La leyenda y simbolismo de ‘La Bella Escondida’, la hermosa torre de Cádiz

/Cádiz, la ciudad trimilenaria, está repleta de leyendas, de historias heterodoxas qué, más allá de la imaginación, forman parte del acervo cultural de la ciudad. Leyendas que nos llevan a conocer a piratas, marinos mercantes, jóvenes enamoradas, viejos fantasmas, eternos recuerdos y hasta edificios con su propia memoria popular.

Función

Uno de esos edificios con Historia es la denominada como “Bella Escondida” y que ya, por el nombre, nos evoca a una bella joven oculta en algún punto de la ciudad con más miedos que esperanza… Y razón no falta si pensamos así. Sin embargo la “Bella Escondida” se trata de una torre mirador, una de las más hermosas torres de Andalucía que tiene una curiosa planta octogonal y no es visible desde la calle sino que sólo se puede apreciar su indudable belleza desde otras azoteas.

La “Bella Escondida” fue construida en el siglo XVIII con un objetivo muy concreto: vigilar los barcos y sus cargamentos que arribaban al puerto de Cádiz.

Simbolismo del 8

De la veintena de torres de Cádiz sólo esta, en la calle José del Toro nº.13, tiene planta octogonal y eso también encierra un simbolismo. La torres de ocho caras simbolizan la justicia, la equidad y el equilibrio, además es posible dividirla en 4 + 4, 2 + 2 y 1 + 1. El ocho tenía, en tiempos remotos el valor de la Resurrección así en muchas pilas bautismales se puede apreciar su forma octogonal, recordando la simbólica vida eterna que se obtiene con el bautismo. El 8 tiene más secreto pues es el comienzo de una nueva etapa expansiva en el mundo terrenal, toda vez que se ha tenido acceso a lo trascendente; en los viejos legajos de simbolismo y numerología se dice que el ocho es “la resurrección proviene de la lucha, de la muerte al mundo de los deseos, de la liberación de la rueda de la existencia y del sufrimiento. Esto está expresado en el Budismo a través del Óctuple Sendero, y en el Sufismo por el símbolo del Octógono”.

La geometría octogonal en los edificios era muy recurrente para la construcción de baptisterios, fuentes, pozos de claustros en iglesias y monasterios o edificios civiles. El 8 aúna la combinación de la cruz y el cuadrado da la estabilidad en la vida material. Además el 8 representa la figura intermedia entre el cuadrado (orden terrestre) y el circulo (orden celeste), es la regeneración y el paso de lo que es contingente a lo que es eterno.

La leyenda

Pero la leyenda de este edificio es mucho más evocadora y romántica que su pragmática función pues se cuenta que, realmente, fue construida por una circunstancia familia muy especial: la hijo de un hacendado de Cádiz ingresó en un convento y éste la mandó edificar para que pudiera contemplarla desde su clausura en la calle Feduchy. El hombre quiso que tuviera un aspecto barroco y vistosos colores para que la chica pudiera identificarla sin ningún género de dudas; cuando se sintiera sola en el convento sólo tendría que subir a la azotea y contemplar el mudo edificio, la torre, testigo del cariño, del amor, de un padre a una hija; y así es como se forja la leyenda de la torre, de “La Bella Escondida”.