Los siete peligros de una erupción volcánica

Miramos con preocupación todo lo que está sucediendo en la isla de La Palma con la erupción del volcán Cumbre Vieja que ya está arrasando todo cuanto pilla a su paso esos ríos de lava a altísima temperatura.

Desde el pasado domingo se ha abierto un buen número de escenarios donde se puede ir de uno más liviano a otro más destructivo en lo que es, en cualquiera de los casos, un peligro real para la población.

Desde el IGN (Instituto Geográfico Nacional) se advierte de los peligros principales que puede tener una erupción volcánica y que son muy diferentes y van desde las coladas de lava, caída de cenizas, flujos piroclásticos, emanaciones de gases, lahares, deslizamientos de ladera hasta los tsunamis, algo que sería fatal para muchos puntos del planeta y que tendría muchas víctimas.

Se tiene en la cabeza aún la tragedia del volcán Teneguía, en 1971, cuando murieron dos personas -un fotógrafo y un vecino- al inhalar gases tóxicos que acabaron con su vida.

Peligros de la erupción de un volcán

Desde el IGN se apunta a los diferentes peligros siendo:

Las coladas de lava

“Si el magma es emitido a la superficie como un líquido, la erupción se denomina efusiva y su principal peligro volcánico asociado son las coladas de lava. El camino que seguirá una colada de lava y su velocidad dependen fundamentalmente de la topografía, de las propiedades físicas de la lava (especialmente de la viscosidad) y del ritmo de emisión”.

La lava permite conocer cuánto puede durar una erupción o estimar los m3 de lava expulsada. Suele tener grandes dimensiones y poco espesor o ser más viscosas y de mayor altura son que son más lentas y, en cualquiera de los casos, son peligrosas.

Te Interesa:  El enigma de los orificios de bala en la prehistoria

Cenizas

“Los fragmentos más grandes siguen trayectorias balísticas desde el centro de emisión, denominándose bombas volcánicas. Generalmente su alcance se limita a unos pocos kilómetros del centro de emisión. El resto de las partículas son arrastradas hacia arriba por los gases volcánicos generando una pluma volcánica. Puede alcanzar alturas de varias decenas de kilómetros. Las cenizas pueden cubrir áreas enormes, de miles de kilómetros cuadrados, generando depósitos de espesores desde centímetros hasta metros, dependiendo de la distancia al centro de emisión”. No debe echarse agua para retirarla.

Los flujos piroclásticos

“Son una mezcla de gases y partículas sólidas a muy alta temperatura (hasta unos 700ºC) que se desplazan a grandes velocidades (hasta unos 550 km/h) denominados coladas piroclásticas” indica el IGN.

Los gases

Sobre los gases desde el Instituto Geográfico Nacional se indica: “Los gases pueden escaparse por pequeñas fracturas o fisuras del edificio volcánico y alrededores, de forma más o menos continua, dando lugar a lo que se denomina como fumarolas. Algunos gases como el dióxido de carbono pueden escapar por difusión a través del suelo en extensas áreas alrededor del edificio y generar una nube que se mueve a la altura de unos pocos centímetros del suelo, de acuerdo con la topografía, hasta que se diluyen en la atmósfera”.

Flujos lodosos

“Los lahares o flujos de lodos son avalanchas de material volcánico no consolidado, especialmente cenizas, movilizadas por agua. Su comportamiento es similar a las riadas, canalizándose por los barrancos e incorporando rocas, troncos, etc., lo que aumenta su poder destructivo. Los lahares pueden producirse sin erupción”.

Deslizamientos de tierra

Especialmente peligroso pues las erupciones y terremotos asociados a la actividad volcánica pueden fragmentar el terreno y originar el deslizamiento que viene tras colapsarse la ladera y se caiga todo, esto puede provocar un tremendo peligro.

Te Interesa:  Annunakis, el misterio de la 'civilización perdida'

Tsunamis

Como consecuencia del deslizamiento de tierra puede precipitarse una ampliar porción al mar que origine que se levante una gran masa de agua que comience a avanzar a una velocidad máxima de 700 kms/h con una altura superior a 150 metros, una super ola que al llegar a la costa lo destruiría casi todo.

Esperemos que los pronósticos se queden en los más livianos y más controlados por el bien de la zona y de todos.