Misterios del bíblico Monte Sinaí

/Al ver la película “Los Diez Mandamientos” uno siente admiración por la prodigiosa obra cinematrográfica que nos dejó el Séptimo Arte, una historia de lucha y superación, de libertad, de religiosidad, de Fe… Pero, ¿nos hemos detenido a pensar en la certeza sobre los lugares que nos muestra?

La huida del pueblo hebreo de Egipto está geográficamente situado, su vagar “cuarenta años” por el desierto parece también localizado en la península de Arabia, y cuando Moisés recibe los Diez Mandamientos lo hace en la cumbre del Monte Sinaí… ¿Sabemos donde está el ese Monte Sinaí?

Yavé entregó las Tablas de la Ley a Moisés, grabadas a fuego la palabra de Dios,sus Mandamientos, sin embargo no sabemos donde está. Se cree que podría ser la montaña de Jebel Musa por la descripción del granito rojo pero los expertos no se ponen de acuerdo en torno a su ubicación exacta. Jebel Musa es identificado el Monte Sinaí bíblico en el siglo IV y allí se erigen numerosos templos y oratorios.

Otra pista nos la ofrece el pasaje en el que se nos narra como la gloria de Yavé incendió la cumbre de esta montaña y “llenó de resplandores el cielo”. Así pues el Monte Karkom en el árido desierto de Néguev es el segundo lugar que se da para esta reliquia natural.

Fue el italiano Emmanuel Anati quién en 1955 encontró grabados de más de tres milenios en el Karkom y creyó que había, por fin, encontrado el mítico monte. Pero las investigaciones posteriores arrojaron luz al asunto demostrando que las faldas del Karkom habían estado habitadas, no obstante es otra de las posibilidades ciertas para el Sinaí.

Del Monte Sinaí también nos hablan importantes historiadores y cronistas de la época:

Flavio Josefo en “Antigüedades Judías”, libro II, capitulo 12: “Acampó en la montaña llamada Sinai, dirigiendo a las multitudes para alimentarlas allá. Está en la más alta de las montañas del lugar, y la de mejor pasto, pues la hierba es buena; y no había sido comida antes, a causa de la opinión que tenían los hombres de que Dios moraba allí, y los pastores no osaban subir hasta el lugar”.

Acab, rey de Israel, en el relato sobre el viaje de Elías: “Y él se levantó, y comió y bebió, y caminó con la fuerza de esa comida cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.” (1 ki: 19,8).

En el Nuevo Testamento: “Por esto Agar es monte Sinaí en Arabia.” (Gálatas 4-25).

El volcán Hala-Í Badr al Sur de Arabia es otra ubicación, en este caso expresada por el profesor Humphreys, de ello se hace eco en su obra “The Miracles of Exodus” apoyándose en hechos descrito en el Éxodo.

Otros abogan por la ubicación en el monte Hashesh el Talif, cercano a Israel por su parecido con la descripción bíblica.

Jabal Al Laws es el nombre del pico más alto de Arabia y allí creen los investigadores Larry Willians y Bob Cornuke que se encontraría el bíblico Monte Sinaí, allí encontraron pinturas en los que se reprensentaba al becerro de oro adorado en la pérdida de la fe durante la espera que condujo a la baja de Moisés con las Tablas de la Ley.

Así en el Génesis, capítulo 32, se dice: “Volviose Moisés y bajó de la montaña… Cuando estuvo cerca del campamento, vio el becerro de otro y las danzas; y encendido en cólera, tiró las tablas y las rompió al pié de la montaña”. Igualmente se encontraron doces estelas que simbolizaban a las doce tribus de Israel.

Además, la cumbre del Jabal al Laws está quemada, calcinada con estratos de siglos de antigüedad…, siendo visible desde la lejanía su cima negra. Además el investigador Ron Wyatt encontró en torno al Jabal al Laws doce columnas, como las que se describían que Yavé ordenó poner en torno al Monte Sinaí en el Antiguo testamento.

Su suelo es granítico como el del Sinaí bíblico y se encontró un roca como la del Orbe así como los vestigios de un viejo arroyo subterráneo…todo ello coincidente con el relato bíblico.

Paradójicamente este Monte Sinaí, este Monte de Paz y Religión es hoy una zona fuertemente militarizada.