Descubren, en París, la ‘necrópolis del Terror’

Una de las etapas más estudiadas en la Historia fue la revolucionaria de París, la del Terror en la que fallecieron miles de personas en un artilugio tan infame como la guillotina.

Uno de los lugares que más inquietan dentro de la capital francesa es la llamada Así este descubrimiento pondría también un hallazgo “colateral” pues aquí estarían los restos de Robespierra, Madame du Barry -amante de Luis XVI-, Olympe de Gouges -primera feminista de Francia- o Carlota Corday -asesina del revolucionario Jean-Paul Marat-. y se creía que era una especie de monumento conmemorativo que “homenajeaba” a los reyes Luis XVI y María Antonieta, que fueron ejecutados bajo esta forma.

Se ha descubierto que la Capilla Expiatoria esconde los huesos de al menos quinientas personas que fueron guillotinadas en la plaza de la Concordia en unas fechas que pudieran ir desde el 21 de enero de 1793 al 28 de julio de 1794. Así pues sería, por méritos propios la necrópolis del Terror.

El administrador de la templo, Aymeric Peniguet de Stoutz, puso en conocimiento de las autoridades de diversas anomalías registradas entre las columnas de la capilla inferior. Los investigadores y arqueólogos inspeccionaron la estructura y sacaron cuatro cajas de madera llenos de restos humanos.

“Hay tierra mezclada con fragmentos de huesos”, decía Philippe Charlier, miembro del equipo de investigación. Este hallazgo hace que se plantee el enigma de si los monarcas franceses murieron en la guillotina en 1793 y sus cuerpos se trasladaron al antiguo cementerio de la Magdalena, cerrado en 1794 y sobre el que el rey Luis XVII ordenó construir, en 1814, la Capilla Expiatoria. ¿Donde están los restos realmente? Se cree que serían los que se guardan en la Basílica de Saint Denis una trasladados a esta ubicación.

Luis XVIII ordenó que “ninguna tierra saturada por las víctimas de la revolución sea trasladada del sitio para la construcción del templo”. Pero lo cierto es que los huesos (lo que quedan de ellos) del medio millar de aristócratas y revolucionarios como el propio Robespierre fueron trasladados a otro cementerio, a las catacumbas.

Así este descubrimiento pondría también un hallazgo “colateral” pues aquí estarían los restos de Robespierra, Madame du Barry -amante de Luis XVI-, Olympe de Gouges -primera feminista de Francia- o Carlota Corday -asesina del revolucionario Jean-Paul Marat-.