Los fantasmas de la batalla de Gettysburg

Fue una de las batallas más sangrientas y con más bajas de toda la Guerra Civil norteamericana, una guerra cainita que enfrentó a los estados del Norte contra los del Sur.

El campo de batalla fueron las afueras de una localidad de Pennsylvania llamada Gettysburg, allí cayeron más de 50.000 soldados y sus espectros, hoy día, deambulan en aquel mismo escenario como queriendo continuar una guerra que hace más de un siglo que concluyó.

En Gettysburg fue donde se cimentó la victoria del Norte contra el Sur, una batalla decisiva que había que ganar costara lo que costara… Allí la Unión logró imponer la línea a seguir para acabar con una guerra que estaba resultado demasiado costosa (en vidas, economía,…) a una futura nación rota.

Actualmente en Gettysburg son muchos los testimonios que encontramos de apariciones, apariciones que son denominadas como los “fantasmas de Gettysburg”.

Los espíritus de los caídos vagan eternamente por el sitio donde murieron. Un lugar que tuvo su momento más trágico entre el 1 al 3 de Julio de 1863, al mando de la Unión se encontraba el general George G. Meade; en el bando Confederado el mando lo ostentaba una leyenda militar: Robert E. Lee.

La batalla se produjo en las inmediaciones del centro educacional Gettysburg College, el Pensylvania College, que sirvió como hospital de campaña para alojar a los heridos y moribundos que iba dejado tras de sí la cruel batalla.

Es precisamente en la zona del Pensylvania College donde, en la actualidad, encontramos todo el escenario de las impresionantes apariciones que narran los testigos, hasta tal punto que hablan de aquel lugar como de embrujado.

Hablan los testigos de lo paranormal

Uno de los testigos de todos estos acontecimientos decía: “Era de noche y salía de la biblioteca, de repente sentí como disparos, pero muy fuertes, como si estuvieran allí cerca. Entonces fue cuando vi a un grupo de soldados que se acercaban hacia donde yo estaba. Lucían uniforme gris y era como si fueran en retirada. Era muy real, tuve que hacer un esfuerzo para comprender todo lo que estaba sucediendo. Avance un poco con el temor a que se estuviera grabando una película y estropeara la misma pero cuando avancé unos metros todo desapareció. Lo conté a un profesor de Historia y me dijo, para mi sorpresa, que se trataban de los viejos soldados fantasmas de la batalla que allí se libró y que, en muchas ocasiones se les puede ver en un último acto desesperado por evitar ser aniquilados. La experiencia fue tremenda”.

Uno de estos lugares es Pensylvania Hall, utilizado por los confederados y al que se le dio un uso de hospital y puesto de vigilancia. Es en este punto donde también se producen fenómenos en los que se escuchan gritos lastimeros, quejidos y el ahogado dolor que muchos sentían por sus heridas. Hoy se califican de EVP o psicofonías y son, para muchos, el recuerdo sonoro de aquella terrible batalla que aquí se libró hace casi dos siglos.

En el edificio se han visto soldados uniformados como los sueños del general Lee que muestran heridas y caminan desorientados, traslúcidos, mortecinos sin saberlo… Hablan de oficiales, de soldados en tareas de vigilancia, de mensajeros… Como si la batalla aún se estuviera librando.

También se han visto extrañas formas de luz en aquel escenario e incluso a soldados que parecen hoy día estar luchando aún atrincherados. Se han realizado incontables investigaciones en uno de los lugares más encantados de los Estados Unidos pero no son concluyentes los mismos.

Hoy día si se quiere acceder a un trozo de Historia viva de los Estados Unidos ese es el archivo histórico de Gettysburg, la historia espectral sólo basta con asomarnos al exterior.