Inquietud en el mundo ante los misteriosos sonidos “Seneca Guns”

El enigmático sonido del “HUM” se está escuchando en todo el mundo en estas últimas fechas. Desde que surgiera allá por el siglo XX en Nuevo México (Estados Unidos) y, con anterioridad surgió otros inquietante fenómeno en la costa de Carolina del Norte siendo muchas las localidades que han informado, a través de los testigos, de este misterioso sonido. Se llaman como el “Sonido del Taos” o los “Seneca Guns” aunque el primero son más chirriantes, los segundo son más como disparos de armas o artillería a los cuales no se les encuentra explicación ninguna

En estas últimas semanas los geólogos de la Universidad de Carolina del Norte han comparado datos sísmicos de la zona con todos los “reportes” de los medios de comunicación y testimonios encontrando que hay una mayor carencia de lo que se creía como se ha puesto de manifiesto en la reunión anual de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU).

Se trata de un fenómeno mundial que proviene del lago Seneca en el estado de Nueva York (Estados Unidos) cuando ocurrió, por primera vez, en 1850 según describía el escritor James Fenimore Cooper en el relato/cuento “The Lake Gun” donde decía: “un sonido parecido a la explosión de una pesada pieza de artillería, que no puede explicarse por ninguna de las leyes conocidas de la naturaleza” siendo como extrañas explosiones de varios segundos de duración.

Se acepta, sobre ellos que pueden ser desde fuertes tormentas a “ecos” de terremotos, explosiones en canteras, vuelos de aviones a la velocidad del sonido o ejercicios militares entre otras explicaciones. Pero en el confinamiento el número de testimonios aumentó exponencialmente el número de personas que dijo escuchar estos fenómenos que pasaron a ser bautizados también como “cielomotos” “terremotos en el cielo”.

Respuestas de la Ciencia

Los “cielomotos” o “Seneca Guns” han sido comparados con la información recopilada por EarthScope Transportable Array, una red de 400 sensores atmosféricos y sismógrafos que diferentes puntos de Estados Unidos. Ante esto Eli Bird, estudiante de ciencias geológicas en la Universidad de Carolina del Norte, decía: “Queríamos revisar artículos de noticias locales, crear un catálogo de instancias de Seneca Guns y luego tratar de verificarlos con datos sismo-acústicos reales”.

“En general, pensamos que se trata de un fenómeno atmosférico; no creemos que provenga de la actividad sísmica, sino más bien que se propaga a través de la atmósfera en vez de por el interior de la tierra” decía Bird que añadió que  hay hipótesis que apuntan a rocas espaciales que viajan tan rápido que al caer en la atmósfera de la Tierra hacen explosión. Igualmente podría suceder en el océano: “Las condiciones atmosféricas podrían ser tales que se amplifique en una dirección particular, o que afecte principalmente a esta área localizada” siendo la más convincente para los expertos que estudian con atención lo que es este fenómeno tan intrigante e impactante que ha hecho que muchas personas sientan inquietud y temor ante los mismos por el desconocimiento que provoca y el alto grado de extrañeza que implica.

Pese a que no se sabe el origen, la naturaleza del mismo, cierto es que son muchos los que creen que podría estar originado en las placas tectónicas de la Tierra o en los océanos, o en ambas a la vez, desechando todo lo que son hipótesis paranormales que hablen de extraterrestres u otros argumentos chocantes y más dados entre la ciencia ficción que de la realidad. Lo cierto es que los “Seneca Guns” son, sin dudas, lo suficientemente misteriosos como para plantear todo tipo de preguntas siendo algo tangible y real: el sonido que provoca como si fueran disparos de artillería o cañonazos.