Encuentros paranormales en las ‘carreteras malditas’

Son muchas las carreteras que hay en el mundo y pocas las que tienen una historia macabra o terrorífica en torno a ella aunque, cierto es, que en casi todas se han registrado accidentes y tienen la huella de la muerte.

Algunas de ellas son denominadas como las carreteras de la muerte o del mundo, como, por ejemplo, la M-6 en Inglaterra donde hay una historia que pone los pelos de punta. Sucedió tras un asesinato, una mujer perdió la vida a manos de un asesino justo el día que iba a su boda, Desde entonces, en esa carretera, se aparece una mujer vestida de novia en el mismo punto kilométrico donde ocurrió el asesinato y que, obviamente, relacionan con ella.

Encuentros con la muerte

Cuál leyenda urbana se dice que se ha llegado a subir en algún vehículo de un conductor piadoso y le ha advertido de un peligro en la carretera para desaparecen instantes después.

Enel tramo entre Carlisle y Rugby también se han podido ver soldados romanos, según los testimonios de los conductores que suelen transitar esta carretera y que, de alguna forma hace honor a su nombre: la “carretera de los horrores”.

Conozco bien la carretera que da al siguiente punto que quiero que visitemos, se trata de la L-88 en Postdam, en Berlín (Alemania), es una carretera que da al sanatorio de Beelitz Heilstätten y que todo (o casi) lo que se ha escrito en castellano sobre él tiene mi autoría desde que lo descubrí hace ya 20 años.

Era un complejo de edificios que me recuerda al Sanatorio de los Muertos en Sevilla pero que, realmente, tuvo un peso muy importante en la Iª y IIª Guerra Mundial, como dato decir que allí fue ingresado Hitler cuando se salvó de la muerte en la primera de las contiendas mundiales.

Te Interesa:  Descubrimos el secreto de Spook Hill, la 'colina del fantasma'

La L-88 es un camino al que se accede a este lugar abandonado y en el que se han podido vivir todo tipo de fenómenos extraños, desde voces “del más allá” hasta presencias o sombras impresionante. Psicofonías que están en ruso o alemán y que está relacionado con el pasado del lugar.

Allí, en el año 1989, “la bestia de Beelitz” asesinó a seis personas, igualmente la muerte de una persona que practicó sadomasoquismo y de, por supuesto, todos los pacientes que perdieron la vida en sus instalaciones y hoy permanecen allí como vestigio de ese pasado con eco paranormal.

El túnel de los espectros es otro de esos lugares que resulta particularmente tenebroso y lleno de misterio. Está en Suiza, es el túnel de Belchen y une Basilea con Chiasso, allí se aparece otra dama de blanco que suele alertar de peligros inminentes para el conductor.

En España

La propia carretera que da acceso al Sanatorio de los Muertos en Sevilla es otro lugar de encuentros con lo extraño pues muchas personas que han ido a este enclave del misterio en la ciudad han podido ver como una “niña” se cruzaba delante de su vehículo. En este mismo lugar se manifiesta el fantasma de una niña llamada Clara que murió en su interior y que hoy nos recuerda que, pese a todo, aquel sigue siendo su hogar.

Entre los testigos de esta aparición tan especial se encuentran hasta agentes de la Policía Local y Nacional de Sevilla, allá donde trataban de ayudar a una niña perdida que resultó desaparecer ante sus asombrados ojos y ser el de Clara, la eterna moradora del Sanatorio de los Muertos.

Te Interesa:  Terror en la escuela del cementerio de "niños"

La carretera A-5 es la que lleva a Valparaiso en Extramadura. En el kilómetro 174 de la autovía A-5 se cuenta que se manifiesta una aparición de otra niña. Se trata de una joven que en el siglo XI regresaba en carruaje de su comunión y que murió al caer incomprensiblemente del mismo. Una manada de lobos pudo ser la causa del susto de los caballos, su padre trató de calmarlo pero al regresar a su asiento la chica no estaba, yacía muerta a unos metros del mismo.

Son muchos los conductores que dicen haberla visto en el arcén, vestida de comunión y con un rosario en la mano como aquel día en el que perdió la vida.

Túneles así encontramos, igualmente, en Japón o, en España, en el País Vasco o Cantabria.

La última carretera maldita es la N-1 donde se produjo uno de los incidentes más extraños de España cuando desapareció el niño Juan Pedro Martínez.

El camión en el que iba, junto a sus padres, iba cargado de ácido. Durante la subida al puerto registro una serie de anomalías y paradas muy extrañas. En pleno Somosierra volcó y del niño nunca más se supo siendo una de las desapariciones más enigmáticas de la Historia.

Son carreteras llenas de misterio donde puede ser testigo de lo imposible, de lo paranormal.