Descubren una ‘réplica’ de Teotihuacán oculta bajo las falsas colinas de una antigua ciudad maya

Viajar a Centroamérica o la zona de Mesoamérica es hacer un regreso al pasado, al sitio de grandes culturas precolombinas que dejaron edificaciones realmente impresionantes y a la altura de las más populares en Europa como pudieran ser las catedrales. Ciudades que podrían haber albergado a cientos de miles de personas con una perfecta organización y arquitectura sólo al alcance de aquellos que eran sabios en estas cuestiones.

Es nuevamente noticia porque se acaba de descubrir algo que pone de manifiesto la grandeza de esta cultura, de la cultura maya en cuestión. Gracias al sistema de detección LIDAR, mediante láser, nos encontramos que en unas presuntas colinas naturales de la ciudad guatemalteca de Tikal -un conjunto monumental impresionante- ha aparecido lo que ocultaba en realidad: unas ruinas de un barrio con estructuras muy similares a la ciudad de Teotihuacán.

Teotihuacán era una de las ciudades más impresionantes de Mesoamérica a la par que era la evocación del poder y el esplendor.

Interacción Tikal y Teotihuacán

El descubrimiento se ha producido merced al trabajo de análisis del profesor de antropología Stephen Houston, de la Universidad de Brown, y de Thomas Garrison, profesor adjunto de geografía en la Universidad de Texas, secundados sobre el terreno por los arqueólogos dirigidos por el profesor Edwin Román Ramírez.

“Independientemente de quién construyó esta réplica a menor escala y por qué, muestra sin duda que hubo un nivel de interacción entre Tikal y Teotihuacán diferente al que se creía” decía Houston sobre este hallazgo que agranda los conocimientos que se tenían sobre la influencia de Teotihuacán.

Hay que especificar que Teotihuacán y Tikal eran dos ciudades diferentes donde la primera era una gran ciudad que marcaba el carácter del imperio y Tikal era más pequeña en comparación. Las poblaciones de ambas ciudades estaban en contacto y mantenían relaciones comerciales antes de la conquista de Tikal por los primeros.

Te Interesa:  El misterio real sobre el que se basa la serie "Stranger Things"

La sociedad estaba distribuida por clases donde reyes, aristocracias, sacerdotes y militares (guerreros) ocupaban las plazas altas de la pirámide social y los esclavos la más baja. Igualmente concedían una gran importancia a las creencias y rituales en el imperio, de ello también la crueldad de algunos de sus sacrificios que incluían, como ofrenda, a los seres humanos.

Sobre las estructuras Houston comentaba: “El complejo arquitectónico que hemos encontrado parece haber sido construido para gente de Teotihuacán o para quienes estaban bajo su control. Tal vez fuera algo así como un complejo de embajadas, pero cuando combinamos las investigaciones previas con nuestros últimos hallazgos, sugiere algo más fuerte, como una ocupación o vigilancia. Al menos, muestra un intento de implantar parte de una ciudad extranjera en Tikal“.

Las falsas colinas

Del análisis de las imágenes se desprende que muchas de estas edificaciones estaban realizadas en barro y no en la piedra caliza maya suponiendo réplicas a pequeña escala de la ciudadela de Teotihuacán, con sus cornisas, terrazas y orientación 15,5 grados al este del norte de las plataformas del mismo.

También se ha encontrado un cuerpo con el ajuar funerario compuesto por vasijas, huesos de animales y puntas de flechas al igual en otros enterramientos de guerreros, con tocados de batalla, que pudieron ser sacrificados y dispuestos en estas fosas comunes.

La influencia de Teotihuacán fue muy grande en toda la zona y este descubrimiento no deja de poner de manifiesto esto mismo, aun queda mucho por descubrir bajo las falsas colinas y montes de la tupida selva allá donde, gracias a esta tecnología, se está pudiendo descubrir parte de un pasado glorioso de culturas tan importante como la maya o la azteca e ir ordenando, acertadamente, el puzle que muchas veces resulta incompleto en la Historia.