Experiencias paranormales en una casa de Cádiz tras una sesión de ouija

«No se por qué pero lo que nos pasó cada vez creo que es más extraño y que algo nos acompañó aquel día» decía mi testigo en el fragmento de una experiencia que me iba a narrar y que me dejó sin habla.

«Todo comenzó un día 30 de octubre de 2020. Aunque había restricciones por la pandemia quisimos organizar algo. Habíamos contratado un tema de miedo para el Halloween pero como todo se restringió pues no pudimos. Mis padres tienen una finquita cerca de Cádiz y como no dista mucho de la capital les dije a mis padres que iba a organizar allí una fiestecita para los amigos. Me dijeron que vale pero sin ponerlo todo patas arriba. Así que como el plan A se nos vino abajo fuimos a por el plan B que era ese» decía David Rodríguez.

Halloween y la ouija

El día 31 tomaron dos coches y 8 personas fueron a esa casa de campo. Cuando llegaron se distribuyeron en las cuatro habitaciones y para por la noche se pusieron a adornar un poco el salón donde iban a estar. «Recuerdo que nos disfrazamos con unos disfraces del chino que nos costaron baratos y echamos unas risas con las votaciones al mejor disfraz. Luego nos pusimos una película de miedo. Al acabar dijimos de hacer algo y mi novia propuso una ouija. Yo me negué por que esas cosas me dan mal rollo pero me comenzaron a decir que si «aguafiestas» y tal y accedí. Les dije que no quería que fuera muy larga que allí había fallecido mi abuelo y que no era plan» y comenzó la sesión.

Te Interesa:  Investigación paranormal en Membrillo Bajo, hechos que no se deben olvidar

«Pusimos unos papelitos en círculo con todo el abecedario y los números, participaron cinco personas, mi novia entre ellos, Fran y su novia, Miguel, Edu y Carmina. Era curioso verlo, sobre todo con las velas y tal que quedaba muy peliculero. La cosa es que comenzaron a preguntar y allí no se movía nada. Pero al poco tiempo la copa se comenzó a desplazar por la mesa y a ir dando letras. Le preguntaron quien era y dijo «Nono», que era como le decían a mi abuelo y que nadie sabía que le llamaban así. Luego que que quería y dijo que nos fuéramos, que le molestábamos. Edu se lo tomó a coña, como si alguien lo estuviera moviendo y dijo que se fuera él que a él lo habían invitado a pasar el Halloween allí y entonces se apagaron las velas y escuchamos pisadas en el pasillo. Mira, nos quedamos todos a oscuras y Miguel alumbró con el mechero. «Enciende la luz» me dijo mi novia pero la luz no iba y entonces, en el pasillo, escuchamos: «Que os vayáis», mira, nos quedamos impactadísimos» decía David.

Más hechos extraños

«Al poco la luz se encendió y fuimos al pasillo con cuidado y no había nadie. Las chicas estaban super nerviosas y, claro, a la 1 de la mañana quién se iba. Pasamos la noche allí y en la noche mi novia sintió como alguien se acercaba al dormitorio, es el principal, el de mis abuelos, y se sentaba en la cama y suspiraba. Encendió la luz y, nerviosa, me dijo que allí había alguien y que con la ouija lo habíamos molestado».

A las 7 de la mañana, tras una noche de ruidos extraños y sobresaltos «decidimos irnos a desayunar fuera y cargar antes todo en los coches y dejar cerrado aquello. Pedimos perdón todos en voz alta y cerramos la casa y hasta hoy, no he contado esto a nadie y sólo lo sabemos nosotros ocho, la experiencia fue brutal» me explicaba cariacontecido.

Te Interesa:  ¿Conoces las misteriosas momias que hay en Cádiz y su provincia?

Son hechos ocurridos en Halloween allá donde unos toman la noche por fiesta y otros juegan con fuerzas que no conocen dando origen a situaciones como la vivida por este grupo de jóvenes.