Experimentos secretos que desconoces y que pueden acabar con la Humanidad

La pandemia que asola el mundo, el Covid-19, ha hecho que muchos científicos cambien con el modelo de investigación tradicional y encaren determinados virus y bacterias, nocivas para el ser humano, de forma diferente. Lo estamos viviendo con las vacunas que aplican “tecnología” de ARN en lugar de las tradicionales y que deben ser más efectivas en la lucha contra las enfermedades.

Pero hay otras técnicas más agresivas para el estudio de las mismas que, en estos momentos, se están llevando a cabo. Se trata de crear modelos de virus que sean caso un calco del original pero sin la potencialidad letal que tiene aquel. Me explico: desde el Instituto de Virología e Inmunología de Suiza junto a investigadores de la Universidad Rockefeller, de Estados Unidos, ha “fabricado” un virus con las características del SARS-CoV-2.

La diferencia de este virus con el que está causando la pandemia es que no tiene capacidad de infección con lo que su estudio y análisis es mucho más completo y de ayuda de cara a saber más sobre el mismo.

Esta investigación ha sido publicada por la prestigiosa revista Science en la que se hace eco de los trabajos de Charles M. Rice, premio Nobel, en un comunicado de la Universidad en el que dice: “Con este sistema, los científicos podrán investigar el SARS-CoV-2 y sus variantes, probar medicamentos contra él y evaluar anticuerpos neutralizantes, todo de una manera más rápida y en entornos de bioseguridad más bajos”, y es que el paso parece realmente importante.

Los científicos dieron con la creación de replicones del virus por unidades de ARN autoreplicantes pero inofensivos, en el resto de características es gemelo al original, al virus real que provoca el Covid-19.

El virus tiene toda la información necesaria para que puede multiplicarse, replicarse, pero tiene una “tara” importante que son los datos de la producción de espículas. Sin esta información vital la efectividad se reduce y hace que sea inofensivo para el ser humano.

Según Joseph Luna, uno de los autores, se trata de una “versión sin ruedas. Tiene el motor y todas las partes que permitirían al coche moverse, pero no puede ir a ninguna parte”.

Según los expertos estos replicones se generan vía clonación de genomas del ARN viral en fragmentos que se emplean para la creación artificial del ARN, en el caso del generado se usaron plataformas especiales debido a la longitud del propio SARS-CoV-2. Se reconstruyó los genomas en partes más reducidas utilizando levadura y no un tubo de ensayo.

Te Interesa:  Misterios del bíblico Monte Sinaí

Cuando aún se está especulando con el origen del coronavirus, si es de laboratorio o natural, este tipo de avances nos indican el poder que tiene la Ciencia y, también, que no hay nadie que pueda decir que esté tipo de prácticas, en otras manos, se puedan destinar a fines destructivos y letales.

Experimentos que pueden acabar con la Humanidad

Cuando en televisión o el cine vemos una película donde aparece la corporación Umbrella, todos sabemos que se trata de biotecnología y se sustancias que convierten a las personas en zombis, esos experimentos fallidos provocan un caos total con cientos de muertes en la ficción pero, ¿puede ser real?

En Estados Unidos se financian decenas de proyectos que tienen por finalidad experimentar con virus y si uno de ellos sale mal o se descontrola las consecuencias pueden ser terribles.

Uno de esos experimentos es el que tiene por objetivo mutar el virus H5N1 que se corresponde con la gripe aviar y ver si se puede transmitir entre especies. Se prueba con hurones pero si logran una mutación que afecte a los humanos el problema está servido con un arma biológica muy potente.
Se hacen estas experiencias para lograr una vacuna que inmunice a los humanos al virus pero el riesgo biológico es muy alto y son muchas las empresas tapadera de Defensa para crear armas de este tipo que puedan ser letales para el enemigo, aunque en el caso de los virus nadie quita que tenga un efecto boomerang.

El virus de la gripe aviar es letal a los humanos con la salvedad que no es contagioso de una persona a otra (de momento). La mutación intenta que así sea, que se pueda transmitir, y de esa forma lograr el antídoto que inmunice. Parece ridículo crear un virus con esas propiedades si la propia Naturaleza no lo ha hecho pero los intereses mandan. El peligro es muy alto.

Si algo sale mal puede ocurrir una pandemia como la que vivimos -nadie quita, como mera especulación, que el Covid-19 no sea algo así-, un brote incontrolable y el drama estará en las calles de todo el mundo. Lo curioso de todo esto es que se hace con dinero de los contribuyentes que no saben siquiera en que se invierte.

Te Interesa:  El enigma de las 'piedras del primer encuentro'

Igualmente se trabaja en algo similar con el virus de la “gripe española”, incrementando su potencialidad. Se envió un equipo de recuperación biológica a Canadá a tomar muestras de un cadáver congelado que murió de la enfermedad. Las muestras se trasladaron a un laboratorio en Virginia, donde se realizan experimentos de potenciación sin que se sepa bien el fi, teóricamente es para hallar una vacuna efectiva por si se diera una pandemia con un virus similar.

Agujeros negros

Otro experimento que resulta inquietante es el de tratar de fabricar agujeros negros, esto se lleva a cabo en el Gran Colisionador de Hadrones en el CERN. La meta es lograr algo similar al “Big Bang”.

Si el experimento se descontrolara -aunque las medidas de seguridad son muy altas- las consecuencias serían imprevisibles, desde una explosión hasta dar origen a un cráter gigantesco que provocaría un caos total.

En ese sentido se hace lo propio en el Gran Colisionador de Estados Unidos para recrear un agujero negro y saber mejor como funcionan, es lo que busca el Acelerador SLAC pero a escala reducida. Los más alarmistas dicen que esto podría provocar una destrucción total para la Humanidad.

El Control mental

El experimento MK Ultra tuvo muchos partidarios en los años 70, sobre todo en la CIA. Su objetivo era el dominar la mente humana para que fueran capaces de matar y olvidar totalmente lo que había hecho. Asesinos a distancia que no recuerdan su crimen y que los harían ideales para superar interrogatorios y torturas.

El MK Ultra estuvo más de dos décadas en activo, trataba de reprogramar el cerebro de las personas y hacerlos asesinos en potencia. No se sabe si lo lograron o no pero quién lo controle tendrá un arma muy valiosa en sus manos, se dice que esas experiencias continuaron más allá del “cierre” oficial del proyecto y que un ejército de asesinos estaría esperando órdenes.

Son experimentos nocivos contra la Humanidad, en unos casos tratan de ayudar a tratar enfermedades y pandemias, en otros tienen fines oscuros de los que, quizás, jamás nos enteraremos.