Mágico González y sus mejores momentos e historia

CÁDIZDIRECTO/Daniel Martínez.- El embrujo de Mágico González perdura en Cádiz 25 años después. Se cumple un cuarto de siglo de la marcha del legendario futbolista salvadoreño de la entidad cadista. Fue en junio de 1991 cuando abandonó el Cádiz para regresar al FAS de su país.

Ha transcurrido demasiado tiempo desde que vistió de amarillo por última vez en partido oficial, pero en la capital gaditana continúa siendo una leyenda que crece con el paso de los años. Sus regates inverosímiles, su talento innato y una calidad y técnica apenas vista en ningún otro jugador del planeta lo convirtieron en un ídolo en el Ramón de Carranza.

Por entonces, era habitual ver a los exigentes aficionados cadistas de píe en la grada aplaudiendo las geniales jugadas del astro salvadoreño. La Tribuna del antiguo Carranza se llenaba de pañuelos blancos para mostrar la admiración por Mágico González cada vez que hacía de las suyas volviendo loco a las defensas rivales.

Nombrarlo es hablar de cadismo. Uno de los más grandes, si no el mejor, que ha vestido la camiseta del Cádiz. Su carácter díscolo y fiestero explican que la hinchada amarilla pudiera disfrutar de él durante siete temporadas, ya que no quería abandonar la disciplina gaditana pese a las ofertas que tenía de clubes importantes.

Se trata del noveno futbolista que más veces ha vestido la elástica amarilla, en total 198 partidos, siendo el jugador del Cádiz que más goles ha anotado en Primera División. De 58 tantos, 42 fueron en la máxima categoría.

Su embrujo perdura en Cádiz 25 años después. Dejó una huella que no se borra con el paso del tiempo. Es una leyenda del cadismo para siempre.

La aparición de Mágico González

CÁDIZDIRECTO / Enrique Alcina.- Treinta y cinco años después del advenimiento de Mágico, Cádiz aún revive sin remordimiento la leyenda del indomable artista centroamericano que mereció de veras ser gaditano con todas las consecuencias. La camiseta soleada “Genio y figura”, una de las más despachadas entre locales y visitantes, frena el tiempo en la calle Pelota.

Cómo la tocaba Mágico González, un virtuoso, un personaje irrepetible, un héroe de novela, una estrella de rock. Treinta y cinco años después de tornar la depresión post Mundial 82 en asombro y admiración, Jorge González disfruta en su tierra, El Salvador, de un sueldo vitalicio concedido, mira tú, por lo que hizo y dejó de hacer en Cádiz.

El gobierno caribeño también le ofreció una vivienda, de balde, pero Jorge la rechazó, del mismo modo que se resistió décadas antes a considerar el fútbol un trabajo. Ya lo decía Sócrates, el jugador carioca, no el filósofo: “El futbolista no juega para ganar, juega para que no lo olviden”.

El recuerdo de Mágico, tan agridulce e impredecible como el número 10 de la belleza de la imperfección, el regate en seco, la salida en velocidad, el autopase de gloria bendita y el gol enciclopédico, nos devuelve como nuevo el estribillo de la sonrisa del destino, la energía y la actitud, la luz despreocupada y las señales de un pasado nunca cerrado. Todos conocen los detalles del fulgor, la ascensión y la caída de Cádiz. Mágico es Cádiz. Cádiz es mágica.

La metafórica historia del Diez por Uno cuenta, en versión de un antiguo vecino de Mágico, que éste intercambiaba cromos con total naturalidad, pero de un modo sorprendente: cambiaba diez cromos diferentes por un cromo suyo.

¿Se coleccionaba a sí mismo de forma compulsiva? Nada que ver con la montaña de ego que sepulta al fútbol de hoy.

Mágico juntaba estampitas suyas para regalárselas a los niños. Un guiño, una tarjeta de presentación. Mágico se presentó por vez primera en un amistoso en La Barca de Vejer, luego se bautizó en el Trofeo Carranza y a la postre debutó oficialmente el 5 de septiembre de 1982, en casa, ante el Murcia. Anotó el gol amarillo. Empate a uno, un 5 de septiembre.

Hace dieciséis años que Jorge no pisa la Tacita de Plata. No hay manera. Lo intentó la multinacional de prendas deportivas, lo intentó la embajada de su país. Ya tenía los billetes.

Se dejó querer. Dividió a la gente, como años atrás cuando alternaba las luces y las sombras. Y al final no cogió el teléfono. El “sí” de Mágico se parece mucho al “no” del resto del planeta preso de confusión. En los meteóricos años ochenta, cuando el mito de Mágico gobernaba en las inmediaciones del fútbol de patada y tentetieso y al calor de su fama de juerguista, el periodista Ángel Casas llevó a Jorge a su programa televisivo y le preguntó del tirón: “¿Es cierto todo lo que se cuenta sobre usted?”. Y Jorge contestó: “Casi todo es verdad, pero nada se cuenta exactamente como sucedió”.

En marzo que viene cumplirá sesenta años. Sigue jugando por gusto. Durante su década gloriosa andaluza, dos mil personas acudían un martes cualquiera a Carranza a alucinar como pepinillos en vinagre con Mágico. Los días que iba, claro. Si se quedaba dormido, a cuenta de las gestiones que realizaba a menudo al compás de las tentaciones de la noche gaditana, alguien tocaba la puerta.

Pepe Mejías, el mejor futbolista que ha dado Cádiz, ejerció de hermano del Mago dentro y fuera de la cancha. Ambos dos sumaron, las dos primeras temporadas de Jorge en el Cádiz, una treintena de goles. Y un montón de historias verídicas de mayor o menor agrado. “Disfrázame, Pepe, para que no me reconozcan”, le insistía Jorge a su compadre rubio en las veladas de Carnaval. Imposible. Ni siquiera enfundado en un tipo de payaso alerquín lograba Mágico pasar desapercibido.

A Mágico, el fútbol le llegó a costar el dinero. En sus peores momentos, los días cenicientos, Irigoyen, que ejerció el papel de padre del jugador, le imponía sanciones de hasta un millón de pesetas por sus célebres casos de indisciplina. Parte de la plantilla del Submarino sellaba una colecta para que Jorge pudiera almorzar y cenar en un conocido restaurante de junto.

No hace falta decir que el Mago, tímido y locuelo, generoso e inconstante, enemigo de la ambición desmedida y del postureo, excéntrico, vividor, dueño y señor de superlativos, fue el mejor amante de todo aquello que no se puede comprar con dinero.

Una tarde, una señora que pasaba a la vera del estadio, vio a Mágico salir de la sesión de entrenamiento y le solicitó un autógrafo. “Mujer, ¿tiene usted prisa?”, le preguntó el futbolista, que volvió a entrar en los vestuarios. Al cabo de un rato, regresó con un enorme póster a todo color de la plantilla del Cádiz que mostraba la firma urgente y desprendida de todos ellos. Miento. Mágico se disculpó con la señora porque no había conseguido dos dedicatorias.

Mágico costó al Cádiz la “friolera” de siete millones de pesetas. Quiso el destino que Mágico cayese en Cádiz, donde encajó como un longines travieso, en detrimento de las ofertas iniciales del Atlético de Madrid y el París Saint Germain.

Más tarde, tras la célebre gira americana con el Barcelona de Maradona, Jorge estuvo a punto de firmar por el club francés. Y luego, con más pocas ganas que qué, viajó a la bella localidad italiana de Bérgamo para cumplimentar una prueba con el Atalanta. Lo hizo mal adrede. “Allí no hay pescaíto frito”, bromeó. Su romance con Cádiz conoció también el desencanto y el exilio siberiano en Valladolid, con mayordomo incluido. La reconciliación no pudo sonar mejor que el golazo al Santander, que se reunía dichoso con otras magnas obras de arte dibujadas en Bilbao, Valencia, Barcelona…

La tarde del 5 de septiembre, el Cádiz formó con: Catalán, Chano, Dos Santos, Vojinovic, Amarillo, Manolito, Dieguito, Escobar, Pepe Mejías, Choquet y Mágico González.

Ahora es cuando el gadita y cadista a ultranza, apoyado en la barra del bar de la nostalgia infinita, porfía con sus congéneres y asegura que fue amigo, colega, confidente y testigo de hazañas y correrías del Mago. Las Pérgolas, David Vidal, Camarón de la Isla, Casa Manteca, los Pabellones, el Metropol, un deportivo rojo, dos ascensos, cinco permanencias, una liguilla de la muerte y la vida por delante.

Una tarde, en Vallecas, el grupo de incondicionales Brigadas Amarillas que siguió al Cádiz en su desplazamiento, llamó al futbolista antes del choque: “¡Eh, Mágico!”.

Jorge se acercó a la banda y un tipo le pasó un canuto recién prendido y le conminó a llevárselo a una pandilla amarilla ubicada en la otra punta del campo. Jorge cruzó el terreno de juego, observado atentamente por media docena de policías nacionales, e hizo entrega del regalo a un amigo desconocido. Nadie olvida que Mágico caló hondo en Cádiz.

‘Mágico’ González sigue despertando pasiones

CÁDIZDIRECTO. – Jorge Mágico González llegó a Cádiz más de una década después. Con motivo del proyecto ’60 años de Magia’, que arrancó con la visita el pasado mes de febrero de una expedición cadista a El Salvador, se cumplirá el sueño de muchos cadistas de ver al mítico futbolista de nuevo en el Ramón de Carranza.

Desde este jueves se puso en marcha una amplia agenda de actos, que tendrá su culmen con un partido previsto este viernes en el Ramón de Carranza entre los veteranos del Cádiz Club de Fútbol -donde participará Dani Güiza- y Los Pachines, un grupo de futbolistas salvadoreños que acompañan a Jorge en su regreso.

El encuentro comenzará a las 21:30 horas, aunque antes, a las 20:00 horas, un grupo de jugadores cadetes salvadoreños -que también viajan en la expedición- se enfrentarán a una selección de jugadores de la cantera cadista.

Las entradas se pusieron el miércoles a la venta en las taquillas del Ramón de Carranza a un precio único de 5 euros. La ubicación será por gradas, desde Preferencia posteriormente Tribuna, y se irán habilitando el resto de gradas conforme se agoten las localidades. Además el partido se podrá ver en directo en Cádiz CF TV a través de la web oficial, y en Onda Cádiz en TDT.

La agenda de la visita de Mágico González se abrió este jueves a mediodía con una recepción en el Ayuntamiento de Cádiz, y una rueda de prensa a las 13:00 horas en la sede de la Fundación Cajasol en la Casa Pemán (Plaza San Antonio de Cádiz).

Por la tarde, a las 21:00 horas, se llevó a cabo en la Tienda Oficial Adidas del estadio Ramón de Carranza la presentación de las equipaciones de la temporada 2018-2019, que tuvo a Mágico González como protagonista al ser el encargado de descubrir cómo será la primera equipación de la nueva campaña.

“Fui con Mágico González a un partido y se puso una máscara para que no le reconocieran”

CÁDIZDIRECTO/Daniel Martínez.- El escritor Daniel Pinilla estuvo recientemente en Centroamérica recopilando información plasmada en Operación Malinche, su nuevo libro publicado. Durante el viaje tuvo la oportunidad de acudir a El Salvador y entrevistar a Mágico González. El ex futbolista del Cádiz es toda una leyenda en su país, como bien pudo comprobar de primera mano el periodista sevillano.

En el programa Directo Marca de Radio Marca relató este mediodía la experiencia vivida junto al astro salvadoreño. “Fui con él a ver un partido de fútbol. Como se agobia de que se le acerque tanta gente y le reconozcan, se pone una máscara de pressing catch para que no le identifiquen. Yo le dije que no muchas personas van con una máscara de pressing catch al estadio, pero es Mágico González”, bromeó Daniel Pinilla.

Reconoció que “Mágico es el emblema con el que todo El Salvador está de acuerdo. La gente se le echa encima. Yo voy por El Salvador y la primera pregunta es si soy del Real Madrid o el Barcelona, después me preguntan dónde vivo y al decirles que he vivido unos años en Cádiz me hablan del Mago y me invitan a un café para que les cuente cosas sobre él”, apuntó.

Aseguró que no le resultó sencillo localizarlo: “Hablar de El Salvador es hablar de Mágico, pero no es fácil verle. Es muy escurridizo y tiene muchas anécdotas. Quedé con él a través de un amigo en común que tenemos en Cádiz. A su vez me dirigió a otro amigo que es Carlos, con el que juega partidos en el estadio Mágico Gónzalez”, ubicado en San Salvador.

“Estuve una tarde con él y eso paga el viaje, fue muy divertida y entrañable. Asistí a un partido con él, fuimos a la sede de la Federación Salvadoreña de Fútbol y vimos otro encuentro por televisión. Tuvimos tiempo para jugar al fútbol un rato y ojo con su hijo de 13 años, ¡lo bien que toca el balón!”, describió el escritor sevillano.

En la actualidad, Mágico González ocupa un cargo en la Federación Salvadoreña de Fútbol de apoyo psicológico a las secciones inferiores. “Consiste en estar en las charlas y partidos. Se supone que de esta forma tienen un referente y a alguien que es un icono mundial. El Mago les puede dar algún consejo”. Además, el Pleno Legislativo de su país aprobó en abril concederle una pensión vitalicia equivalente a dos salarios mínimos por su destacada carrera como deportista.

Daniel Pinilla desvela varias anécdotas sobre el ex futbolista del Cádiz. “Lo enviaron a una gira por Estados Unidos y se produjo un incendio en el hotel donde estaban concentrados, pero Jorge no salía y lo encontraron en la habitación. Le dijeron que había un incendio y su respuesta fue: yo no he sido”. Le cuestionó sobre el anuncio de Pepsi que protagonizó junto a Messi: “No estuvieron juntos, fueron imágenes grabadas en diferentes escenarios. Le pregunté si estaba trucado y me miró como diciendo eres tonto. Me contó que con la lata llena de líquido le dolía el píe, por eso la vaciaron un poquito, con lo cuál era más difícil aún darle”, señaló.

Su encuentro se produjo antes del pasado play off de ascenso del Cádiz a Segunda A, cuando Mágico González envió un mensaje de apoyo a la afición cadista. “Le daba un poco de apuro, pero lo pusé a grabar y se animó”, comentó.

Para Daniel Pinilla, “Mágico González es un niño grande. Es el espejo de El Salvador. Podía haber dado ese salto de calidad, pero tiene ese punto de conformismo y hay que quererlo como es”. En el mismo sentido, añadió que “esto un poco en plan de leyenda. Él me decía que si hubiese tenido a alguien que lo atara en corto y le dijera que se olvidase de la noche y se centrase sólo en jugar, hubiera durado poco en Cádiz. Él era muy feliz en Cádiz y consideraba a Manuel Irigoyen como un padre. Encontró su hábitat en Cádiz, una ciudad que le adoraba y le concedía alguna salida de tono porque su fútbol era espectacular”.

CÁDIZDIRECTO. – El mejor futbolista salvadoreño de todos los tiempos y el mejor jugador del Cádiz en toda su historia cumple hoy 60 años y ha concedido una entrevista a El Gráfico en la que deja claro que ha vivido la vida tal como la soñó. “No me arrepiento de nada”, resume Mágico González.

Esta es la entrevista al completo:

¿Cómo espera vivir su cumpleaños 60?

Me siento agradecido con Diosito, sobre todo, y con las personas  que están haciendo posible esto. Lo de los 60 años, me planto en cuando era niño. Es como una hora en bicicleta alquilada. Son 60 centavos y así lo siento. Es como una cuestión que da el viento y si te da el tiempo. Es a lo que te da el tiempo. Ahora mismo así me siento. Entre tanto altibajo, entre tanto blanco y negro y diversidad de colores, le damos gracias al Señor.

Vayamos por partes en su carrera. Recordemos su paso por ANTEL…

Mi primer equipo en primera división. Tuve la suerte de encontrarme con muchos baluartes. Fue el equipo revelación de esas semifinales, como quiera verse. Fue un lindo recuerdo. Además de compañeros, fuimos amigos y aún nos seguimos recordando, pese a que la existencia en primera  fue corta para ese equipo.

¿Sobre el FAS?

De FAS recuerdo aquella infancia, aquella juventud. Pero antes tuve un año muy bonito con Independiente. Me sentía identificado con el Independiente de San Vicente, por su sencillez. Desde luego, el FAS fue el equipo que uno siempre lo vio con buenos ojos, siempre lo vio como un equipo que lucía en la primera división y que sabía estar en las finales o semifinales. Era un equipo al que gustaba vérsele jugar y resulta que se me solicitó. Me dijeron qué probabilidades había de estar con el equipo. Tuve la oportunidad de hablar con don Armando Monedero, un excelente presidente del equipo y persona.

¿Qué recuerda sobre el Mundial de España 1982?

Fue algo muy lindo, inexplicable, porque así como fue grato conseguir consigna, pues también fue desastroso. Fue el revés de la moneda.

¿Desastroso por el 10-1 ante Hungría?

Exactamente. A eso me refiero cuando te digo que así como fue estupendo, fue un poco desagradable. ¿A quién no apacha, no machuca, no incomoda ese resultado? Nos puso en la realidad. Esto del Mundial es largo.

Luego vino Cádiz, ¿Cómo vivió esa etapa?

A mi manera. Hubo química y creo que sigue habiendo. No puedo decirte más. Hay mente, corazón, click e identidad. Por mi manera de estar en el fútbol profesional, por mi inmadurez, se me hizo difícil haber estado, se me hizo costoso, tanto que en mi primer año, quizá, pues me costó mucho para adaptarme a los horarios, disciplina, a cuestiones que nunca se me habían pasado por la mente.

Hubo muchas multas en Cádiz…

Como no, muchas, muchas, claro. Así fue como pasó mi primer año. Para poder seguir, debí haber cancelado muchas multas económicas, por llegadas tarde, prácticamente, ya sea al hotel de concentración y a los entrenamientos. Ellos me sancionaban por medio del dinero. Pero a mi no me afectaba, ese es otro tema.

¿Qué opina de que Maradona dijo que si se quería hacer una jugada similar a las del “Mágico” era probable que se dislocara o tuviera algún tirón?

Lo que pasa es que Diego sabía donde estaba y en qué momento lo dijo. Lo entiendo porque desde que él era jovencito tuve la oportunidad de tener un detalle de él en el Coliseo de Los Ángeles. Después de que Argentinos Juniors jugara contra Guadalajara de México, se perdió 2-1. Y de todos los jugadores del Argentinos, Maradona fue el único que llegó a mi locker a darme ánimos. “Adelante, loco. Se nota que el fútbol es lo tuyo. Adelante, no te deprimás, arriba”. De él salió hacerlo. Se le acercó al salvadoreño, al arrimado. Desde ahí me mantuvo ubicado. Yo llegué a jugar con el Argentinos Juniors en calidad de prestado, de metido.

Llegó a Argentinos Juniors como metido benigno, como usted se califica en ciertos momentos…

Exacto. Porque si me metían a jugar, bueno; y si no, también. Pero esa vez jugué como 20 minutos con el Argentinos Juniors.

¿Podemos definirlo a usted como aquel ídolo que no quiso ser más grande?

No. Tal vez no es que no quise. Es que somos de tiempos. Estamos en el momento y así vamos. Uno piensa en el futuro, presente y lo que pasó pasó. Hasta ahora mismo estoy conforme, estoy a gusto, me siento realizado. No sé de qué podría arrepentirme, no entiendo.

¿Qué opina de la moción que hay para que el estadio Ramón de Carranza en Cádiz pase a llamarse con su nombre?

Pero en Andalucía hay mucha cultura, mucho poeta, muchos maestros, muchos personajes que han dado mucho para España. La verdad es que ya sería el colmo que el estadio se llamara como el salvadoreño. Ahí es cuando me dará un infarto. No sé cómo lo asimilaría.

¿Le gustaría que llevara el nombre suyo?

Me gustaría por El Salvador, por nosotros, para que tengamos por ahí una reseñita de que podemos andar en algo un poquito. ¿Por qué no? Es una manera de tomarse las cosas.

¿Qué significa aquella sonada frase “saber estar”?

Es muy parecido a saber dejar de estar, muy parecido. No sé si me expliqué. Uno sabe que algunas veces hay situaciones en las que debés estar. Si sabés estar, creás el mismo efecto; y si no sabés estar, creás el efecto.

Dice Hugo Vaca que fue el primero en sufrir la culebrita macheteada en el equipo gaditano. ¿Es cierto eso?

Es que este Hugo cuenta cosas también.

 

SUS MEJORES FRASES

Para festejar el cumpleaños del más grande, Jorge Mágico” González, elsalvador.com recopila sus 60 frases más emblemáticas a través de los años:

1. “No me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Si lo hiciera no sería yo. Sólo juego por divertirme”

2. “He cometido errores, como todo el mundo, pero no me arrepiento de nada”

3. “La noche hay que respetarla, es un asunto serio. Hay que saber andar en la noche. Es un arte”

4. “Lo que pasa es que yo nunca me he considerado un ejemplo. A mí me gusta vivir la vida muy a mi manera”.

5. “Yo era muy flaco y esquivo. Evitaba el choque, y eso me hacía buscar la tangente más adecuada para salir y ganar la espalda del contrario”.

6. “Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche, las ganas de juerga no me las quita ni mi madre”.

7. “En mi país, los futbolistas salimos de los terrenos baldíos, de las canchitas, y de repente vienes a Europa… Es como ir a la universidad sin antes pasar por la escuela”

8. “Si hubiera nacido en Brasil, habría sido un jugador más importante. Lo que ocurre es que yo soy demasiado feliz por ser salvadoreño y no lo cambio por nada”.

9. “Me gusta ver a los dos (a Cristiano y a Messi) porque pertenecen a dos grandes clubes con mucha fuerza. Pero si fuese entrenador elegiría a Messi”

10. “Considero que Messi es un adivino, así lo llamo yo, todos los movimientos a su alrededor los sabe, tira el balón donde debe, muy buen jugador”

11. “Obvio, vivo de forma austera porque si hago nada… Bueno, hago algunos comerciales de televisión. Ya quisiera yo tener un negocio, aunque fuera un prostíbulo”.

12. “Para ser entrenador hay que tener psicología y personalidad. Y no es sencillo, creo que tengo la psicología, pero no la personalidad como entrenador o técnico para tomar decisiones de esa manera.”

13. “Es un premio a ser salvadoreño. Me siento orgulloso de mi país, de los salvadoreños, de todo lo nuestro. En nuestro paisito nos procuramos ser algo en lo que nos proponemos”.

14. “No sé por qué, al Barcelona siempre le hacía goles. Jugar contra Madrid y contra el Barca siempre motivan…”

15. “Me gustaría reencarnarme en mí mismo, pero con más sentido de la responsabilidad”.

16. “No entiendo cómo la gente puede creer que me dormía en los entretiempos. No sé quién es el genio que lo inventa”.

17. “Aunque me llamen irrealista. Yo siempre creeré en nuestro fútbol. Sobre todo hoy por el esfuerzo que está haciendo Alianza”

18. “Nunca tuve un representante que me ayudara a ser un poco más profesional”

19. “Me siento feliz, son 60 años de amor al fútbol, ustedes saben que esto es lo que yo amo y espero que me recuerden siempre”

20. “Ninguna persona puede ser quien no es. No miro quién pude ser. Prefiero que me tengan lástima a que me tengan envidia”

21. “Lo que yo hice en Cadiz es un trabajo de país, siempre estaba pensando en mi país, me siento pueblo, y siento que hice algo por el país”

22. “Sigue siendo para mí el equipo que me impregnó. Ha sido la mejor época deportiva del Cádiz, el haber estado tantos años en Primera”.

23. “Entre Maradona y Pelé me quedo con Diego, porque es de mi época y lo pude ver más. Quizás mi padre habría elegido a Pelé”

24. “Yo solo estoy como un metido benigno, soy como un tierno en cuanto a estar cerca de una cosa especial como nuestras selecciones”.

25. “Con eso ya gané mucho, porque pienso que va ser interesante para ambos sitios, para Cádiz y para El Salvador (participar en el trofeo Ramón Carranza)”

26. “Claro que no me molesta que me digan indio. Me gusta ser feo, es parte de la belleza del indio”

27. “Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida, pero así era yo… Era un dejado, era una cosa más fuerte que vos…”

28. “Ya nos corresponde ir a otro Mundial. Y la que vaya será la mejor salvadoreña de todos los tiempos… Porque la de México era novata, a nosotros nos apabullaron con diez goles”

29. “Hay que pensar con positivitez”

30. “El niño salvadoreño necesita tener un referente nacional, un jugador que el niño quiera ser como el. Porque los referentes que tenemos son extranjeros”.

31. “Nunca he sabido ahorrar, pero me encuentro con una normalidad que le doy gracias a Dios. No me sobra nada, pero estoy agradecido porque no me hace falta nada”

32. “Yo no pienso, yo tengo música en la cabeza”

33. “No quiero pecar de estupendo, que lo miro a todo antes de tiempo, no, no. Pero a él (Eduardo Lara) lo miraba con compañeros de trabajo en la Federación y se le veía el trabajo”

34. “Cuando era niño me acuerdo de aquel uniforme azul brilloso de raso de la Selecta, y con los destellos del alumbrado eléctrico brillaban. Los jugadores eran mágicos… Quedaba pasmado viéndolos…”

35. “Nadie se imagina lo que me costaba ir a los entrenamientos. Vengo de un país subdesarrollado y por mi forma de ser no era capaz de concienciarme, de ir a entrenar a diario”

36. “Por un motivo que valga la pena por el cual podamos regresar y estar con esa linda gente que, aún nos recuerdan a nosotros, los salvadoreños, claro”

37. “Me gusta ver el fútbol sin audio, lo complemento con música. Es mi forma de disfrutarlo. No es que no respete a los comentaristas”

38. “Cádiz era más que suficiente para mis aspiraciones y para poder hacer algo por mi país”

39. “Muy bien la gestión de Santa Tecla y las locuras del Loco (Abreu) que vino a sacar campeón el año pasado, junto a sus compañeros, al Santa Tecla”

40. “Siempre es bonito y uno no deja de sentirse agradado cuando te recuerdan buenamente, porque quiérase o no, cuando se juega al fútbol uno siempre trata de hacer las cosas también por su país”

41.“Yo al árbitro siempre lo veo con mucho respeto, lo veo con mucha admiración, lo veo con bastante comprensión porque hay que entender que es una posición sumamente difícil dentro del fútbol y dentro de la cancha”

42. “Cumplí mis sueños. Mientras vivía soñaba y mientras soñaba vivía…”

43. “Es cierto, jugué mal a propósito el día que me vinieron a ver los de Atalanta (de Bérgamo, Italia). No quería irme, estaba muy bien en Cádiz”.

44. “Volver al (Óscar) Quiteño fue algo hermoso, no se imaginan lo feliz que me sentí, gracias a ustedes por su apoyo y todo se lo debo al fútbol”

45. “Es muy lindo este detalle, porque yo siempre usé las letras E y S en mis uniformes y ahora se regresa a ese bonito recuerdo”

46. “El apodo Mágico me gusta, pero te condiciona. Si te dicen así, la gente siempre espera algo especial de ti y no puedes defraudar a la gente que te lo dice”

47. “Tal vez me cuidé menos que los demás porque venía de un fútbol sin fundamentos”

48. “Yo me siento bien, y si hubiera actuado de otra manera, ya no sería yo, no sería ‘Mágico’”

49. “Supongo que ese acto (ceremonia del Salón de la Fama en Pachuca, México) se debe de asistir de smoking y yo no tengo. Si voy, me deberán prestar un saco que se parezca al de Rod Stewart”

50. “Para mí el Cádiz fue una universidad en mi carrera”

51. “Mi obsesión siempre fue pasarlo bien. Quise ser feliz sin pisotear a nadie”.

52. “A mí no me gustan los homenajes. No me gusta el protagonismo”.

53. “Gracias, Pachuca. Gracias, FIFA, por hacer esto, por hacer del fútbol algo más digno y profesional, exquisito e incomparable; y no me puedo olvidar de Diosito lindo”

54. “Lo bonito fue saber que Argentina no nos pudo ganar fácilmente, disfrutar que teníamos al frente un poderío lo tengo en mi recuerdo”

55. “La admiración que siempre le he tenido a Dieguito (Maradona) desde que era juvenil es enorme, siempre le he deseado lo mejor”.

56. “A mi me gusta celebrarlo (mi cumpleaños), sentirlo y ya que es así no los voy a dejar mal porque tiene el ingrediente fútbol”

57. ““Ir a Cádiz es de saber ir, saber estar, no es así nomás. Pero creo que va ser posible, tengo un anhelo”.

58. “Al margen que las cosas (en selección) no se estén haciendo como a mi me parezca; pero en todo caso a mí puede ser que no me parezcan pero tengo que creer que están haciendo lo mejor posible”

59. “También premiaría a los jugadores que pasan desapercibidos en un partido. Pienso en los contenciones y en los arqueros. Son posiciones dentro del fútbol que son crueles”

60. “Bonito todo esto, bien reconfortante, no sé cómo decirlo, ahora mismo sigo estando con esa sensación, no tengo palabras”.