Descubren el último gran secreto de los Manuscritos del Mar Muerto

Los llamados “Manuscritos del Mar Muerto” siguen generando todo tipo de informaciones desde su descubrimiento allá donde se consideran que son una base cultural muy importante para conocer la realidad histórica de determinados pasajes reflejados en los textos bíblicos.

Los Rollos del Mar Muerto se estiman en más de 900 manuscritos, en su mayoría en hebreo donde se opina que son la versión más antigua conocida de la Biblia. En su día fueron un descubrimiento realmente impactante (1947) y, desde entonces, se ha tratado de restaurar y recuperar muchos de los fragmentos que faltan.

Y las investigaciones han seguido su curso durante estas décadas allá donde se ha llegado a ofrecer un catálogo virtual de los mismos y se ha podido saber, recientemente, que fueron realizados por, al menos dos escribas, según la información resultante de una análisis vía IA (inteligencia artificial).

El “Gran Rollo de Isaías”

El estudio se llevó sobre el texto más largo, el llamado “Gran Rollo de Isaías” que fue el objeto de interés de los investigadores de la Universidad de Groningen (Holanda) que fueron los que descubrieron la intervención de dos personas –de identidad desconocida- que habían copiado las palabras con una tipología de letra casi idéntica.

Cabe recordar que las primeras “muestras” de los rollos del Mar Muerto fueron encontrados por un beduino que cuidaba a sus cabras en una cueva en Qumrán en Cisjordania, por ello se les llama también los “Rollos del Qumrán”, ambas denominaciones señalan al mismo objetos, a sus cientos de fragmentos.

No sólo están en hebreo pues también los encontramos en arameo y griego pudiendo tener una antigüedad datada del siglo III a. C. siendo el rollo de Isaías uno de los 950 textos descubiertos en las décadas de 1940 a 1950 y uno de los que más importancia se le concede dada la información que facilita y lo que se ha podido comparar en función de la información que suministraba.

Te Interesa:  ¿Sabremos algún día la verdad de lo sucedido el 11-S?

Los rollos del Mar Muerto tienen la particularidad de estar en pergaminos de 54 columnas divididas en mitades con un tipo de escritura muy uniforme. Así los estudiosos examinaron el pergamino de Isaías merced a tecnología muy avanzada de reconocimiento de patrones “de vanguardia” e inteligencia artificial facilitando datos novedosos.

La importancia de usa sola letra

Uno de esos datos se centró en lo obtenido del análisis de la letra hebrea, álef, que aparece más de 5.000 veces en el rollo. Así aunque las tipologías eran similares se podría decir que no eran iguales, que no parecían de la misma mano, así que de manifiesto en artículo publicado por los científicos Mladen Popovic, Maruf Dhali y Lambert Schomaker en el que afirmaron haber “logrado extraer los rastros de tinta antigua tal como aparecen en las imágenes digitales”.

“Los antiguos trazos de tinta se relacionan directamente con el movimiento muscular de una persona y son específicos de la persona” indicaban mientras explicaban que fue gracias al uso de una técnica que ayudó a producir evidencia de que estaba involucrado más de un escriba.

“El escenario más probable es que dos escribas diferentes trabajaron en estrecha colaboración y trataron de mantener el mismo estilo de escritura pero que se revelan a sí mismos con sus individualidades”, comentaron los especialistas sorprendidos por los resultados.

Además los investigadores indicaron que el parecido razonable en la escritura sugiere que los escribas podrían haber recibido una formación similar en una escuela o familia, como “un padre que le enseñó a escribir a un hijo”.

Es tal el parecido que tienen las letras de estas dos personas que, hasta el momento, había pasado desapercibido, por completo, a los especialistas que sólo bajo el uso de IA han podido saber el número de integrantes en la realización de estos importantes documentos.