Experiencia paranormal en Chipiona: ‘He visto al fantasma de mi bisabuela’

El verano genera muchas horas de disfrutar de la naturaleza, de espacios abiertos y gozar de lo benigno del clima. Como consecuencia de todo ello pues se informa de cosas raras que se ven en el cielo o, como en días pasados, de restos de «chatarra espacial» que puede ser confundida, por desconocimiento, con OVNIs -y que no son tales-. Es época en la que se incrementan los encuentros con lo desconocido, con lo extraño y de eso les quiero hablar.

La historia que les quiero contar es corta pero intensa, la misma noche del avistamiento del CZ2F (satélite y cohete), una persona, amiga, de vacaciones en Chipiona, me escribía, pensé que, como otros muchos correos electrónicos, me iba a hablar de lo que se había visto en el cielo pero no, no fue así. Nacho me decía:

Una aparición aterradora

«José Manuel, perdona la hora, ¿estás por aquí?» en comunicación por Messenger de Facebook. Le comenté que si, era la 1:10 de la mañana. Entonces Nacho me comentó: «Mira, me acaba de pasar una cosa que no te vas a creer y que estoy flipando. Estoy de vacaciones todo el mes de junio en Chipiona en la casa de mis padres, la de toda la vida. Bueno, la cosa es que estábamos viendo una película en Netflix y al salir a fumar al patio he visto un resplandor en el cielo y he llamado a mi mujer, cuando ella llegó ya no había nada. La cosa es que entramos dentro para acabar de ver la película a la que le quedaban 17 minutos. Estando en el sofá los dos hemos sentido la puerta de la casa dar un portazo, la puerta de entrada y entonces se ha abierto la puerta del salón y ha entrado una señora mayor que nos ha mirado y ha dicho: «Buenas noches» y ha ido en dirección a la habitación grande. Claro, yo le he dicho, «Oiga usted, ¿quién es?» creyendo que se había colado alguien en la casa, la mujer se había metido ya en el dormitorio y es una habitación cerrada salvo por la ventana y tiene rejas. Bueno, he entrado en el dormitorio y la sorpresa es que no había nadie. Mi mujer está aterrada y por eso te lo he contado. ¿Qué puede ser?».

Te Interesa:  Las inquietantes profecías rusas y Rasputín

Mi respuesta, a fin de no asustar más, fue lacónica: «No lo sé» pero, por experiencia, se que normalmente, dentro de la parapsicología, podría tildarse de fenómeno de fantasmogénesis, de fantasma.

Pero le invité a calmarse y a tranquilizarse, a la mañana siguiente retomamos el contacto y le dije que me detallara lo vivido, cosa que hizo nuestro testigo.

El fantasma de la bisabuela

Le pregunté si aquella mujer le era conocida y me dijo que no pero que iba a preguntar a sus padres. En ese punto es cuando llega lo sorprendente pues horas después me telefoneó y me dijo:

«He hablado con mis padres y le he dicho lo que me pasó, les he preguntado si podría ser una abuela mía o algo, a las que yo no conocí. Ellos me han dicho que no pero mi madre me ha dicho que no me tengo que preocupar que ellos si saben de quién se trata y que es la bisabuela que se suele aparecer en este sitio. La casa, de hecho, era suya, y pasó a mi abuela y de mi abuela a mi madre como hija única y ahora la disfrutamos entre todos».

«¿Desde cuándo sucede esto?» y él me respondió: «Mi madre me dice que desde tiempos de mi abuela y que es normal, pero a mi es la primera vez que me pasa y la primera vez que veo algo así».

«¿Cómo era?» y Nacho respondía: «como yo te veo a ti, pero cierto es que la ropa era antigua y el peinado también, vamos que aunque no haya fotos si es verdad que mi madre me ha enseñado fotos de su madre y esta se parece a su madre que es la que se aparece, impresionante. Mi mujer dijo que no iba a irse por eso y que a ver si no se aparecía más, vamos que si no lo vivo no me lo creo» concluía.

Te Interesa:  ¿Sabes donde estaba 'la ermita de los locos' en Cádiz?

En ocasiones pasa este tipo de hechos en lugares donde ha habido un vínculo emocional o sentimental muy amplio como fue una casa familiar.