Descubren importantes restos arqueológicos de Turdetania en Andalucía

Actualizado:

Impresionante hallazgo el que se ha realizado durante el transcurso de las obras de rehabilitación del castillo de la localidad sevillana de Lora del Río en el que se han sacado restos de construcciones que podrían estar datadas en torno al siglo IV a.C.

Se trataría de restos arquitectónicos de época turdetana en la zona y que formaría una especie de fortaleza o campo defensivo en mampostería de una gran importancia.

Mientras que se realizaban las oportunas medidas de rehabilitación del castillo los técnicos, en el proceso del mismo, descubrieron el yacimiento en una zona degradada.

Los trabajos arqueológicos están coordinados por María Rosa Gil y Florentino Pozo que documentaron en la base de la muralla almohade “restos de una posible estructura defensiva turdetana realizada con mampostería” confirmando el espectacular hallazgo.

Todo ello tiene una gran importancia arqueológica e histórica pues es retroceder en el tiempo para descubrir de los pocos vestigios que tenemos de esta importante cultura contemporánea a Tartessos. La estructura podría ser parte de un oppidum, o asentamiento de personas, ibérico que será anterior al andalusí que se le superpone.

El hallazgo podría ser del siglo IV a.C. y anterior a época romana. Igualmente se han descubierto restos de cerámica de «gran calidad» e ibéricas, vestigios púnicos y romanos “de procedencia gálica” y que “denotan la importancia del enclave como lugar de control del territorio desde tiempos remotos”.

Segundo sondeo

El segundo sondeo se está llevando a cabo en el interior de la torre -acceso principal al recinto fortificado- a dos metros bajo el suelo y “se encuentra en momentos cristianos (siglos XIV – XV), cuando el castillo se encontraba bajo el dominio de la Orden de San Juan de Jerusalén”.

En la ladera hay “otros dos metros más de potencia arqueológica”, que llegaría hasta “el nivel de suelo almohade” existiendo más abajo “otro nivel de pavimento anterior, probablemente de origen califal (siglo X)”.

Se realizará una cronología de todo lo hallado para determinar mejor la época histórica de pertenencia a la vez que se recuperará esta zona degradada (usada como escombrera y como asentamientos de viviendas de tipo marginal).

La realización de “ensayos para caracterizar los tapiales y permitir conocer su composición química y mineralógica, la cantidad de cal contenida o la resistencia mecánica a la compresión” será básico para conocer mejor el alcance de todo lo que es la estructura así como la aplicación de técnicas de Carbono 14 (C14) a agujas de madera.

El origen de la cultura turdetana

La importancia de este descubrimiento de pone de manifiesto en el propio lugar que siempre ha sido una colina o «tell», artificial, por acumulación de restos entre los ríos Churre y Guadalquivir siendo, posiblemente, el origen de Lora del Río y su asentamiento bajo el nombre de Lawra. Se creía que podía remontarse a origen árabe o romano pero esto viene a dar un vuelco para ubicarlo más atrás en la Historia.

Cabe recordar que los turdetanos fuero un pueblo que habitaba la zona denominada como Turdenatia que iba desde el valle del Guadalquivir desde el Algarve en Portugal hasta Sierra Morena, convivieron con el reino de Tartessos y limitaban con los Túrdulos, Conios y Bastetanos.

Mientras que Tartessos tuvo una gran influencia fenicia y griega en Turdetania se tenía influencia cartaginesa aunque siempre mirando a sus vecinos tartésicos, una cultura que lo eclipsó todo al punto que. Hoy día, se les confunde con la Atlántida legendaria descrita por Platón cuando lo primero es una realidad y lo segundo un mito.

Turdetania se extendió por Córdoba, Jaén, Málaga, Cádiz, Sevilla y Huelva hasta parte de Portugal, su importancia es muy alta allá donde los vestigios nos van indicando su peso en la Historia.