Madrid paranormal

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- En pleno corazón del Madrid más misterioso un edificio que en un pasado reciente dio mucho que hablar en el mundo paranormal: se trata del famoso Palacio de Linares, hoy conocido como Casa de América.

Saltó a la notoriedad paranormal, en 1990, cuando varios semanarios madrileños anunciaban en sus páginas lo siguiente: “Un fantasma vivía en el palacio del Marqués de Linares”, a partir de ahí el Ayuntamiento autoriza una investigación oficial y se comienzan a recoger datos del mismos: guardias de seguridad que narraban sus experiencias, luces, psicofonías y “psicofonías”, ruidos extraños, fotografías anormales,, coches de la policía local de Madrid vigilando el edificio.

En el edificio investigaron personajes del misterio tan renombrados como el fallecido padre Pilón, visitas como las de Germán de Argumosa, Antonio José Alés, Fernando Jiménez del Osos o Miguel Blanco pusieron el toque de clase y de misterio al caso. Fue la Agrupación Parapsicológica de la Comunidad de Madrid (contando en su comisión con investigadores del prestigio de Clara Tahoces, Sebastián Rodríguez, Francisco Sánchez o ex profeso José Juan Montejo) la que puso el toque de cordura descubriendo humedades donde se fotografió al famoso fantasma, fraudulentas psicofonías como la de “Raimunda” suministrada por la doctora Sánchez Castro y otras irregularidades que sembraron de dudas todo un interesante caso que mantuvo en vilo a la ciudad de Madrid. Tras pasar a ser la Casa de América el silencio se adueñó de sus pasillos y de sus fantasmas.

Igualmente cercano es el no menos conocido e insigne, para la ufología y para los seguidores del misterio de UMMO, el legendario Café Lyon o de la Ballena Alegre (por el mural que adornaba sus paredes), donde se reunían personajes como José Luis Jordán Peña o Fernando Sesma para hablar, entre otras cosas, de la misteriosa “civilización extraterrestre” proveniente de la extravagante estrella Wolf 424 . Vinculado a ello se dio por primera vez, y por cita, el avistamiento de Aluche con el mítico símbolo ) + ( ummita en Febrero de 1966.

Las paredes de este café hoy tan reformado como desconocido guarda muchos secretos y conjuras de aquella época y del que se informó sobre diferentes acontecimientos paranormales que ocurrían en su interior.

Casi en el cruce de las calles Alcalá y Gran Vía se encuentra la Iglesia de San José, en el número 43 de la misma calle, es la iglesia del antiguo convento de San Hermenegildo, fundado en 1586, y es conocido como del Carmen Descalzo por la orden que lo habita. Tampoco ha sido una historia fácil la de estos religiosos que en 1836, con la Desamortización de Mendizábal, vio como sus miembros eran expulsados quedando vacías y en desuso todas sus dependencias, el convento fue destruido pasando por su azarosa vida a ser del un teatro (Apolo) hasta edificio bancario perteneciente al BBVA.

La Iglesia se mantiene en el lugar pasando a ser la parroquia de San José habiendo sufrido una gran reforma a principios del siglo XX. Esta iglesia madrileña que tiene su pequeña-gran historia ya que entre sus muros se ordenó sacerdote Lope de Vega y contrajo matrimonio Simón Bolivar.

Esta iglesia también tiene una de las más bellas historias paranormales de las que se tiene constancia escrita siendo una de las más populares de Madrid. Un religioso nos relataba en la puerta de la misma esa historia, entre la leyenda y la realidad, donde se cuenta que un joven oficial extranjero se encontraba en la capital durante las fiestas de Carnaval, el joven se enamoró de una bellísima mujer vestida de negro que portaba una rosa blanca en la mano. La mujer le pidió al joven que lo siguiera y este entró dentro de la iglesia de San José, una vez en sus interior la bella dama dirigió sus pasos hacía un féretro situado en el centro de la nave. El joven escapó movido por su instinto llevándose la bella rosa blanca. Al cabo de unas horas el joven decidió buscar a la misteriosa dama de negro, se acercó nuevamente a la iglesia de San José encontrándola muerta en el interior del féretro, sobre él depositó aquella misteriosa rosa blanca símbolo de este encuentro con lo desconocido.

Según nuestro misterioso contertulio, a veces, se ve a esa extraña mujer aún por la iglesia con su vestido negro de época… Son sólo algunos de los enigmas del más allá de un Madrid paranormal donde romanticismo y el misterio cobra vida en la vieja Villa y Corte.

*Información perteneciente al archivo personal del autor.