El fin del mundo para internet, ¿se lo imagina?

¿Cuántas veces se nos ha anunciado el fin del mundo? Desde profetas como Nostradamus a otros más modernos con más o menos credibilidad que aquel y que siempre presenta un panorama de desolación y negro futuro para los habitantes de este planeta. ¿Se imagina como sería el fin del mundo?

Unos piensan que será un asteroide que impactará contra el planeta sin que nada podamos hacer, otros que será una pandemia peor que la que tenemos con el coronavirus que provoca la enfermedad del Covid19, otros que si una guerra nuclear, otros por la escases de recursos, opciones hay muchas pero hay una que puede estar más cercana y que no implicaría tanto un fin del mundo para los seres humanos y si para internet.

Me explico: un grupo de expertos ha indicado que hay unas posibilidades altas que internet, como lo conocemos actualmente, pueda desaparecen por la acción de perturbaciones electromagnéticas que pueden ocasionar las diferentes llamaradas solares que se originan en nuestra estrella, en el sol.

La amenaza solar

Nos podrían pasar inadvertidas pero lo cierto es que son decenas de ellas las que se producen al cabo del año y que gracias a la magnetosfera nos vemos a salvo de ellas pero ahora, en la conferencia del Grupo de Interés Especial en Maquinaria Computacional (SIGCOMM 2021) que tuvo lugar entre el 23 y el 27 de agosto, la profesora asistente de la Universidad de California en Irvine, Sangeetha Abdu Jyothi, dijo que nos enfrentamos a una supertormenta solar que podría dañar de forma muy grave a nuestros sistema de satélites y que eso afectaría a internet en todo el mundo dejando a millones de personas sin acceso.

Te Interesa:  El enigma de los virus mutantes

Normalmente las perturbaciones solares son originadas por una eyección de masa coronal (CME) que interactúa con nuestra magnetosfera. Son usuales pero no llegan con una intensidad que pueda ocasionar daños, en los casos que van llegando el campo magnético los deriva a los polos, el “viento solar” es redireccionado y da como consecuencia ese bello espectáculo que son las auroras boreales.

Pero los científicos están a la espera de una supertormenta, todos los siglos se produce, y esta pueda atravesar esa capa que es nuestro escudo y llegar al ecuador del planeta, un hecho así ya ocurrió en 1889 y en 1921 ocasionando todo tipo de anomalías, por ejemplo que los telégrafos “funcionaran solos” por los pulsos magnéticos que recibían.

La experta dijo al respecto: “Lo que realmente me hizo pensar en esto es que con la pandemia vimos lo poco preparado que estaba el mundo. No había un protocolo para lidiar con eso de manera efectiva, y ocurre lo mismo con la resiliencia de Internet. Nuestra infraestructura no está preparada para un evento solar a gran escala. Tenemos un conocimiento muy limitado de cuál sería el alcance del daño”.

Un mundo sin internet

Como principales damnificados de esta supertormenta solar estarían las líneas de fibra óptica de larga distancia y cables submarinos que son el argumentos principal en la distribución de la señal de internet, esto haría que el caos “apagara” muchos lugares y sitios del mundo que se quedarían “ciegos” de cara a la red. Igualmente lo que son los juegos en líneas, telefonía y señal de televisión.

“Una eyección de masa coronal implica la emisión de materia cargada eléctricamente y el campo magnético que la acompaña al espacio. Cuando golpea la Tierra, interactúa con el campo magnético de la Tierra y produce corrientes inducidas geomagnéticamente en la corteza” decía Jyothi vía su cuenta en Twitter.

Te Interesa:  Sorprendente nueva hipótesis sobre la función de Stonehenge

Igualmente lo que es internet a larga distancia pueden sufrir daños debido a este tipo de tormenta pues son muy sensibles a todo lo que son corrientes electromagnéticas que, viajan con facilidad debido al agua salada y su conductividad. Entonces continentes enteros, aquellos con más demanda sobre todo, quedarían sin Red, sin servicio de internet en lo que ha pasado a denominarse como “Apocalipsis de Internet”. Canadá o Reino Unido, por ejemplo, quedarían aislados de la Red pues todo lo que son las aguas que los rodean quedarían perturbadas por estas alteraciones en mayor medida que las aguas meridionales.

La advertencia de la experta va mucho más allá: “su estudio no hace más que arañar la superficie del problema” pues hay más debilidades en las infraestructuras.

¿Se imagina un mundo sin internet? No poder leer su periódico favorito, escuchar música, ver un vídeo. Algunos NO.