¿Conoces los ‘Expedientes X’ en el rancho Skinwalker?

La historia del rancho Skinwalker es realmente intrigante y hasta aterradora. En su interior no se aparecen fantasmas ni alienígenas sino que está más encaminado todo al fenómeno OVNI y encuentros extraordinarios.

Se encuentra en el estado de Utah y es uno de esos puntos donde no hay explicación para los hechos que se manifiestan en su interior. Aunque ha sido investigado profusamente por los científicos y expertos lo cierto es que no encuentran sentido a lo que sucede.

En su interior se han descrito desde avistamientos de luces que podrían ser identificadas con OVNIs hasta presuntas abducciones extraterrestres, mutilaciones de ganado, presencia de lo que describen como «el chupacabras» un animal -cuando menos- extraño, los famosos «crop-circles» o círculos de las cosechas entre otros.

Misteriosas experiencias y encuentros inexplicables

Terry Sherman fue propietario del rancho Skinwalker, año y medio después de irse a vivir con su familia allí vendió la propiedad. Era el año 1994 y el primer susto fue la aparición de «algo» que parecía un lobo, posteriormente supieron que la tribu Ute contaba, entre sus relatos legendarios, que allí vivían un animal misterioso que se llamaba Skinwalker y que era de otra dimensión y que podía cambiar su fisonomía. La característica más sobresaliente que dieron los Sherman sobre este animal es que era el triple del tamaño de un lobo y que caminaba erguido sobre sus patas traseras. Este animal ataco a un ternero que atrapó en sus fauces y pese a que le disparó no soltó la presa ni parecía hacerle daño las balas.

También fueron testigos de luces que se movían en el cielo y que parecía despegar del suelo. Entre los daños que les ocasionó está que algunos de sus perros aparecieron quemados y varias vacas desmembradas con las vísceras en el suelo como si fuera una especie de macabro rompecabezas.

Te Interesa:  El OVNI que se desintegró en Cádiz

Nuevos propietarios

Vendieron el rancho a Robert Bigelow por 200.000 dólares de 1994. El nuevo propietario era amante de los misterios y quería descubrir el misterio del rancho para lo que dispuso un complejo sistema de cámaras de vigilancia que pudieran captar todo lo extraño de este lugar. Los problemas eran diarios, nada parecía ir bien en el equipo de observación-vigilancia.

Bigelow estuvo apoyado por dos científicos, por Colm Kelleher y George Knapp, en su libro ‘A la caza del Skinwalker: la ciencia se enfrenta a lo inexplicable en un remoto rancho de Utah’ describen como el 12 de marzo de 1997 vieron un humanoide -o eso les pareció-, estaba a unos 50 metros: “La gran criatura yacía inmóvil en el árbol. La única señal de la presencia de la bestia era una penetrante luz amarilla en sus ojos, que no parpadeaban mientras nos miraban fijamente”.

En 1776, en este mismo lugar, el misionero franciscano Silvestre Vélez de Escalante vio bolas de fuego sobre su campamento y los miembros de la tribu Ute describían fenómenos extraños en este mismo punto de Skinwalker.

Brandon Fugal compró el rancho: “Lo que realmente me interesó de esta propiedad fue una conversación que tuve con unos científicos que se me acercaron, en 2015, que habían estado asesorando a Bigelow. Me contaron que él había adquirido esta propiedad que supuestamente era el sitio de más actividad paranormal y ‘alta extrañeza’ que cualquier otro reportado en el país en ese momento”, comentaba a la KSL.

“Durante cinco años, estuvimos registrando fenómenos que realmente desafían toda explicación natural. Pero, definitivamente, existe una inteligencia que vive en esta propiedad y que está interactuando con todos los que visitan Skinwalker“, explicó Fugal.

Te Interesa:  ¿Conoces el caso de la "viuda negra" española?

En el rancho habría una «inteligencia sensible, precognitiva y no humana» dice Erik Bard, investigador contratado por Fugal.

Por otra parte se señala a los militares como responsables de estos avistamientos dada la cercanía de instalaciones del Gobierno cercanas a Skinwlaker, proyectos secretos que mejor que pasen por OVNIs a que se sepa su naturaleza real.