Encuentro de un conductor con un fantasma de carretera en Medina Sidonia

Las apariciones de carretera son, en ocasiones, tenidas como una leyenda urbana de «chica de la curva». Se acepta que son relatos ficticios pero, ¿qué sucede cuando le ocurre directamente al testigo?

Es lo que le sucedió a Ismael Benítez, persona poco dada a fabular y mucho menos al misterio. El me contaba su experiencia de esta forma:

«Chica de la curva»

«José Manuel estoy de vacaciones en Málaga pasando unos días pero he tenido que ir a Cádiz por unas pruebas médicas que no se podían posponer. La cosa es que esta pasada noche me ha ocurrido algo que no puedes ni imaginar. Mira, estaba en Fuengirola y tenía la cita de la resonancia a las 10 de la mañana, así que salí con tiempo y a eso de las seis estaba ya en el coche, quería llegar por casa y darle un vuelta antes del ir al hospital. Estaba ya amaneciendo cuando iba en el coche escuchando música, cadena Dial» decía.

Hasta ahí todo normal, lo extraño surge cuando «a la altura de Medina Sidonia, más o menos, me veo a una chica que va por el arcén de la carretera, ropa ligera y descalza. Me dio mucho sentimiento verla por que el asfalto caliente y que podía haber cristales y aquella chica así. Bueno, pues busqué el arcén y me paré.

Al pasar al lado del coche bajé la ventanilla y le dije: «¿Te puedo acercar a algún sitio?» y la chica me sonrió y se montó atrás. Noté que no llevaba mochila ni nada por lo que la chica iba descalza. Le dije: «¿Cómo es que vas descalza para poderte cortar o algo mujer? ¿Tienes dinero?» y no me hubiera importado darle 20 euros para que se comprara unas chanclas o algo, me dio mucha pena. La cosa es que avancé unos kilómetros y le dije que si quería podía cambiar la emisora y poner otra música. Miré por el retrovisor y la sorpresa es que no había nadie en el coche» contaba con la sorpresa aún en el cuerpo.

Te Interesa:  La leyenda de la virgen crucificada

Impresión del testigo

«Pero, ¿sabes lo que más me impresionó?» me dijo mientras yo le expresaba mi desconocimiento. “Pues que paré el coche a la primera oportunidad que tuve y miré atrás, en el asiento, y entonces fue cuando vi en la moqueta, en el suelo, una pisada de un pie, como si aquella joven la hubiera dejado allí como diciéndome que no era un sueño y que había estado de verdad» decía.

«Llegué a Cádiz y lo primero que hice fue tomarme un café al lado de casa y llamar a mi mujer para contarle lo que me había pasado. Luego ella me llamó y me dijo que habían encontrado una experiencia en la zona también de «chica de la curva» y que podía tratarse de la misma aparición. Yo no quiero escuchar siquiera estas cosas porque me dan miedo y paré por el sentimiento que me dio, desde entonces no deja de rondarme aquella cara de esa chica» concluía.

Son testimonios de personas que han vivido hechos extraños y que lejos de si pensamos que puede ser sugestión, leyenda urbana o cualquier otra explicación peregrina siempre existirá el convencimiento y realidad de un hecho que para esa persona ha sido tan fuerte como impactante.