Martín Vila sobre el carril bici: “En el resultado se dispone de más plazas de aparcamiento”

CÁDIZDIRECTO.“Desmontando fake news sobre el aparcamiento y el carril bici”. El concejal de movilidad del Ayuntamiento de Cádiz, Martín Vila, ha salido al paso de las críticas que viene recibiendo el equipo de Gobierno por la supuesta paulatina disminución de estacionamientos para vehículos conforme van avanzando las obras del carril bici. Y lo ha hecho a través de las redes sociales.

El escrito en su cuenta de Facebook es el siguiente:

Ni 4.000, ni 5.000 plazas de aparcamiento se han suprimido con la obra del carril bici. Por más que se ha repetido de forma intencionada, ni de lejos se han acercado al dato real.

El dato exacto, la cifra exacta son 1.359 plazas, pero es que resulta que en paralelo se han ido creando alternativas de aparcamiento libre, para residentes, de rotación… que en total va a permitir disponer en la ciudad de 1.778 plazas. Por tanto, en el resultado se dispone de más plazas de aparcamiento – 417 en los próximos meses -, y eso son cifras que no dan lugar a discusión.

Pero si vamos al Casco Histórico, como ejemplo, se crearon 303 plazas de estacionamiento libres en la Avenida de Astilleros, otras 180 de zona naranja residente en el Parque de la Muralla, existen otras 226 plazas que combinan rotación, residentes y diurno en Muelle Pesquero, más las 300 de rotación en muelle ciudad.

Y esto no es ni capricho ni antojo, puesto que reordenar y desplazar el estacionamiento fuera del casco urbano al perímetro permite avanzar en el proceso de peatonalización y de mejora de la calidad urbana de nuestro centro histórico.

Por tanto, ¿se pierde o se reordena? He ahí la cuestión que queda ya resuelta.

No obstante, la siguiente “fake new” que se da en este asunto es argumentar que todo el aparcamiento que se suprime era estacionamiento libre, pero ojo de las 1.359 plazas que se suprimen casi la mitad eran estacionamiento regulado, y otras tantas se ubicaban en el Polígono Exterior de Zona Franca. Por tanto, queda desmontado.

Eso sí, se obvia – ya no se si de forma intencionada o no, según quien lo escriba – que el residente tiene facilidades que antes no tenía, pues el aumento de zonas naranja residente permiten estacionar al residente por un euro al día, y en los nuevos aparcamientos el bono residente no supera los 60 euros al mes.

Pero más allá, se obvia que está pendiente de aprobación definitiva la nueva Ordenanza de Estacionamiento Regulado, por la que el residente podrá estacionar por 50 euros al año en las nuevas “zonas verdes”.

Por tanto, ¿beneficia o perjudica al residente? He ahí otra cuestión que queda también resuelta.

Pd. He dejado a un lado intencionadamente otras cuestiones de peso e importancia, como lo que supone disponer de una infraestructura ciclista en condiciones tanto para la bici como ahora para los VMP como alternativa al uso del coche, la necesidad de mejorar el transporte público metropolitano, lo que supone el cambio de movilidad en la mejora de la calidad ambiental, el desarrollo de una ciudad amable que mejora el potencial comercial de la misma, la protección del Casco Urbano, las mejoras en accesibilidad universal en numerosos puntos donde antes pasar para personas con movilidad reducida era imposible, la sostenibilidad ambiental… cuestiones que de por sí tienen peso e importancia en cuanto al modelo de ciudad y de sociedad que aspiramos a construir, y no deben relegarse a un segundo plano”.