Misterio en la cara oculta de la Luna: encuentran una gran masa metálica en el subsuelo

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Siempre ha resultado muy evocador, para astrónomos y amigos de los misterios, el lado oculto de la Luna, aquel que “nadie” podía ver. Sin embargo su exploración demostró que más allá de la imaginación del ser humano lo que pervive es una enorme soledad, como en el resto de nuestro satélite.

Ahora un nuevo misterio se viene a sumar a todo ello, de trata de un sorprendente descubrimiento pues se ha encontrado una enigmática masa metálica bajo la superficie lunar, a 12 kilómetros de profundidad y un diámetro de 2.500 kilómetros en la cuenca de Aitken. Posiblemente se trate del vestigio, del “residuo” del impacto de un asteroide contra ese lugar, lo que sería uno de los mayores producidos en el Sistema Solar.

Peter James, científico de la Universidad de Baylor en Texas (Estados Unidos), indicó que sería como “tomar un montón de metal cinco veces más grande que la Isla Grande de Hawai y enterrarlo bajo tierra“. A ellos se debe este hallazgo así como a la combinación de los datos del Laboratorio de Recuperación de la Gravedad e Interior de la NASA o GRAIL, gracia a las mediciones de los cambios de la fuerza gravitatoria del satélite, que varía según la zona. Todo ello provocó que notaran algo extraño bajo la superficie de esa zona.

El impacto del asteroide podría haberse producido hace 4.000 millones de años dando lugar a la orografía del terreno en la zona, pero no es la única posibilidad que se maneja pues también pudiera tratarse de que la masa del subsuelo sea rica en restos de óxidos densos que se formaron en las etapas finales de enfriamiento lunar, justo cuando había un denso manto de material magmático.

Del impacto, James, explicaba que la cuenca es “uno de los mejores laboratorios naturales para estudiar eventos de impacto catastrófico, un proceso antiguo que dio forma a todos los planetas rocosos y lunas que vemos hoy”.

Se trata de buscar una explicación a la masa metálica encontrada donde los estudios de los datos, más en profundidad, parece que serán imprescindibles. Toda la investigación ha sido publicada en Geophysical Research Letters.