Fenómenos paranormales y hechos inexplicables en el Museo Arqueológico de Jerez

Reconozco que siempre que se habla de fantasmas o de casas encantadas hay un especial interés en aquellas personas que gustan de temas de misterio. En la provincia de Cádiz hay hechos que son realmente significativos y uno de ellos lo encontramos en la localidad de Jerez.

Tendríamos que irnos a un punto tan emblemático como su Museo Arqueológico, en pleno barrio de San Mateo, allí no son pocos los que han hablado de las extrañas experiencias que se viene a suceder en su interior y que, de alguna forma, hace que el temor y la inquietud se hayan instalado en los trabajadores.

Enfrentándose a lo imposible

Es un tema que pretende pasar desapercibido, el miedo a hablar de todo ello, pero lo cierto es que las personas que han estado en su interior, de visita o trabajando, afirman haber vivido hechos que, cuando menos deben ser calificados de inexplicables.

“No es raro que en determinadas zonas las luces se enciendan o se apaguen cuando uno pasa, es como una mano inteligente que juega descaradamente contigo. En otras ocasiones se han escuchado pisadas o hay elementos que se caen o los mueven de sitio cuando tienes la certeza que era la única persona que, ene se momento estás allí” decía una persona relacionada con el edificio hace algún tiempo en una entrevista que me concedió cuando investigaba los sucesos de los jardines de El Altillo.

No es la única experiencia “una tarde, hace un tiempo, estaba dando una vuelta por la zona baja y sentí que en el pasillo había alguien, me asomé y vi una sombra, creí que era alguien y fui a ver, sentía las pisadas pero no lo veía y estuve un rato allí buscando y era como si jugara conmigo” algo que viene siendo muy frecuente en este tipo de edificios.

Te Interesa:  Descubren un nuevo petroglifo en Nazca: la figura de un gato de 37 metros

“Yo he visto aquí a una niña, con ropas de otro tiempo, paseándose por la segunda planta, caminando con calma, la llamé y desapareció, la busqué y no estaba en ningún punto del Museo, ¿donde se metió? Es imposible que saliera sin verla” decía otra persona vinculada al edificio.

Más testimonios

Pero hay otros empleados que también hablaron de este tipo de sucesos: “aquí no es infrecuente que sientas un portazo y te asomes y no haya ninguna puerta cerrada o todo lo contrario y que se te abra sola una de ellas” pero lo más inquietante es “cuando estás solo, pero solo como la una, y comienzas a escuchar pisadas o voces, eso pasa, sobre todo, en la segunda planta” refería sobre sus experiencias en el interior.

Mi querido Eduardo Arboleda ya trató este tema y hablaba de una zona donde se escuchan pasos y hay una vitrina con el casco de un guerrero griego o un dios oculado. En mi visita la localidad los testigos me hablaban de un fenómeno que se extendía por diferentes zonas del edificio en lo que se podría calificar de casa encantadas más que de fantasmogénesis, aunque para ello los parapsicólogos deberían investigar y pronunciarse allá donde es difícil que den autorización para realizar un estudio paranormal en profundidad.

Igualmente se siente la presencia de algo en los pasillos, “los vellos se erizan” y no es anormal que haya gente que salga con la cara un tanto pálida entre la incredulidad, el miedo y la sorpresa.

Dentro del Museo hay piedras y restos que tienen miles de años y que se corresponde al pasado más glorioso de la Cádiz de la Antigüedad. No se puede obviar los comentarios de personas vinculadas al edificio: “tablones que se doblan por un lado y se caen por sí solos; cubos llenos de agua que al día siguiente están vacíos; herramientas dejadas en un sitio y que aparecen en otro lugar” y “presencias de entes y todo tipo de fenómenos extraños en las dependencias y pasillos del museo arqueológico, como puertas que se abren y cierran solas, voces y risas en salas vacías, especialmente en la segunda planta” como indica Arboleda.

Te Interesa:  Encuentro con un extraño ser, con un humanoide, en Cádiz

Jerez es una ciudad donde hay muchos puntos donde se manifiesta lo imposible, hechos que van más allá de la realidad y que ponen el contrapunto a aquellos que dudan de su existencia.