Casas encantadas, y embrujadas, del cine que existen realmente

Seguramente, en alguna ocasión, ha visto una película de terror. En este género se suele recurrir, con asiduidad, a las casas encantadas, casas donde ocurren todo tipo de fenómenos extraños, misteriosos, inexplicables, donde sucesos terroríficos han tenido lugar para consternación de los testigos.

Cuando se acaba la película se respira y casi se dice para dentro: “Ya pasó” pero puede que muchas de esas casas sean reales y que se basen en hechos que han sucedido.

Por eso es conveniente que conozcamos algunas de las casas encantadas que se corresponden con una realidad, así, la primera de ellas es la Mansión Winchester, quizás las más popular, ubicada en San José, en Norteamérica, donde una mujer, Sarah Winchester, se afanó por construir, durante toda su vida, una casa en la que se pretendía confundir a los fantasmas, a los espectros que moraban en esa casa donde se decía que habitaban muchos de los fallecidos debido al famoso rifle de repetición y que acabó con la vida de tantos nativos americanos. La casa era un auténtico laberinto que pretendía “liar” a los espíritus.

Películas como “Red Rose” (de Stephen King), o “House on Haunted Hill” se inspiraron en ellas para crear obras de terror que aún muchos recuerdan.

Otra casa especialmente inquietante es la de Amityville, en Nueva York, la “Monster House”, una de las más conocidas de todo Estados Unidos y donde se produjo uno de los episodios más brutales de la crónica negra del país.

Amityville

Sucedió el 15 de noviembre de 1974 cuando el hijo mayor de la familia Defeo. Ronald asesinó a sus padres y hermanos disparándoles a bocajarro con un rifle mientras dormían. Luego se fue a un bar plácidamente, al ser detenido dijo que “unas voces le obligaron a hacerlo”, pero inquilinos que habitaron la casa después utilizaron esas mismas palabras de “voces en la cabeza”.

Te Interesa:  La cara el miedo y la maldición del edificio Dakota

Decían que en Amityville habitaba un espíritu maligno que influía en el comportamiento de las personas. En su interior se grabaron muchas películas en torno a este mismo suceso que impactó a la sociedad de la época.

Enfield va a ser recordad por ser la segunda parte de las películas sobre las peripecias paranormales de los Warren. Sucedió en 1977 en la calle 284 Street Brimsdown en Enfield, Inglaterra. Se decía que había un ser maligno que afectó a las niñas de la casa y que gozó con más de 30 testigos que, en algunos momentos vivieron de esos hechos extraños.

Más casas “de película”

La casa Crenshaw, en Illinois (Estados Unidos) también es parte de esas casas que ha inspirado películas, la Hickory Hill o “Casa Vieja de los Esclavos” del terrateniente y productor de sal John Crenshaw.

Era un tipo cruel y salvaje que secuestró a cientos de personas para que trabajaran en su plantación y hoy es motivo hasta de un tour paranormal por el lugar donde hay parada en el tercer piso donde se suceden los hechos extraños.

La última que visitamos es la casa Riddle de Palm Beach, edificada sobre una funeraria y donde se suicidó un hombre en el ático, se llamaba Joseph y, desde entonces, habita en ese lugar y ataca a los que suben hasta allí.

Luego hay otros edificios que son igualmente terribles y con una historia luctuosa y trágica tras ella como el famoso edifico Dakota en Nueva York, donde asesinan a John Lennon y donde se grabó la no menos famosa y espectacular película, de Roman Polansky, “La semilla del diablo”, todo un ejemplo de casa maldita y embrujada.

Te Interesa:  Urbex y rituales satánicos en la antigua 'Casa de Beneficencia'

Son casas encantadas de película que, en realidad, existen y tú puedes ser la nueva víctima del misterio si la visitas.