Macabros descubrimientos arqueológicos: 90 esqueletos en una playa

En nuestro planeta, en ocasiones, se dan descubrimientos que son realmente sorprendentes o macabros, hechos que están relacionados con la Historia y que, pasado el tiempo -años, décadas o siglos- vuelven a emerger para consternación de todas las personas que asisten al mismo.

Es lo que ha ocurrido en una playa galesa, al suroeste del país, cuando han sido encontrados 90 esqueletos muy bien conservados y que data de la Edad Media. Se han recuperado 200 cuerpos de este yacimiento y el trabajo se antoja complejo para determinar cada una de las muertes.

Fueron encontrados bajo unas dunas en la bahía de Whitesands, se desconocía sus existencia pero las tormentas y el viento expusieron varias tumbas y se inició un trabajo impulsado por la Universidad de Sheffield y la fundación Dyfed Archaeological Trust.

Según una primera aproximación de los expertos los cuerpos podrían haber pertenecido a los miembros de una comunidad primitiva que fueron enterrados en el cementerio del siglo VI. Esta zona fue muy estudiada por los arqueólogos en la segunda década del pasado siglo XX creyendo que ese cementerio, en el siglo XI, era parte de la capilla de San Patricio cuyos primeros trabajos de arqueología datan del año 1924.

Cabe destacar que las tumbas con los cuerpos todos apuntaban hacia el oeste, además habían sido enterrados sin posesiones que era un rasgo distintivo de las primeras tradiciones cristianas.

Ahora el principal problema es tratar de lograr que el mar no se “coma” estas tumbas y poder encontrar más de las que seguramente se han hallado gasta el momento.

Otros hallazgos macabros

En México, en 2017, en el antiguo DF, se encontró el vestigio de la torre edificada que tenía 461 cráneos donde, indistintamente, había hombre, mujeres y niños. Este hallazgo hizo que el INAH, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, cuestionara si los aztecas sólo sacrificaban a guerreros.

Te Interesa:  El enigma de los virus mutantes

Raúl Barrera, del INAH, dijo que los cráneos se encontraron en el Gran Tzompantli -un tipo de altar que se construía con cráneos y argamasa-: “En su gran mayoría son cráneos de individuos adultos jóvenes, entre veinte y veinticinco años. También hay cráneos de mujeres, aunque en mucha menos proporción, y hay cráneos de niños” donde el 10% pertenecían a niños y el 20% a mujeres.

“Las fuentes históricas hacen referencias a que, durante las incursiones de guerra que hacían los mexicas en otras regiones, eran capturados guerreros y traídos a Tenochtitlan (la capital azteca) y eran sacrificados” donde la Torre con el altar de cráneos era un “aviso de poder a los pueblos”. “En las sociedades prehispánicas, y en particular las mexicas, había algunos individuos que podían ser hombres y mujeres, incluso niños, que personificaban deidades. Desde la infancia podían personificar a algún dios y finalmente su destino era ser sacrificados en el Templo Mayor”.

Los niños podrían haber sido sacrificados al dios del Sol, a Huitzilopochtli.

Cerebro perdido

Es inusual pero en la Ayork Archaeological Trust de Inglaterra también se investiga, por parte de la arqueóloga Rachel Cubbit, una calavera de 2000 años que al limpiarla se descubrió que tenía aún una sustancia amarilla dentro del cráneo, se cree que es parte del cerebro. Algo sumamente extraño que centra la atención de los profesionales.

Vampiros

En otras épocas, en Europa, se creía en el poder de los no-muertos, de los vampiros, por ello había personas que se enterraban de determinadas formas por el temor familiar a que regresara como un vampiro, sobre todo en el siglo XV.

Te Interesa:  Los secretos de una bruja del siglo XVIII. Lucía Escalante

Cuando alguien moría se le solía colocar mirando hacia abajo para que no encontrar la salida al ataúd o se le colocaba un ladrillo en la boca para que no pudiera alimentarse y muriera de hambre -en caso de ser un no-muerto-. Ejemplo de ello es el cuerpo que se encontró en Venecia, en una fosa común, de una mujer de 60 años, y que estaría en riesgo de poder convertirse en vampiro.

En Grecia

En el país heleno se encontraron restos de cuerpos humanos en dos vasijas de plata de respetables proporciones. Fue en Macedonia (en la griega) en Aigai. Parece que esos restos habrían sido parte de un complot de asesinatos.

Datan, los restos, del siglo IV a.C. y se hallaron a unos metros de lo que los arqueólogos dicen que podrían estar los restos del hijo de Alejandro magno (?). Stella Drougou, de la Universidad Aristóteles, afirmó: “De cualquier manera, fue un caso excepcional.” “Sabemos que la historia de los reyes macedonios está llena de actos de venganza y de sucesiones violentas.

Orina de bruja

Otro descubrimiento sorprendente fue el realizado en Greenwich, en Inglaterra, entroncado con las brujas donde se encontró una botellita con trozos de uñas, cabello, alfileres y clavos, un trozo de cuero en forma de corazón y orina. Era un potente “conjuro” contra el “poder maléfico” de las brujas.
Son hallazgos sorprendentes y macabros dentro de la arqueología que, sin dudas, causan aún admiración entre los expertos.