Avistamiento OVNI de dos misteriosas luces

El fenómeno OVNI sigue dando muestras de su existencia en pleno siglo XXI, muchos fueron los casos que se detectaron durante la pandemia y muchos son los casos que, en nuestra Andalucía, se han divisado.

Uno de esos ejemplos es el que le quiero mostrar hoy de la mano de su protagonista. En un mensaje me decía: “Soy Juan y vivo en el aljarafe sevillano, me atrevo a contarte lo que vi tras leer la noticia que publicó en un diario y más concretamente el tercer avistamiento del que te haces eco”.

El testigo se refería a este avistamiento: “El tercer avistamiento sucedió en la noche del 21 de agosto. Eugenio Díaz y Ángel Barroso se encontraban en la playa de Matalascañas cuando vieron en el horizonte dos luces alejadas entre sí que progresaban en paralelo a la costa. Ambas luces avanzaban en un extraño zigzag y con una coloración pulsante entre el azul y el verdoso. Al encontrarse ambas luces cambiaron su coloración al rojizo-anaranjado y comenzaron a ganar altura sobre el lugar de encuentro. De nuevo se separaron, al cabo de unos 40 segundos, y regresaron a la tonalidad inicial. Tras unos minutos inmóviles comenzaron a moverse lentamente hasta encontrarse de nuevo para desaparecer definitivamente. Ambos jóvenes se quedaron muy contrariados y sorprendidos ante este extraño avistamiento sucedido sobre las 0:20 h”.

Nuestro testigo añadía: “Antes de nada, no tengo el gusto de conocerte, conocía tu existencia como investigador o periodista y sólo tras leer la noticia que comentaba busqué al autor. Bueno te comento mi historia: durante los días de verano que hace un calor asfixiante suelo dormir en el patio de la casa de mis padres. Saco una cama de camping, me cubro con el saco de dormir y a disfrutar de un poco de fresquito nocturno. En agosto, durante unos días de vacaciones (tras leerte me cuadra que fuera en la noche del 21 de agosto como cometas en la noticia), entre las 12 y la 1, ya con el chiringuito montado y mientras veía en el móvil algunos vídeos de YouTube o Netflix, y vi de refilón unas luces llamaron mi atención“.

Juan matiza: “Aclaro que por esta zona es normal que los aviones hagan maniobras de acercamiento al aeropuerto de Sevilla, así que estoy acostumbrado a diferenciar las luces de una aeronave en una noche abierta sin nubes ni ningún otro elemento que pueda perturbar la visión. Tampoco eran los satélites de Elon Musk ni la estación espacial. Esto era otra cosa”.

Tras el matiz prosigue: “Tumbado como estaba, aparto el móvil y durante unos 5 segundos veo algo que jamás he visto antes, te prometo que no sabía qué hacer, si ponía la cámara me perdía lo que estaba viendo y cuando quise hacerlo ya se habían perdido en el horizonte entre las fachadas de los edificios que rodean mi casa. Te preguntaras por lo que vi, pues lo que observé fueron dos luces alejadas entre sí que progresaban en paralelo como dicen el resto de los que las vieron. No eran luces pequeñas, ni esferas ni giraban ni emitían ruido. Esas luces eran como platos en perspectiva (te muestro en el fotomontaje como los vi y con el tamaño que recuerdo) que avanzaban una al lado de la otra u detrás (depende de lo que entendamos como perspectiva) y con unas tonalidades entre anaranjada y verdosa”.

“Como te digo eso no lo he visto en mi vida, suelo observar el cielo en verano, tirando en la butaca y disfrutando del fresquito, intentando distinguir los planetas, Júpiter o Marte. Ver los satélites y la estación internacional con ayuda de las aplicaciones que existen. En fin, que eso te digo que no era un cohete, ni un helicóptero ni remotamente parecido“.

“No voy a mentirte, al día siguiente estuve mirando a ver si alguien más había compartido en redes algo parecido, pero no encontré nada, y ya lo dejé estar, no se lo comenté a nadie tampoco, supongo que mas que nada por no saber qué había visto. Hasta que anoche vi la noticia y tuve que contártelo. Así ya no me siento tan «solo». No sé si te habrá servido de algo, pero al menos ahora ya tengo la certeza que no estaba dormido, ni que fue fruto de una alucinación. Por otra parte, te agradecería que en la medida de lo posible mantengas mi anonimato. Muchas gracias y a ver si podemos encontrar una respuesta entre todos a este fenómeno” concluía.