El enigma del cubo negro en el sol

Inquietante y enigmática imagen la que la NASA y la Asociación Espacial Europea (ESA) así como la nave SOHO han registrado del sol desde el comienzo de las investigaciones sobre nuestra estrella, en dicha misión desde el año 1995.

La nave ha estado enviando imágenes a la Tierra para su análisis y estudio, dada las circunstancias tecnológicas y de distancia sucede que las imágenes recepcionadas pueden sufrir pérdida de datos y calidad pues están en tomadas desde una distancia y en órbita, eso dificulta mucho toda la tarea.

Bernhard Fleck es uno de los jefes del proyecto SOHO y al ver la imagen enviada por la SOHO comenzó a buscarle una explicación pues, en la misma, se veía un cuadrado negro dentro de una fotografía con filtros, recompuesta, tomada por la nave.

¿Un OVNI?

Pronto comenzó a haber todo tipo de especulaciones en la red, desde aquellos que hablaban de un problema en el pixelado hasta los que decían que se trataba de una nave extraterrestre, alienígena pero el propio Fleck descartó, de forma radical, la presencia de un OVNI en el sol y explicó cuál fue el origen de la figura geométrica sobre la fotografía del Sol.

Fleck dijo a los medios que le consultaron que: “[La presencia de un OVNI] es algo que carece de sentido. El cuadrado negro se debe a un bloque de telemetría dañado”. Esos fueron sus palabras, sus declaraciones a la prensa según se indica en el portal especializado VICE.

Así el enigma del cubo extraño en el sol, de la misteriosa forma geométrica, cuadrada, no sería un objeto ni una desproporcionada nave alienígena, un super OVNI, se trataría de un error en la composición o identificación de la imagen en sí generada en un fallo durante la transmisión entre la nave de investigación SOHO y la Tierra.

SOHO está posicionada en una órbita de halo a aproximadamente 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, de esta forma no podemos esperar que la resolución y la calidad de las imágenes que toma a tan larga distancia de nuestro sol sean un ejemplo de nitidez y contraste, además interviene la transmisión a nuestro planeta de las mismas y se pierde, siempre, buena parte de la calidad de su excelente óptica pero muchas veces eso es circunstancial allá donde intervienen otros factores.

Cuando se producen “huecos” en el envío de las imágenes son subsanados por los mismos programas informáticos que reinterpretan los datos pero, en muchas ocasiones, esa reinterpretación falla y “la mayoría de los bloques faltantes se completan en el procesamiento, pero esto no siempre funciona, y no todos los bloques que faltan se llenan correctamente. De todos modos, los datos científicos finales de nivel 0 (más importantes) no se ven afectados por esto”, explicaba Fleck en su comunicado sobre la imagen en particular que tanto ha llamado la atención a los analistas y aficionados al misterio o los más conspiranoicos.

Tratando de evitar que esta imagen sea calificada dentro de las “ufológicas” -aquellas que se relacionan con el fenómeno OVNI. Desde ESA y NASA se ha formulado la advertencia que las imágenes exhibidas en la galería de su portal están “destinadas solo a inspección visual, no a análisis, ya que no son de calidad científica”, remarcando el carácter que tienen y siendo conscientes de la imposibilidad de poder servir fotografías que sirvan para tal propósito y, si las tuvieran, sólo estarían al alcance de sus científicos embarcados en este apasionante proyecto de estudiar a nuestra estrella.

Así la misión prioriza la instantaneidad de los materiales compartidos desde los recursos en el espacio siendo las imágenes el principal motivo de esta colaboración entre agencias.