El gran tesoro de Egipto: la tumba de Nefertiti, ¿descubierta al fin?

Tiene la consideración de ser uno de los más grandes tesoros arqueológicos por descubrir, se trata de la tumba de la reina Nefertiti que, ahora, se estaría cerca de descubrir según las declaraciones del polémico arqueólogo Nicholas Reeves, del Departamento de Antigüedades Egipcias del Museo Británico.

La tumba de Tutankamón y Nefertiti

Según Reeves en la tumba de Tutankamón habría una cámara oculta adyacente, según su teoría habría unos jeroglíficos que indicaban que Tutankamón fue enterrado por su sucesor, Ay, y en esos jeroglíficos pintados estaba Tutankamón enterrando a Nefertiti, esposa del faraón hereje Akhenaton.

Reeves declaraba al periódico británico The Guardian lo siguiente: «Ahora puedo mostrar que, debajo de los jeroglíficos de Ay, hay otros del propio Tutankamón, lo que demuestra que esa escena originalmente mostraba a Tutankamón enterrando a su predecesor, Nefertiti. No habrías tenido esa decoración en la tumba de Tutankamón”.

Además sugería que «una inspección minuciosa de los jeroglíficos de Ay revela rastros claros y subyacentes de un nombre anterior: el de Tutankamón. En su versión original, esta escena mostraba a Tutankamón realizando el ritual funerario del propietario original de la tumba, su predecesor inmediato… Nefertiti”.

En palabras del propio Reeves: “los perfiles faciales de la figura: la nariz chata y la barbilla regordeta de Ay. Precisamente, el contorno facial estandarizado adoptado para las representaciones oficiales de Tutankamón desde el principio de su realeza. El rostro de la momia porta los rasgos indiscutibles de Nefertiti. Demostrablemente, la escena había comenzado su vida como un registro de Tutankamón oficiando en el entierro de su predecesor”.

Te Interesa:  Alan Davis, el Ingeniero de la NASA que dijo ver las ruinas de la Luna

La muerte prematura del faraón Tut, en el año 1324 a.C.

En opinión de Reeves la muerte prematura del faraón Tut, en el año 1324 a.C., con sólo 19 años, fue la causa por la que se le enterró de forma precipitada y sin que hubiera una tumba diga de un personaje de su relevancia, por ello se reutilizó una de la zona.

Reeves indicaba que la sección exterior de la tumba de Tutankamón es “mucho más grande preparada y aún ocupada por Nefertiti”.

Fue en el año 2015 cuando el arqueólogo argumentó que las imágenes en alta resolución de la tumba enseñaban lo que eran líneas bajo la superficie de la pared y la capa de yeso que tenía, con sus pinturas, y que sugería una posible entrada no explorada. Otros expertos indicaron que no eran concluyentes, en opinión de Reeves es muy fácil descartar esto como pura fantasía”, descubrió “que la decoración de la pared en la cámara funeraria había sido cambiada”. “Siempre nos ha desconcertado la tumba de Tutankamón por su forma extraña. Es muy pequeña y no es lo que esperaríamos de un rey”.

“Tutankamón, lejos de haber sido enterrado en la tumba ampliada y en desuso por parte de un particular, parece más como si él hubiera sido un mero intruso dentro de la sección externa de una tumba real significativamente más grande… Este puede parecer un estado inusual de los asuntos pero, de hecho, el emplazamiento está lejos de ser el único” decía para finalizar.