Inquietud mundial por el inminente impacto sobre la Tierra del cohete chino descontrolado Long March 5B

Una nueva amenaza se cierne sobre el planeta Tierra, en este caso es un inmenso cohete chino que está fuera de control y reentrará en la atmósfera de la Tierra este fin de semana sin saber, a ciencia cierta, donde caerá.

NASA ha tratado de estar importancia a la situación afirmando que hay muchas probabilidades que caiga en un punto indeterminado del océano Pacífico, a su vez Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, decía que: “Este no es el fin de los días” en la misma línea que la agencia estadounidense.

El cohete Long March 5B pesa 20 toneladas y tiene unas dimensiones de casi 30 metros, se cree que muchas partes del mismo entrarán en ignición al entrar en la atmósfera de la Tierra antes de tener la oportunidad de impactar en la superficie. Otras partes no lo harán y son con las que hay que tener especial cuidado al poder impactar en zonas pobladas.

La situación recuerda mucho a lo sucedido con la estación espacial Skylab de la NASA en 1979 cuando cayó a la Tierra y sembró de inquietud al mundo ante la indeterminación del lugar de impacto, igualmente con otra sección del cohete Skylab en 1975 y la estación espacial Salyut 7 de la Unión Soviética en 1991.

La situación no es deseada y se cuida el control de todos los ingenios que se lanzan al espacio en este caso el problema es el descontrol del mismo. Jonathan McDowell decía: “Se han establecido normas. No hay una ley o regla internacional, nada específico, pero la práctica de países de todo el mundo ha sido: ‘Sí, para los cohetes más grandes, no dejemos nuestra basura en órbita de esta manera’”.

Te Interesa:  Las otras maldiciones de Egipto

Así el cohete reingresará en la atmósfera y “deja estas grandes secciones en órbita baja. Realmente no es la mejor práctica en comparación con lo que hacen otras agencias espaciales. Hacen todo lo posible para evitar hacer esto”.

Con respecto a la basura espacial decía: “Hace apenas unos años, teníamos alrededor de mil satélites en funcionamiento en órbita, y ahora tenemos más de 4.000. Hablamos de la era espacial y pensamos en la década de 1960, pero ahora realmente comienza la era espacial”.

Reentrada del Long March 5B

El cohete chino Long March 5B reingresará a atmósfera de la Tierra “alrededor del 8 de mayo”, según informó Mike Howard, del Departamento de Defensa de Estados Unidos a la vez que afirmaba que se está tratando de determinar el “punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra”. El 18° Escuadrón de Control Espacial irá informando de su posición a través de la web Space Track.

“Esperamos que vuelva a entrar en algún momento entre el 8 y el 10 de mayo. Y en ese período de dos días, dará la vuelta al mundo 30 veces. El objeto está viajando como a 18.000 millas por hora. Y por eso, si estás una hora atrás para adivinar cuándo bajará, estás a 18.000 millas de distancia para decir dónde será”. Las previsiones es que caerá en el océano ya que ocupa la mayor parte de la superficie de la Tierra.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, hablaba de pedir a China una indemnización en caso de daños causados por el cohete: “No estamos en este punto, ciertamente estamos rastreando su ubicación a través del Comando Espacial de EE.UU. y, con suerte, ese no es el resultado en el que estamos trabajando. Primero, permítanme decir que el Comando Espacial de EE.UU. está al tanto y rastrea la ubicación del Long March 5B chino en el espacio, y obviamente, el Comando Espacial tendría más detalles sobre ese rastreo y cualquier detalle adicional. Está comprometido a abordar los riesgos de la creciente congestión debido a los desechos espaciales y la creciente actividad en el espacio, y queremos trabajar con la comunidad internacional para promover el liderazgo y los comportamientos espaciales responsables”.

Te Interesa:  Operación Félix y el intento hispano-nazi de invadir Gibraltar

Igualmente desde el Departamento de Defensa se dijo que no se está considerando una opción de ataque cinético para desintegrar el cohete. El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, afirmó que el Comando Espacial está rastreando el cohete y que es “demasiado pronto para explorar opciones sobre qué se puede hacer al respecto, si es que se puede hacer algo, hasta que tengamos una mejor idea de dónde caerá”.

Llamada a la calma

McDowell, para calmar preocupaciones, concluyó: “El riesgo de que se produzca algún daño o de que impacte a alguien es bastante pequeño, no despreciable, podría suceder, pero el riesgo de que te impacte es increíblemente pequeño. Por lo tanto, no perdería ni un segundo de sueño por esto sobre una base de amenaza personal. Hay cosas mucho más importantes de las que preocuparse”.