Fenómenos paranormales y hechos inexplicables en el Nuevo World Trade Center tras la tragedia del 11-S

Ha pasado el 11-S y muchos han recordado la tremenda tragedia que supuso el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York, hechos que quedarán para siempre en la memoria de aquellos que tuvimos la ocasión de vivirlo en directo y cuya incredulidad estaba a la misma altura que la sorpresa.

El tiempo pasa, 20 años ya, y muchas son las dudas que plantea aquel tremendo atentado que, también, tenía sus tintes de conspiración. Las relaciones de los Bush con los Bin Laden, la permisividad de los servicios de inteligencia ante un atentado que había sido anunciado por, por ejemplo, el Mossad israelí, o los intereses en invadir Oriente Medio por parte de Estados Unidos en un acto más de control del petróleo que de buscar inexistentes armas de destrucción masivas. Pero también hubo fenómenos paranormales interesantes de analizar y de dar a conocer.

Apariciones y fantasmas

Uno de los hechos más inquietantes ocurridos en torno a la tragedia de las Torres Gemelas es el que tuvo que ver con un sargento de Policía, Frank Marra, que dijo ver a una enfermera de la Cruz Roja aparecerse en la zona del desastre, lo curioso es que su uniforme era de la Segunda Guerra Mundial, según dijo el agente de policía. Describió perfectamente el uniforme y aunque se tildó de una visión debida al estrés post traumático lo cierto es que otros testigos afirmaron haber visto a esa misma enfermera describiéndola de la misma forma.

Otro fenómeno interesante que se vivió en el World Trade Center es el de un extraño sonido; lo curioso es que tras construirse el edificio que sustituye a las Torres Gemelas, se puede escuchar un sonido inquietante, un sonido que es descrito como el de varias sirenas que tocan a la vez, varias alarmas que, de alguna forma, alertan de algo. ¿Un recuerdo de la tragedia?

Te Interesa:  El significado número 26 en lo Espiritual y la Biblia - Numerología

Otro de los enigmas que tiene el nuevo edificio del WTC es que entre los pisos 93 y 99, a media noche o a las 3 de la madrugada, se puede sentir un avión muy cerca, como si fuera a colisionar con la torre nueva e, incluso, hay personas que han formado haber visto a un avión chocar con el edificio reviviendo todo el horror de aquel 11-S de hace 20 años.

Pero regresando al lugar de la tragedia, a aquel fatídico día, se contó, por parte de muchos testigos, de la visión quimérica de unas extrañas sombras, transparentes, que flotaban sobre el lugar e iban de una lado a otro de los escombros.

Hay vídeos donde se pueden ver las presencias aunque los equipos de rescate estuvieran en la zona y no se percataran de la presencia de estos mientras sacaban a supervivientes y cuerpos de la misma.

El tercer hombre

Así se llama a una sombra que el día de la tragedia parecía estar entre las plantas más afectadas del edificio. Hubo personas que, desorientadas, trataban de buscar la salida y salvar la vida. No podían ubicarse y una sombra, una silueta, los llamaba con la mano y les ponía en el camino correcto.

Aunque se trató de identificar a esta persona, que salvó un buen número de vidas, nunca se logró saber de quién se trataba. Se habla de un fenómeno paranormal pues también se describe en la segunda torre y, como es evidente, en dos lugares a la vez no podía estar a no ser que fuera un fenómeno inexplicable.

Otro fenómeno, más entrocado en la pareidolia que en lo paranormal es el de las “caras” de humo que se formaban cuando el incendio consumía las plantas y que hubo quien los llamó como “el rostro de la muerte”.

Te Interesa:  Ascensores malditos: misterioso y macabro descubrimiento

Tras 20 años aun no se ha podido borrar el recuerdo y el dolor de esa tragedia, es bueno recordar para evitar -si se puede- que vuelva a ocurrir.

Murieron 2.753 personas en el atentado, bomberos, médicos, trabajadores, policías. Fue el día que cambió el mundo, el día que fuimos un poco menos libres y que, como hemos podido comprobar, también hubo apariciones fantasmales, fenómenos paranormales y hechos inexplicables que se extienden hasta nuestros días.