Desvelan el misterio del mensaje del asesino del Zodiaco después de más de medio siglo

Fue uno de los asesinos más sanguinarios de Estados Unidos y, en su sensación de seguridad fue capaz, incluso, de enviar mensajes sobre sus crímenes imitando, tal vez, a lo que hacía Jack “el destripador” en Londres allá por el siglo XIX.

Uno de ellos se trataba de un criptograma de 340 caracteres que remitió el asesino del Zodiaco, hace más de 51 años sin que se haya descubierto su identidad.

El misterioso mensaje fue enviado por el asesino del Zodiaco al diario The San Francisco Chronicle en el año 1969 y ahora ha sido descifrado por un grupo de investigadores de Estados Unidos, Australia y Bélgica. En 340 caracteres se encerró un mensaje que resultó ser una auténtico rompecabezas para la Policía de la época sin saber que podía encontrarse dentro del mismo o si podía tener una información crucial “espero que se estén divirtiendo tratando de atraparme” y “no le tengo miedo a la cámara de gas”.

Al asesino del Zodiaco se le imputan los crímenes de 5 personas aunque se le añaden otras 32 personas en California que murieron, posiblemente, asesinadas por él. Jamás se supo de la identidad del asesino y el caso sigue abierto.

El mensaje que ahora ha sido descifrado se suma otros mensajes y acertijos que se entretuvo en remitir cada vez que cometía un crimen, así en el que se ha logrado desvelar dice: “Espero que lo estéis pasando muy bien tratando de atraparme. Ese que salió en televisión no era yo. No me asusta la cámara de gas porque me enviará al paraíso lo antes posible. Ahora tengo los suficientes esclavos que trabajen para mí mientras que el resto del mundo no tiene nada. Así que les asusta la muerte. A mí no me asusta porque sé que mi nueva vida será fácil en la muerte paradisíaca”, versa el mensaje del asesino del Zodiaco.

Se refiere al programa de televisión The Jim Dunbar Show, en el que entró en antena -vía llamada telefónica- un individuo que decía ser el asesino del Zodiaco.

Pruebas y combinaciones

David Oranchak, es un informático, programador y desarrollador de software y criptógrafo; Sam Blake es un matemático australiano; y Jarl Van Eycke, operador y progamador belga; todo ellos llevaban casi 15 años intentando descifrar el enigmático mensaje, el criptograma de “Zodiac”.

La clave del mensaje estaba en que las palabras estaban escritas según un modelo diagonal: “Es más de la misma basura que escribía en otros mensajes que ya fueron descifrados. Solo quería lastimar a la gente y sembrar el pánico”, decía Oranchak.

Así estos tres científicos intentaron más de 650.000 combinaciones diferentes según el software creado por Van Eycke aunque no fue hasta el día 3 de diciembre de 2020 cuando descubrieron las palabras clave que eran “cámara de gas” y “tratando de atraparme”. Ese fue el comienzo del fin de este misterioso mensaje pues a partir de ese hilo conductor comenzaron a descifrar el resto del mismo.

Para acabar de descifrar el mensaje completo invirtieron sólo 48 horas pero ya teniendo esa base para saber que decía el resto del mismo. Una vez que lo lograron resolver no dudaron en ponerlo en conocimiento de las autoridades policiales de los Estados Unidos, en este caso en los agentes del FBI.

Tras ello fue el FBI el que ha indicado, en un comunicado, que no hará comentarios sobre este asunto a fin de no interferir en las investigaciones e, igualmente, para mostrar el debido respeto a las familias de las víctimas que se cobro este despiadado criminal que ahora, 51 años después, podría estar más cerca de saberse su identidad y proceder a su detención si fuera factible.