Los fantasmas del Centro Cultural Reina Sofía de Cádiz

Reconozco que pasear por Cádiz es descubrir mil y un rincones con una Historia apasionante, pero recorrer sus calles con ánimo de investigación y buscar lo paranormal se puede tornar una aventura realmente sorprendente por los muchos edificios que guardan en su interior secretos del otro lado.

El edificio donde me detengo hoy es el antiguo Gobierno Militar, hoy Centro Cultural Municipal Reina Sofía, en el Paseo Carlos III. Un sobrio edificio del siglo XVIII, construido entre 1758 y 1759 llamado a ser viviendas de los militares.

Pero en su interior hay algo más que una etapa histórica de España y de Cádiz, Javier Fornell indica que “se hacen bromas sobre un militar que parece que vio alguien en la azotea y donde, obviamente, no podía haber nada. La persona que lo vio es bastante seria, así que, bueno, algo puede haber aunque él nunca lo ha vuelto a contar y ocurrió antes de que yo llegara al centro”, en el espacio web Catandur.

Hay más testimonios que relatan la presunta presencia en el edificio, incluso de haber escuchado ruido de baile en el salón: “He oído pasos con ritmo en horas en las que no hay nadie y, aunque hubiera, no se armaría tanto jaleo. También he oído cómo arrastraban muebles y parece que esto lo han oído otros muchos. Los bailes siempre los he oído por la tarde, a eso de las ocho”.

En otras ocasiones se han escuchado como las puertas se abren o se cierran solas, aparecen las luces encendidas o como un llamador de unos 20 centímetros llamaba solo…

Te Interesa:  Los fantasmas de la Casa Blanca

Paco López Chaparro, vigilante de seguridad, relataba: “un domingo pro la tarde estaba dando una ronda por la primera planta, en concreto por las dependencias de la academia hispanoamericana, y oí unos pasos que resonaban en el techo que da a una exposición de Juan Luis Vasallo en la segunda planta. Eran pasos pesados, como de alguien que llevara unas botas y, a cada paso, se oía también como si arrastrara algo pesado. Me vino a la mente alguien que arrastrara un baúl o algo parecido. Por descontado, en la segunda planta no había nadie”. En otras ocasiones ha llegado a sentir como susurraban su nombre, un claro ejemplo de parafonía. Igualmente se sienten presencias o estar incómodamente acompañado por algo que se siente y que no se puede ver.

No es sencillo dar con la clave del fantasma que mora por los eternos pasillos del Centro Cultural Municipal Reina Sofía, el rumor dice que allí se habría suicidado un joven soldado, pero no hay cuartel en España ni edificio militar que no contenga una leyenda similar, siendo difícil separar la realidad de la ficción.