La macabra ‘Mano de Gloria’ y su leyenda negra

Es un elemento que pocos querrían ver en su casa, nada menos que una mano momificada de una persona en cuyos apéndices se suele colocar unas velas. Es lo que se llama “Mano de Gloria” y su empleo no deja de llamar la atención.

La macabra “Mano de Gloria” se empleaba como talismán y, normalmente, pertenecía a un reo que había sido ejecutado. Su efecto era sobre las personas, una suerte de amuleto que protegía y hechizada teniendo mayor poder cuanto mayor era el crimen de la persona a la que perteneció.

Hoy día existen algunas de ellas en museos de lo extraño y su preparación no era sencilla pues se precisaban de una serie de preparativos para tener una “Mano de Gloria”. Lo primero era drenar la sangre de la mano, se encurtía en sal y orina, se ahumaba y se colgaba de un roble durante tres noches en un cruce de caminos, posteriormente se colgaba de la puerta de una iglesia durante una noche.

El segundo toque macabro lo ponían las velas pues estaban elaboradas a partir de la propia grasa del cuerpo del ejecutado o del dedo de un niño muerto al nacer- en este caso sólo siendo una vela-.

La mano era utilizada, principalmente, por malhechores y ladrones que se sentían protegidos con ella al entrar en las casas a robar y se iluminaban. Estando dentro de lugar se pronunciaba: “Que aquellos que duermen caigan en sueño profundo, que aquellos que están despiertos mantengan su vigilia. Oh Mano de la Gloria, brilla con tu luz, guíanos a nuestro botín esta noche”. Y la mano desplegaba todo su arsenal mágico.

Te Interesa:  Aery Yormany: llega un nuevo 'viajero en el tiempo' para avisar de "peligros inminentes para la Tierra"

La leyenda de este tipo de objetos macabros cuenta que el misterioso John Dee, al servicio de la reina de Inglaterra, tenía la “Mano de Gloria” más poderosa, llamada “Sigilum Emeth”.

En la Inglaterra del siglo XVI tuvo mucha “popularidad”, las llamadas “Hand of Glory” se presentaban como una mano seca, casi deshidratada, momificadas. Normalmente era de un ahorcado siguiendo la tradición reflejada anteriormente y lo normal es que fuera la mano izquierda del mismo, la denominada como “siniestra” o la mano con la que, presuntamente, habría “cometió el acto”.

Potenciador mágico de la “Mano de Gloria”

Si la “Mano de Gloria” se combinaba con esa vela hecha de grasa del cadáver, preferiblemente del mismo malhechor ahorcado, redoblaba su poder de forma que podría paralizar a las personas, dejarlos totalmente inmóviles.

La vela que de hacía con la grasa de un malhechor  que había sido encendida y colocada en la mano “Mano de Gloria” sólo se podía apagar con leche, también había mechas realizadas con el cabello del ahorcado y que sería un potenciador del elemento mágico.

La Mano de Gloria podía tener la capacidad de desbloquear cualquier puerta que se cruzara.

Para hacer este elemento se tenía el manual del “Petit Albert Secrets merveilleux de la magie naturelle et cabalistique du petit Albert” y en el Compendium Maleficarum. Del siglo XVIII se tienen documentos que hablan de como hacer una “Mano de Gloria” y las frases “hechizantes” de esa época para darle mayor poder mágico, si se creía en ello, claro.

Del conocimiento del etimólogo Walter Skeat se pone de manifiesto los poderes místicos a la mano de un muerto y la relación con el término francés “main de gloire” como una especie de corrupción del término mandragore, que sería la planta de la mandrágora, con una clara relación a la magia. Skeat decía: “La asociación de la mano de la gloria con la mandrágora está asegurada por la declaración de Cockayne’s Leechdoms de que la mandrágora “brilla de noche como una lámpara”.

Te Interesa:  Historia secreta: ¿Qué ocurrió realmente en Salem y sus 'brujas'?

 

*Imagen: La Otra Historia.