La Policía requisa tibias humanas empleadas en rituales y pociones de santería

Son muchas las influencias que se tienen en las religiones de otros cultos y ritos, sin embargo en estos últimos años está siendo especialmente destacado el peso que tiene la Santería dentro de nuestro país y el abundante número de seguidores que tiene, en muchos casos al ser emigrantes con destino España y que traen tales creencias.

La Santería es el “culto a los santos” y su origen se ubica siempre en Cuba, tiene sus equivalentes en otra otros cultos como la umbanda y la kimbanda en Brasil, los ritos de shagó en Trinidad o el vudú en Haití, es decir: es el sincretismo religioso de aquellos que llegaron a nuevas tierras (Caribe o Latinoamérica), muchos de ellos en la época de la esclavitud, y fusionaron sus creencias con otras tales como el cristianismo.

Es un tipo de culto de religión afroamericana y se origina con la fusión de las creencias yoruba de África y el catolicismo siendo practicada en Cuba por los esclavos que venían del continente y que se extendió por todas las colonias y zonas de influencia tales como otros puntos del Caribe, Puerto Rico, República Dominicana, parte de México, Colombia o Venezuela.

Se la denomina como la religión de los orichas con un dios reconocible como Olodumare y más de 400 otras deidades y orishas aunque son 16 los que se imponen tales como Yamayá, Changó, Eleguá u Ochún.

Este tipo de práctica puede ser utilizada, según sus “santeros”, para el bien o para el mal, en función de la intención que tengan los rituales que se realicen aunque la idea de la que parten siempre es la de hacer el bien. El santero se comunica con los orishas mediante ritos, rezos o un estado inducido de conciencia alterada. Se hacen ofrendas que, en muchas ocasiones, implica el sacrificio de animales, a mayor sea el animal mayor será la petición o más compleja llegando, en ocasiones, a emplear elementos humanos, aunque eso son prácticas extremas.

Te Interesa:  Inquietud en el mundo ante los misteriosos sonidos "Seneca Guns"

¿Se practica en España?

La respuesta a esa pregunta sería afirmativa pues es una religión que llega allá donde hay personas que la profesen. El último ejemplo de ello lo tenemos en Madrid donde la Policía Municipal de la capital ha localizado y requisado elementos humanos que pudieran haber sido utilizados en este tipo de práctica. Dichos elementos son cuatro tibias humanas y restos de animales exóticos usados con fines de Santería.

Han sido requisados en el distrito de Usera donde se estarían utilizando para hacer pócimas y ungüentos con diferente finalidad, según indica el portavoz de la Policía Local de Madrid.

Ha sido una intervención llevada a cado en la calle Amor Hermoso cuando agentes de la Oficina de Atención al Ciudadano de Latina y Usera actuaron tras una denuncia ciudadana.

Sustancias muy peligrosas para la salud

En el local encontraron cosméticos que no se podían comercializar así como otros de contenido sospechoso, igualmente restos de animales y plantan (muertos) que se encontraban dentro del catálogo CITES de protección, con prohibición de comprar o vender los mismos. Se hallaron caparazones de tortugas galápagos, conchas marinas y semillas de Abrus Precatorius.

El Abrus Precatorius contiene una toxina mortal para el ser humano si se ingiere a partir de 3 microgramos en sangre.

Igualmente había cuernos ovinos y destacaban cuatro huesos largos que podrían ser humanos y que se correspondían con tibias de cuatro personas diferentes. Estos huesos fueron remitidos a la Facultad de Medicina para un informe técnico pericial. En una primera inspección ocular, los policías pudieron determinar que los restos humanos eran “huesos largos con cavidad glenoidea, tubo interior y maléolo medial”.

Te Interesa:  La presunta posesión 'demoniaca' del polémico ex-obispo de Solsona, Xavier Novell

Se recogieron muestras aleatorias de los 1.476 cosméticos requisados y pócimas que hacían y que vendían sin ningún tipo de control y con contenido, presuntamente, de dichas sustancias.

Todo ello se pasó informe al Ministerio de Hacienda por si algún elemento es fruto del contrabando y a la Policía Nacional y la Comunidad de Madrid para la revisión de la normativa; las semillas se remitieron a la Oficina Municipal de Consumo a fin de realizar un estudio.

Todas estas muestras, plantas, elementos animales o vegetales así como humanos eran empleados en ritos de santería y cuyo “trabajo” podía tener diferente valor y objetivo.

No es el caso de Madrid una excepción pues en la localidad sevillana de Cantillana aparecieron -abril 2021- una cantidad de animales muertos con claro culto Regla de Ocha-Ifá o Santería que habían sido depositados a la orilla del río, ceremonia en la que se mataron a estos animales y que iban “adornados” -el ritual- con toda la parafernalia relacionada con los mismos.