El fantasma del Castillo ‘Torre de La Morita’ en Benalup, Cádiz

En la localidad gaditana de Benalup se esconde un misterio que está relacionado con un punto importante de su geografía como es la denominada «Torre de La Morita» y donde me habían comentado, amigos de la zona, que se habían podido captar psicofonías y ver una presencia del presunto fantasma que habitaría en la misma.

Historia del viejo castillo

Más por curiosidad que por creencia, aprovechando mi estancia en tierras gaditanas, me atreví a acercarme al sitio con el material necesario para hacer una investigación. No costó demasiado encontrar este punto concreto de su geografía ubicada a unos 3 kilómetros del pueblo y en la que es perfectamente visible la atalaya que domina el lugar. Se trate de una torre vigía desde la que se controlaba toda la comarca y que tendría su importancia durante la ocupación musulmana y que era de clara vocación militar en si día. Data del siglo XIII y no sólo está formada por la torre sino que tiene también unas estancias de guarda que completan lo que es este castillo.

Se llega caminando y su estado no es el mejor -está bastante en ruinas- pero se podía acceder y acometer la investigación. Dispusimos todo lo que es el aparataje, sobre todo una máquina nueva que hace fotografías cuando se pasa por delante de ella, un detector interesante que ha dado buenos resultados en otras investigaciones. En este punto en concreto detectó orbes, esferas de luz, que pueden ser atribuidas a la tierra y polvo que se levantaba debido al viento pero que no dejaba de ser significativo que saltara ante este tipo de circunstancia que nunca antes lo había hecho. También pudimos recoger una psicofonía que decía: «Nomine», o eso creemos entender en la misma y que podría entender como los viejos moradores cristianos una vez reconquistada la plaza.

Te Interesa:  La 'marimanta', el fantasma de Vejer, en Cádiz, y de Cortegana, en Huelva

Vivencias y experiencias paranormales

Lo interesante fue habla con la persona que nos citó y que nos invitó a ir a este sitio: «Yo vine un día casi de casualidad, una amiga, haciendo un trabajo de Historia para la Universidad, vino una tarde y nos dijo que sintió como ruidos de caballos y también voces, entró dentro del edificio y le sorprendió la sensación de estar vigilada así como de esa calma y ausencia de sonidos. Ella me lo contó así y le pedí que me acompañara otro día» decía Rafael Ortega.

«Vinimos un mañana aunque se nos hizo tarde y ella siguió documentando el sitio con fotografías, yo puse una grabadora que no captó nada pero sentí que ella me llamaba y me indicó que mirara arriba donde vimos una silueta de un hombre fornido que era imposible que estuviera allí. Aquello duró instantes nada más, ella hizo una foto pero salió movida y no era buena. Luego bajó mucho la temperatura y se escuchaban voces, miramos pero no había nadie, era como si surgieran del mismo sitio. A mí me impresionó y fue por lo que te consulté si sabías alguna historia de fantasmas en este lugar», concluía.

Son más personas las que han tenido extrañas sensaciones estando dentro de este viejo castillo, en la torre, puede que sean sólo sensaciones pero, a veces, es la antesala de algo más que va a ocurrir o estar por ocurrir a la persona que se convierte, sin quererlo, en víctima del misterio.

La investigación registró esa psicofonía y las orbes en la imagen captada que no es atribuible a nada paranormal, aunque lo cierto es que las sensaciones -que es un valor subjetivo- que despierta el sitio es la de estar siendo observado en todo momento y también la fuerza que se esconden en el interior del mismo.