Astrónomo británico afirma haber encontrado al misterioso ‘Planeta 9’

Nuestro sistema solar podría estar formado por un planeta más que no vemos pero que, sin embargo, su presencia se deja notar -a nivel matemático- en las órbitas de otros planetas conocidos y cercanos. Se le ha llamado como “Planeta 9” y es todo un enigma para la Astronomía.

Vuelve a estar de actualidad este tema pues el prestigioso profesor emérito de astrofísica del Imperial College de Londres, Michael Rowan-Robinson, a la sazón ex presidente de la Royal Astronominal Society, comunicaba a través de un artículo en arXiv.org que ha localizado a este enigmático “Planeta 9”.

¿Dónde está el “Planeta 9”?

Cabe decir algo importante: el “Planeta 9” estaría en el sistema solar interior, nunca en el conocido. Así desde el año 2004 se llevan detectando anomalías y disfunciones orbitales en diferentes cuerpos del cinturón de Kuiper y esas anomalías son las que podrían indicar que un cuerpo está actuando, el influjo de su atracción, masa y otros factores importantes para provocar esos movimientos imprevistos.

La hipótesis de la existencia de un nuevo planeta no es nueva pues los astrónomos Konstantin Batygin y Michael Brown ya la expusieron en el año 2016 a tenor de las anomalías en los objetos denominados como Transneptunianos (TNO), en los confines del cinturón de Kuiper y Neptuno. Lo negativo en torno a todo ello es que no se pudo demostrar nada.

Ahora ha sido Michael Rowan-Robinson el que ha indicado que el “Planeta 9” podría estar a 225 Unidades Astronómicas del Sol (lo que viene a suponer unos 150 millones de kilómetros), y tendría un cuerpo que podría ser entre 3 y 5 veces el de la Tierra. Todo ello a resultas de los datos del observatorio orbital IRAS.

Te Interesa:  Nuevo "encuentro" con el monstruo del lago Ness

El “Planeta 9” se mostraría a través de esas anomalías y sería muy complejo de detectar pues no habitamos un sistema solar lineal sino que la disposición es esférica y no como se muestran en los libros, además este sería un planeta que estaría muy alejado, el exterior y la luz del Sol apenas reflejaría en el mismo o no se reflejaría.

El estudio de Rowan-Robinson comenzó según datos de estudio en junio de 1983 sobre esas anomalías, en el mismo aparece un extraño objeto que era desconocido y compatible con un cuerpo celeste de entre 3 y 5 veces el tamaño de la Tierra. Pero las observaciones no eran de la calidad suficiente como para saber más del mismo.

Compleja observación

Dada la mala calidad de las detecciones de IRAS, en el límite mismo de la encuesta, y en una parte muy difícil del cielo para las detecciones de infrarrojo lejano, la probabilidad de que el candidato sea real no es abrumadora” decía.

Al respecto de todo ello Rowan-Robinson pedía: “Sin embargo, dado el gran interés de la hipótesis del Planeta 9, valdría la pena comprobar si un objeto con los parámetros propuestos y en la región del cielo propuesta, es incompatible con las efemérides planetarias”.

“Se necesitan estudios dinámicos para verificar si tal objeto es consistente con las efemérides de otros objetos del Sistema Solar y si este objeto puede explicar el agrupamiento de las órbitas de los planetas enanos del cinturón de Kuiper“.

“Las detecciones del IRAS no son de la más alta calidad, pero valdría la pena buscar en longitudes de onda ópticas e infrarrojas cercanas en un anillo de radio de 2,5 a 4 grados centrado en la posición de 1983. Este candidato podría descartarse si las observaciones de radio u otras realidad (y estacionariedad) de las fuentes del IRAS en las posiciones de 1983… “.

Te Interesa:  Descubren un enigmático juego de mesa con 4000 años de antigüedad

El “Planeta 9” se encontraría en la constelación de Cefeo “dado el gran interés de la hipótesis del Planeta Nueve, valdría la pena comprobar si un objeto con los parámetros propuestos y en la región del cielo propuesta, es inconsistente con las efemérides planetarias” afirma el astrónomo.
Sería un importante paso saber si es cierto o no pues, en función de ello, nuestro concepto de nuestro sistema solar podría cambiar significativamente y el esquivo “Planeta 9” haber sido localizado.