El misterio del Gigante de Atacama

Hay un lugar, en pleno desierto de Atacama, en Chile, que no destacaría más que por su aridez sino fuera por otros misterios y singularidades que esconde, algunas a vista del ser humano pero para ser contempladas desde el cielo, otras bajo tierra, como parte de la arqueología y rica cultura que allí floreció.

Uno de esos grandes enigmas del país es que tiene como protagonista a un curioso geoglifo, el llamado gigante de Atacama que tanto sorprende a quienes lo contemplan y que ha hecho desbocar la imaginación de aquellos que han tratado de explicar su origen o finalidad.

Su misterioso origen

El Gigante de Atacama o de Tarapacá es una figura “dibujada” en la tierra que tiene 119 metros de largo y que presenta a un ser de aspecto robótico, lineal, geométrico. Está ubicado en pleno Cerro Unita en el desierto y está trazado en el flanco noroeste sobre la arena del desierto.

Se dice de él que puede tratarse de una de las representaciones más antiguas del ser humano en la zona y también la más grande, se le otorga gran importancia, no en vano es Monumento Arqueológico y Patrimonio Cultural de Chile. Dista 15 kilómetros de la localidad de Huara, provincia de Tamarugal, y en una datación aproximada se cree que estuvo realizada entre el 900 y el 1450 d.C.

Posiblemente sea la representación de alguien importante como un yatiri o un chamán, igualmente puede tratarse de una deidad andina que puede ser Tanupa-Tarapacá que fue quién realizó la travesía desde el lago Titicaca en dirección al océano Pacífico. Se dice sobre Tanupa-Tapapacá que: “El mismo Pachacuti Yamqui, en su transcripción de la primera oración de Manco Cápac, menciona a Viracocha como creador de todas las cosas agregando que, en esa primera edad de las tinieblas, los hombres vivían en lugares baldíos y, por escasez de lugares y tierra, peleaban sin cesar. Apareció entonces un tal Tunupa”.

Te Interesa:  Geopolítica: los intereses ocultos de la conquista talibán de Afganistán

Pachacuti 1993: “El qual no trayera interés ninguno, ni trayera hatos, el qual dicen que todas las lenguas hablaba mejor que los naturales y le nombraban Tonapa o Tarapacá” o “Pues se llamó este barón Tonapa Uiracochampa Cachan, pues ¿No era este hombre el glorioso apóstol Sancto Thomás? (…) Este barón llamado Thonapa dizen que andubo por todas aquellas provincias de los Collasuyos predicándoles sin descansar”, entre las referencias escritas al mismo del año 1613.

Más figuras

Pero la figura del Gigante de Atacama no se encuentra sola pues hay otras figuras geométricas a su alrededor que son, igualmente, de gran tamaño y están realizadas en la ladera oeste y al sur del cerro, si bien no tienen la importancia que tiene esta última.

De su historia de conoce poco, se cree que los habitantes del lugar, hace más de un milenio (máximo), representaron a este sacerdote o dios; posiblemente lo primero, y que se tratara de alguien que hacía predicciones, que convocaba a los espíritus o hacia chamanismo que era considerado casi como el “sanador” de la zona.

Los geoglifos pueden ser de tres tipos:

  • Aditivos o positivos: cuando se amontonan rocas o material y se apilan estratégicamente en el suelo formando la forma deseada.
  • Extractivo o negativo: cuando se excava y va formando un surco que delimita la forma del mismo.
  • Combinado: que mezcla ambos estilos.

Este tipo de creaciones podían llevar meses o años en hacerse, depende del tamaño y complejidad. En el desierto hay varias muestras de ello y la aridez ha servido para, paradójicamente, conservarlos.

Como responsables de su diseño están los miembros de la cultura Incaica y podría ser un indicador de las rutas de las antiguas caravanas, información sobre la dirección a seguir, sobre la orientación.

Te Interesa:  Desvelan el misterio de las Venus rupestres

Los expertos dicen que los rayos que salen de su cabeza puede ser un tocado aunque tiene una alineación con la Luna que sirve de señal horaria, también podía servir para medir las estaciones o las temporadas de lluvias.

Los más extremos dicen que fue construido en honor de los dioses que venían del cielo y que era una especie de tributo, esto está muy en la línea de las hipótesis de Erich von Däniken y aquellos que abogan por los “alien ancestrales”.

Lo cierto es que estamos en una zona muy rica en este tipo de geoglifos, no en vano está “próximo” a las Líneas de Nazca (Perú), famosas por sus diseños y parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

El Gigante de Atacama encierra un gran misterio que, poco a poco, parece ir desentrañándose. Como curiosidad decir que se puede ver desde el espacio y se acerca la óptica de un satélite, algo que es muy impactante. ¿Estaría, realmente, realizado para ser visto desde las alturas?