El peligro de un contacto con extraterrestres

Recuerdo cuando hace muchos años un amigo ufólogo, Ignacio Darnaude, me mandaba un listado de las causas por las que los extraterrestres no entraban en contacto abierto con los seres humanos -para esto, obviamente, hay que creer-. Eran 300 argumentos que tenían su peso y, muchos de ellos, muy bien razonados. El documento es una joya que, como tantas otras que escribió, debe permanecer siempre a mano y repasarlas ocasionalmente pues aquello de lo que él me hablaba en nuestras innumerables charlas en su salón, es hoy rabiosa actualidad.

Precisamente ese mismo tema sale a primera plana informática pues el físico y escritor Mark Buchanan ha publicado un interesante artículo en el prestigioso diario The Washington Post en el que habla de lo “extremadamente peligroso” que sería el contacto de una civilización extraterrestre para los seres humano y que podría ocasionar hasta el fin del mundo tal y como lo conocemos. ¿Una visión muy catastrofista? Veremos qué hay de real y que no en ello, un tema candente a tenor de las informaciones OVNIs de estas últimas semanas.

Nuestro Sol, una estrella joven

El científico dijo que si nuestra Humanidad contactara con inteligencias extraterrestres o seres de otros planetas estaría avocado a su final pues serían mucho más avanzados, en todos los sentidos, que nosotros y nos llevarían miles de años de ventaja, cualquier punto del Universo, de las estrellas que hay en él, son más “viejas” que nuestro Sol y por tanto mucho más evolucionados, “probablemente habrían dado pasos significativos para comenzar a explorar y, posiblemente colonizar, la galaxia”.

Se le consultó la eterna pregunta: “¿Cuál es la razón por la que no han contactado los extraterrestres con nosotros aún?” y Buchanan explicó que los alienígenas tendrían que ser muy diferentes a nosotros y se diferenciarían tanto que no podríamos interactuar con ellos.

Te Interesa:  El misterioso cadáver de Jaén y la Hermandad del Gorrión

Buchanan además indicó que: “Intentar comunicarse con los extraterrestres, si es que existen, podría ser extremadamente peligroso para nosotros. Tenemos que averiguar si es prudente -o seguro– y cómo manejar esos intentos de forma organizada” explicó.

En su análisis de la evolución de esa presunta vida extraterrestre decía: “La búsqueda de extraterrestres ha alcanzado un nivel de sofisticación tecnológica y de riesgo asociado que necesita una regulación estricta a nivel nacional e internacional. Sin supervisión, incluso una persona –con acceso a una poderosa tecnología de transmisión– podría tomar medidas que afecten al futuro de todo el planeta“.

Colonialismo espacial

“Si las civilizaciones surgen con bastante frecuencia en algunos planetas, entonces debería haber muchas civilizaciones en nuestra galaxia millones de años más avanzadas que la nuestra. Muchas de ellas probablemente habrían dado pasos significativos para comenzar a explorar y posiblemente colonizar la galaxia”.

Que los extraterrestres nos visiten sería una forma de colonialismo espacial y puede que “ellos” hayan decidido que “es mejor” permanecer en silencio conocedores que el contacto podría suponer una catástrofe para la vida en la Tierra, igualmente habla de destrucción y esclavitud que es como, habitualmente, la cultura grande se “come” a la chica.

Para el científico el intento de Mensajería de Inteligencia Extraterrestre (METI) es un error y motivo de preocupación, “llamar a los extraterrestres puede ser una invitación a invadir y cree que es mejor, y más prudente, esperar y “desarrollar una regulación sensata”. “Debería ocurrir ahora. O pronto” al respecto “antes que sea demasiado tarde”.

Por contra Douglas Vakoch, de METI, decía que era poco realista preocuparse como un invasión alienígena y que de haber “algo” inteligente en nuestro Universo que ya hubiera captado nuestras señales de radio o de luz, ya se habría puesto en contacto con nuestro planeta, y de querer invadirnos ya lo habrían hecho hace mucho tiempo.