIRECTO/J.M.V. – Hoy, lunes 20 de marzo, hace un mes que dos jóvenes de 17 años residentes en Cádiz, Ignacio Guerra León y Yasmina Barra, desaparecieron. La familia, tras descubrir un itinerario y confirmar que compraron un billete de autobús de Madrid a París, llegó a pensar que se trató de una fuga. Lo dicho, un mes después, los padres siguen sin noticias. Es más, la madre de Ignacio, Concha, lamenta la actitud de la policía: “Me han dicho que deje de preguntar, porque pedí que investigaran si se les había visto llegar a París analizando las imágenes de la cámara de la estación de autobuses. Y nada. Lo último que me han dicho es que ya me llamarán a la puerta de casa si aparecen…”.

Mientras, el padre de Yasmina, Álvaro, mueve otros hilos. “He estado esta mañana con la policía porque me han dicho que a través de una tarjeta del teléfono de mi hija que he encontrado en su cuarto se puede intentar dar con su situación, rastrear… pero no me han podido atender y me han citado para la tarde”, explica también con lamento.

“La incertidumbre es dura, no sabemos ni dónde están o si llegaron a bajarse en París. No sabemos nada de nada. Los amigos no saben nada, no hacen uso de las redes sociales… todo es desesperante y lo único que queremos saber es si están bien”, coinciden al señalar Concha y Álvaro.

La pareja salió hace un mes, también un lunes, para ir al instituto. Y ya no regresaron a su casa.

Tras denunciar la desaparición a la Policía ese mismo día, la familia confirmó la compra de un billete por parte de los dos jóvenes desde Madrid a París para ese mismo lunes por la tarde, con la previsión de llegar a la capital francesa al día siguiente.

Los intentos de los familiares por ponerse en contacto con alguno de los dos desaparecidos no tuvieron éxito. Ni teléfonos, ni redes sociales, ni confidencia a amigos que hayan podido trascender. Un mes después, la situación sigue igual… aunque eso sí, con más incertidumbre.

Los padres mandan un mensaje a sus hijos: “Decidnos al menos que estáis bien”.