Conspiración o realidad: ¿Por qué se cayeron las Torres Gemelas?

Siempre habrá una fecha que recordaremos, la de una tremenda tragedia, la de un atentado sin igual, la del 11-S. Fue uno de los peores momentos vividos por nuestra Humanidad. En esa fecha, aquel 11 de septiembre de 2001, dos aviones comerciales, tomados por terroristas de al Qaeda, se estrellaron contra dos edificios -rascacielos- emblemáticos de la ciudad de Nueva York, las denominadas como “Torres Gemelas”.

En aquel atentado del 11-S murieron, oficialmente, 2.296 personas. Hubo otros atentados como el que se cometió sobre el Pentágono (y que es muy polémico y dudoso) o el de Pensilvania. Sea como fuere aquellos aviones Boeing 767 fueron utilizados como auténticas bombas volantes y el mundos se lleno de espanto y terror.

¿Cómo se cayeron tan pronto? ¿Hubo un atentado aparte?

Siempre ha habido un enigma histórico, desde esa fecha, por desvelar: ¿Cómo se cayeron estos edificios? Se habla siempre del colapso de la estructura, el primer edificio, la Torre Norte, sufrió el impacto a las 8:45 de la mañana, durante dos horas estuvo envuelto en llamas y a las 10:28 h. se derrumbó en tan sólo 11 segundos. La segunda torre aguantó 56 minutos y se derrumbó a las 9:59 h., en sólo un tiempo de 9 segundos.

Un superviviente de la tragedia, Bruno Dellinger, en el piso 47, dijo: Luego del increíble sonido del edificio colapsando, en pocos segundos todo se volvió más oscuro que la noche, sin sonido, y no podía respirar. Estaba convencido de que estaba muerto, porque el cerebro no alcanza a procesar algo como esto”.

Pero para explicar la caída de las Torres Gemelas es mejor tener el asesoramiento del profesor emérito en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Eduardo Kausel: “La respuesta aceptada por toda la gente seria es que las torres se vinieron abajo porque fueron objeto de un ataque terrorista”, que parece obvio siendo el propio Caucel el encargado de realizar la investigación sobre las causas del derrumbe de los edificios que se atribuyeron a una serie de fenómenos físicos y químicos que hicieron que ambos cayeran.

Te Interesa:  Bélmez, una visión crítica al fenómeno de las “caras”, de las teleplastias

Según el MIT los impactos causaron importantes daños estructurales así como incendios que se expandieron por varios pisos: “Si no hubiese habido incendio, los edificios no se habrían derrumbado. Y si hubiese habido únicamente incendio, sin el daño estructural, tampoco se habrían venido abajo; tenían mucha resistencia” dijo el profesor Kausel.

Mas informes y estudios explicativos

En otro informe realizado por el NIST se informa que el impacto de los aviones causó daños severos en las columnas y desprendió el aislamiento contra incendios que forraban las vigas y columnas de acero: “La vibración del choque hizo que el recubrimiento anti fuego del acero se fracturara, con lo cual las vigas quedaron más expuestas al fuego”.

Debe tenerse en cuenta que el daño abrió paso a las llamas que, a su vez, provocaban más daño y hacia que la temperatura se elevara a 1000ºC y que las ventanas, debido a ello, se dilataran y rompieran entrando el aire que alimentaba -oxígeno- a las llamas y recrudecía los efectos.

Ambos aviones portaban, en el momento del impacto, 31.850 litros de combustible, esto hizo que mucho del mismo se vertiera a pisos inferiores y que originara una reacción en cadena que hizo que el calor intenso dilatara las vigas y losas de cada planta, estas se separaran de las vigas y la dilatación de las mismas empujara hacia afuera ablandando el acero. El edificio se colapsó arqueándose y las vigas comenzaban a tirar en dirección opuesta debilitando aún más el edificio que, progresivamente vivía otros fenómenos como el de la expulsión del aire entre pisos que hizo que hubiera una fuerte corriente en dirección al exterior y las paredes se derrumbaran hacia afuera. Kausel indicó que era “como quien pela un plátano”, un ejemplo sencillo y muy gráfico de lo que sucedió aquel trágico 11-S.

Te Interesa:  Historia y misterio de las calaveras de cristal

En sólo 120 minutos, 2 horas, los edificios colapsaron y se derrumbaron. Pocos saben que pese a la caída de los mismos siguió el fuego ardiendo durante los días siguientes.

2.296 personas perdieron la vida, trabajadores en su mayoría que jamás hubieran pensado que un ataque de estas proporciones pudiera ser real en la “tierra de la Libertad”.