Inquietante, y extraña experiencia, en la playa de Regla, en Chipiona

El verano es un tiempo en el que muchos son los que se acercan a la playa máxime si se vive en una localidad costera, también es tiempo de ocio, de sol…y de misterio.

Uno de esos enigmas surge en el mar y en nuestro litoral, en Cádiz. Fuera de estado de alarma, disfrutando de una jornada de playa se encontraba nuestro testigo, Ignacio Moreno, que iba a vivir una experiencia que jamas olvidaría.

En su contacto, para narrar su particular experiencia, decía: “estaba en la playa echando el día con mi chiquillo y mi mujer, era el primer baño de la temporada y me llevé un flotador grande, nos subimos y nos alejamos no mucho de la playa de Reglaestamos en Chipiona-, entonces fue cuando mi mujer me dijo “Nacho, algo me ha tocado la pierna” y le dije que sería un pescadito, pero ella me dijo que no, que era una manos, que había sentido perfectamente los dedos. Le dije que habría sido una sensación suya. Me pidió que nos acercáramos a la playa por llevar, más que nada, al niño que tiene 6 años y le daba miedo” explicaba.

Nuestro testigo añadía: “no es que desconfiara a mi mujer pero le miré la zona donde había sentido ese roce, pensé que igual había sido un aguaviva (medusa) y, efectivamente, tenía una mano grabada, pero una mano humana… Entonces me dio miedo y comenzamos a patalear a la orilla, pero mira, algo comenzó a tirarnos para dentro, y nos alejábamos, ella se puso muy nerviosa y bajo nosotros vimos, perfectamente, una luz que giraba alrededor nuestra… Ahí entramos en pánico y, a Dios gracias, un golpe de mar nos dejo muy cerca de la orilla y la ganamos” contaba cariacontecido.

Un matrimonio que estaba allí se percató de nuestros problemas y nos ayudó, le echó agua fría en la pierna a mi mujer pero te juro por Dios que no sé ni que era aquella luz ni como pudo hacer “algo” esa marca en la pierna de Eva, se le quitó en un par de minutos pero era palpable, pasamos un mal rato y quería contarte lo que nos pasó para ver si tenías alguna explicación” concluía.

Obviamente no dispongo de respuestas, la opción de la medusa es posible pero a la luz que giró en torno a ellos carezco de un razonamiento que sea convincente y que por ello se deba encuadrar en un fenómeno que es el de los llamados OSNIs a falta de una mejor respuesta.