Cristóbal Colón, ¿el último Templario?

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Uno de los temas más debatidos en torno a la figura de Cristóbal Colón en los últimos años es saber si pudo haber pertenecido o no a la Orden del Temple, los Caballeros Templarios, y aprovechar el conocimiento de estos para llegar al Nuevo Mundo guiado por mapas que mostraban unas tierras desconocidas y no imaginadas hasta la fecha por los profanos en la navegación por aquellas aguas.

Cristóbal Colón desde el Descubrimiento de América se ha convertido en uno de los personajes más misteriosos de la Historia, su origen es desconocido aunque la principal pista sobre ello nos la da su biógrafo o de fray Bartolomé de las Casas: “Habiendo nacido y vivido en Génova”, su padre era Doménico Colombo (Colón) y su madre Susana Fontanarrosa. No obstante pudo aprender las artes de la navegación tanto en su ciudad natal como, posteriormente, en Portugal, donde posiblemente ejerció como corsario para del Duque de Braganza. Pero los conocimientos de Colón parecían estar muy por encima de aquellos marinos que se adentraban en aguas desconocidas y por ello el enigma del mismo. Para decir que Colón era Templario el argumento usado es el de la velas de las tres embarcaciones del almirante: velas blancas con una gran cruz roja, el mismo que usaban los Templarios…¿Casualidad?

Colón firmaba sus documentos como XpoFERENS, distinguiendo entre mayúsculas y minúsculas. Xpo es derivado del griego y significa “Cristo”, “Mesías”. FERENS es “el que lleva” o “lleva a” así XpoFERENS significaría: “el que lleva a Cristo”, aunque linguistas hablan que no sería correctamente escrito. Ese mismo significado se usa para relacionar a Cristóbal Colón con la Orden del Temple que era la Orden de Cristo en Portugal tras la persecución que sufrieron los Templarios en Francia, merced al Papa Clemente V y al rey Felipe “El Hermoso” de Francia. No obstante la Orden como tal quedó suspendida en 1314 y Colón no había, obviamente, nacido. Pero los vestigios de los Templarios quedaron en las órdenes en las que se integraron o se transformaron así como todo su saber.

La Orden de Cristo en Portugal tenía como misión proteger el Algarve y su sede establecida en Castro Marim, en 1357 la encontramos en Tomar que era, a la sazón, sede Templaria. Así su emblema seguía siendo el de los Templarios.

La cruz en las velas de las caravelas del Descubrimiento sería una referencia a la Fe de aquella misión, amparada por Isabel “La Católica” así como una referencia al emblema de la Orden de Cristo, la Orden Templaria encubierta y un distintivo que no eran naves piratas o corsarias, muy habituales en el Atlántico y el Mediterráneo. En el Descubrimiento no sólo destacaba el propio almirante sino los reyes de España o Martín Alonso Pinzón importante pieza en aquella gran empresa al que la Historia debería reconocerlo como co-descubridor del continente… Colón estaba más interesado en hacer fortuna que en los valores morales de los Templarios.