Marihuana transgénica, el último negocio de Monsanto y “Microsoft”

Monsanto se apunta a crear una marihuana transgenica mas potente
Monsanto se apunta a crear una marihuana transgenica mas potente

 

CÁDIZDIRECTO.- El tema de los transgénicos está de máxima actualidad, se debate mucho sobre ello en los foros políticos y se habla mucho de ello entre la ciudadanía, más en contra que a favor. Quizás sumidos en esa misma deriva ahora se apuntan Microsoft y la todopoderosa empresa agrícola-transgénica Monsanto.

La idea parte del multimillonario y gran accionista de Monsanto George Soros cuyo objetivo en este “mercado” es lograr la marihuana transgénica y que sea legal su venta… El gigante de las semillas transgénica tendría ahí todo un campo por explotar.

En los últimos meses Soros ha sido un firme defensor, e impulsor, de la legalización de la marihuana a través de su fundación, igualmente un benefactor de la causa, donante resignado a las organizaciones mundiales que pretenden legalizarla marihuana. Pero claro… Soros busca un beneficio futuro y no ser un “ángel de la guarda” para estas.

Monsanto está en el “ojo del huracán” al ser la principal empresa dedicada a la manipulación genética de vegatales, con ampolia experiencia en campos agrícolas como la soja o el maíz; ahora el marihuana sería el siguiente paso que podría reportar uns beneficios de muchos millones de dólares, pero todo sujeto a que se aprobara su comercialización.

Monsanto querría crear un nuevo tipo de marihuana, así querría potenciar su componente psicoáctivo, así tendría una planta única de dieño registrada comercialmente como patente y sin opción a copiar sin pasar por caja de “royalty” de Monsanto.

¿Y que tiene que ver en todo esto la todopoderosa Microsoft? Sencillo, James Shively, ex director de estrategia corporativa de Microsoft, manifestó que planea la creación de la primera marca nacional de marihuana en los Estados Unidos, esperando poder importar la materia prima necesaria (marihuana) desde el vecino país de México.

La empresa se ha instalado oficialmente en Seattle y de seguir su curso normal podría ser el líder mundial de cannabis recreativo y medicinal. El negocio es redondo disponiendo de una financiación inicial de 10 millones de dólares teniendo como banco de prueba a los dos estados americanos que legalizaron la marihuana recreativa además de poder hacerlo en los dieciocho que la permiten con uso medicinal exclusivamente.

James Shively es consciente del potencial que tiene este mercado y se marcaba como objetivo controlar el 40% del mercado mundial de la marihuana.