Experimentos paranormales que puedes hacer, con precaución

/¿En cuántas ocasiones no hemos visto un programa en televisión, o escuchado en radio, a investigadores que se adentraban en lugares encantados y realizaban toda una batería de pruebas para determinar si había algo paranormal o no? Sin duda alguna todos hemos visto, alguna vez, algún documental o nos han hablado de una ouija pero…¿Podemos hacerlo en casa o en un lugar determinado?

Los fenómenos paranormales llaman la atención por la extrañeza que implica y, sobre todo, por las pocas respuestas que se dan sobre alguno de ellos, en otras ocasiones determinadas prácticas suponen un riesgo para la persona y son circunstancias que deben ser manejadas con prudencia por la persona y, siempre, tener la ayuda de expertos.

Pero no todos tienen ni la paciencia ni la prudencia y deciden actuar por su cuenta como, por ejemplo, invocando espíritus o realizando una ouija… Por ello repasemos algunos de esos experimentos paranormales que podemos hacer.

La ouija no deja de ser un juego psicológico, un tablero con las letras del abecedario, los números del 0 al 9, las palabras “Sí”, “No”, “Hola” y “Adiós” y un máster que nos servirá de elemento señalizador, aunque muchos prefieren un vaso. Los participantes colocan un dedo (sin hacer presión) sobre el mismo y hacen una “llamada”; el vaso debe comenzar a moverse al cabo del tiempo e ir deletreando un mensaje relativamente coherente. Debemos saber que el 99,9% de los casos en los que se produce se debe aun movimiento ideomotriz involuntario cuando no es un bromista quién lo mueve. Lo difícil es que nadie lo mueva o se mueva sin que haya dedos sobre él.

Las psicofonías son otro experimento fácil de poder llevar a cabo pero difícil de captar. Se utiliza para ello una grabadora, en su vertiente más básica, nos aseguraremos que no hay nadie que pueda estar hablando en las cercanías y se formularán preguntas cada 3 minutos para en silencio total ir consultando. Otra opción es dejar el aparato grabando en la soledad, en silencio. Los más aventajados usan cámaras de vacío, jaulas de Faraday, micrófonos especiales y todo ello en busca de las garantías absolutas del silencio total.

Dicen que una psicofonía es la “voz de los muertos” pero la realidad es que se desconoce mucho de ese fenómeno que pueden ser voces de pasillo, en tercer plano, interferencias y más causas que lo expliquen si bien es cierto que con total garantías de silencio cero tales explicaciones no sirven para explicar lo captado.

Un juego popular en otras latitudes es del del “Baila el joker” o comodín. Se trata de una práctica en la cual se colocan unas velas blancas y rojas en torno a la carta del comodín en la baraja inglesa, se vierten dos gotas de sangre (humana) en la carta y las personas comienzan a bailar. Según dicen el comodín comenzaría a moverse y se vería una sombra en la misma estancia.

El último experimento, de los muchos que se pueden hacer, es el de medir nuestra capacidad telequinética, viene dado de la concentración de la persona en torno a un objeto y que este pueda moverse. Implica el poder mentar de la persona.