Neuralink, ¿se pueden guardar nuestros recuerdos en un disco duro?

¿Cuántas veces no hemos visto en el cine a persona que eran convertidas en robots, en cyborgs? Esto se encuadraba dentro de la ciencia ficción pero la verdad es que está más cerca de lo que pensamos y, en la actualidad se vincula al nombre de Neuralink tras el cuál se oculta el empresario y multimillonario Elon Musk.

Uno de los objetivos sería guardar los recuerdos como si de un disco duro se tratara pero que es uno de los retos de Neuralink aplicando neurotecnología para hacer de nuestra memoria un archivo digital que poder repescar o compartir. Así la empresa -fundada en 2016- por el propio Musk y Max Hodak (ya sin vinculos a la misma), con sede en San Francisco (Estados Unidos) pretende una alternativa para potenciar la conciencia humana.

Así el objetivo de Neurolink es implantar un chip de uno 8 mm de diámetro en el cerebro que sería el equivalente a “más de 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles”  y que podía “monitorear la actividad de 1.000 neuronas cerebrales” teniendo como campo de acción la acciones motoras y sensoriales del cuerpo humano.

Lucha contra las enfermedades

Desde Neuralink se indica que tendría un fin terapéutico a fin de luchar contra las enfermedades neurológicas como el Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica y embolia cerebral; sería el poder ayudar contra todo ello y a las personas poder facilitarle la ayuda para que puedan liberar de la crueldad que suponen muchas de ellas volviendo a tener recuerdos o, por ejemplo, poder identificar a las personas o rememorar momentos importantes de su vida. Esto se lograría con una interfaz entre hombre-máquina.

Te Interesa:  Encuentran bocetos inéditos de Leonardo da Vinci

Pero no sólo tendría esa aplicación pues también se podría controlar dispositivos como el móvil, la radio o la televisión con la mente, ¿imagina sintonizar con su emisora favorita con la mente y escuchar la radio dentro de su cerebro? Pues sería una de las opciones. Con respecto a todo ello la profesora adjunta, Jennifer Collinger, Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos), dice que es “una tecnología verdaderamente revolucionaria en el difícil espacio de la tecnología médica”.

Sería la aplicación de esta tecnología en combinación con la inteligencia artificial (IA) y donde, se ha sabido, se han realizado ya pruebas con animales de laboratorio, como cerdos o chimpacés, con resultados notables y exitosos. En torno a todo ello se ha conocido que se implantó un chip en el cerebro de un primate a fin que pudiera jugar videojuegos con su mente. Musk, en Clubhouse, indicaba públicamente: “No se ve dónde está el implante y es un mono feliz. Tenemos las instalaciones para monos más bonitas del mundo. Queremos que jueguen al MindPong entre ellos”.

También se injertó un dispositivo en el cráneo de un cerdo con el objeto de medir su actividad cerebral, el resultado fue también muy destacado.

Sobre su futura aplicación en seres humanos indicaba Musk que “las personas necesitan fundirse con la inteligencia artificial para evitar un escenario en el que la IA se convierta en algo tan poderoso que destruya a la raza humana”.

Los riesgos de la propuesta de Neuralink

No obstante presenta ciertos riesgos como, por ejemplo, que puedan ser hackeados nuestros cerebros y robar parte de nuestras memorias o el control de las funciones motoras de nuestros cuerpos, aunque es el futuro al que se orienta la Ciencia en la actualidad como campo futuro que solucionaría muchos problemas derivados de las referidas enfermedades.

Te Interesa:  Simbología y misterio de la catedral de Chartres

El asunto ya está en manos de abogados, como en Chile, que prepara una forma de tramitar una reforma constitucional para cuidar de los neuroderechos de las personas y así proteger la “integridad física y mental” de los seres humanos de empresas que pretendan usar su cerebro sin previo consentimiento, el país quiere tener esa garantía “en su Constitución los ‘neuroderechos’ o derechos del cerebro”. El senador Guido Girardi afirmó: “Si esta tecnología logra leer, antes incluso de que tú tengas consciencia de lo que estás pensando, pueden escribir en tu cerebro emociones, pensamientos, historias de vida que no son tuyas y que tu cerebro no va a saber distinguir si fueron producto de diseños o tuyos”.

El proyecto de ley se enfoca a:

1º.- Defender los neuradatos de las mentes de las personas.

2º.- Fijar los límites de los neuroalgoritmos y de la neurotecnología, bien sea para acciones de lectura o escritura en el cerebro.

3º.- Quiénes tendrán acceso a esta tecnología.

La propuesta de Neuralink es novedosa e innovadora dentro del área de la neurotecnología sólo hay que velar por el buen uso de todo ello.