Descubierto el verdadero origen del asteroide Oumumua

Ha sido uno de los grandes quebraderos de cabeza para la Ciencia y que ha dado lugar a muchas especulaciones en torno a su origen, se dijo del Oumuamua que podía ser una nave, un cometa, un asteroide y siempre fue foco de polémica y discusión, por ello se ha avanzado y ya se sabe que es este viajero del espacio.

Hay que hacer memoria y citar que el Oumuamua se identificó en el año 2017 siendo una luz extraña, cuatro años más tarde la comunidad científica comenzó a lanzar hipótesis de su origen interestelar a su paso por nuestro Sistema solar. Destacó que muchos científicos dijeron que podría ser obra de ingeniería alienígena, de seres extraterrestres chocando, simplemente, con aquellos que decías que era el resto de un cometa.

¿Qué es el Oumumua?

Pronto se posicionaron, a favor y en contra, aquellos que hablaban de  este Oumuamua como parte de una grandiosa y desconocida tecnología extraterrestre entrando dentro de las más exóticas sobre el origen y la naturaleza del mismo, sobre todo debido a las singularidades que tenía el mismo como el destelleo al de un “un faro intermitente”, con una velocidad casi nunca observada.

Igualmente era llamativa era/es su forma alargada y la particularidad del objeto interestelar que más allá de ese patrón de luz cambiante, estaba girando sobre si mismo y era ancho, plano “y delgado como si se tratara de un “puro”.

Polémica fue la observación de aquellos que dijeron que cuando se acercó a nuestra estrella (Sol) aceleró “como un motor propulsado por algún tipo de energía”. Fue cuando diferentes investigadores de Harvard desmintieron hipótesis extraterrestres y fantasiosas, así la revista científica Nature, publicaba: “Oumuamua es extraño, sí, pero principalmente porque los astrónomos simplemente no lo vieron muy bien“.

Te Interesa:  El Santo Rostro de Jaén

Por todo ello se cree que el origen del Oumuamua no es ni una nave espacial, ni una especial de “cápsula del tiempo” de los extraterrestres ni nada parecido que suena tan descabellado como imposible y se pone un poco de racionalidad a todo ello tratando de encontrar su naturaleza. De esta forma se indica que la misma podría estar relacionada con ser, realmente, una especie de iceberg gigante de nitrógeno proveniente de otro sistema solar próximo al nuestro. Así es la única explicación que justificaría la aceleración del objeto con respecto al Sol debido a la evaporación del hidrógeno  que acelerara su paso cerca del cuerpo celeste. Una explicación sencilla y científica ante tanto despropósito.

La tecnología ha permitido que nuestros modernos telescopios identifiquen objetos similares en el espacio si bien es cierto que la velocidad a la que “navegan” por el mismo hace que sea particularmente difícil de seguir y no se pueda concretar una mejor visión. Por todo los investigadores han hecho un esfuerzo con el Oumuamua y su estudio se intensificó no sin expresar un reproche: la Ciencia debería tener más preparación y mejores instrumentos para detectar este tipo de cuerpos pues se puede aprender mucho de ellos así como provenir un posible impacto, ahora mismo cuando son detectados es demasiado tarde para evitar una hecatombe en nuestro planeta.

El investigador de Yale, Garrett Levine, dijo al respecto de la polémica en torno al asteroide que “es probable que sea una señal de que la hipótesis del hidrógeno era correcta. Sin embargo, si no aparecen más Oumuamuas, eso sugeriría que el iceberg de nitrógeno podría haber sido una mejor explicación”.

Te Interesa:  El Santo Custodio de Jaén - Oración, Milagros y Misterio

Hoy el Oumuamua parece que tiene menos misterios que hace unas semanas y se tome más en serie el campo de investigación en torno a los objetos que provienen más allá de nuestro Sistema Solar. Aunque siempre surge una duda: ¿Y si fuera otra cosa?