Noche de miedo, la película que cambió el cine de terror

En los últimos años se ha producido un fenómeno cinematográfico que, cuando menos, llama la atención. Se trata de las películas sobre zombis, sobre muertos vivientes a caballo, en muchas ocasiones, entre lo gore, lo repulsivo y lo interesante -en función del argumento-.

Pero si hay una película que es pionera en todo esto es, sin dudas “La noche de los muertos vivientes” (Night of the living dead) de George Romero, de 1968 y calificada como de serie B. Una película que estaría llamada a cambiar la dinámica del cine de terror y del concepto que realmente debían tener los “zombis” más allá de toda su realidad en Haití.

Argumento inédito

El argumento que tiene es simple: dos hermanos, Barbra y Johnny viajan hasta Pensilvania para visitar la tumba de su padrastro. Estando en el mismo la chica comienza a sentirse incómoda y su hermano, en un afán de entretenerla se comienza a burlar de ella asustándola, es cuando surge un hombre de extraño aspecto que sin mediar palabra los ataca. El infortunio hace que Johnny caiga golpeándose con una lápida y muriendo en el acto. Entre tanto ella huye al coche con la mala suerte que, debido a los nervios, estrella el mismo contra un árbol. Al saberse perseguida huye a pie hasta localizar una casa abandonada, entra y ve el cadáver de una mujer en su interior, eso vuelve a sorprenderla y decide salir de aquella casa pero al salir observa que todo el lugar está lleno de seres que se comportan de forma errática como el que les atacó en el cementerio.

Sin saber que hacer es ayudado por Ben, un hombre que conducía una furgoneta y que se queda sin gasolina, él la lleva al interior de la casa, a un sitio seguro, y le cuenta como en un pueblo cercano todos los muertos han regresado a la vida y atacan a los vivos, igual que en el cementerio. En ese momento la joven entra en pánico y más al saberse incomunicados y rodeados por aquellas extrañas criaturas. La radio y la televisión emiten mensajes cíclicos en los que se avisa a la población del peligro y que todo es debido a un satélite que estaba realizando una investigación en Venus, los muertos han revivido y necesitan alimentarse con los seres humanos, como si fueran caníbales con rabia. Sólo destrozándoles la cabeza pueden acabar con ellos e incinerando sus cuerpos posteriormente.

Te Interesa:  Los fantasmas de la Casa Blanca

Poco a poco, tal y como transcurre la película, descubren que en la casa hay cinco personas más, todos escondidos en el sótano, se trata de la familia Cooper con su malherida hija Karen así como una pareja de jóvenes, Tom y Judy. Todos ellos deberán hacer frente a una situación jamás vivida con ingenio y coraje no exenta de las propias barreras morales o creadas por el miedo de cada uno de ellos.

La película es sumamente interesante y es parte ya de la Historia del cine de terror, marcó un antes y un después. Pese a poder grabar en color Romero eligió el blanco y negro, iba más en la relación que él buscaba (algo que posteriormente usaron muchos directores, entre ellos el propio Steven Spielberg en “La Lista Schindler” -de otro género cinematográfico-). Junto a John Russo y Russell Streiner creó una empresa llamada The Latent Image que tras producir anuncios televisivos quiso dar el paso a la gran pantalla con una película de terror. Para ello contactan con Harmand Associates Inc., se creó una segunda empresa llamada Imagen Ten, para buscar fondos y con tan solo 114.000 dólares comenzaron con el desarrollo de la idea de su película con un guion del propio George Romero y John Russo inspirado en el libro “Soy Leyenda” de Richard Matheson cambiando a sus protagonistas por una deformación de mito haitiano.

El “sello” de George Romero

Sobre ello el propio Romero decía: “No me importa lo que son. No me importa de dónde vinieron. Pueden ser cualquier desastre. Podrían ser un terremoto, un huracán, lo que sea. En mi mente, no representan nada para mí, salvo un cambio global de algún tipo. Y las historias son acerca de cómo la gente responde o no responde a este y eso es realmente todo lo que han representado para mí. Eso es lo que pensé en el libro de Richard [Matheson], en el libro original Soy leyenda, esto es lo que pensé que trataba el libro”.

Todo el que escuchaba el proyecto de película de Romero quedaba subyugado y deseaba participar en la misma, el papel de Barbra sería para Judith O’Dea, con amplia experiencia en la grabación de anuncios con Hardman; Duane Jones, actor de teatro, sería el encargado de dar vida a Ben, Russell Streiner haría de Johnny, los Hardman, tanto Karl como Marilyn interpretaron a Harry y Hellen Cooper y su propia hija hizo de Karen, entre el reparto. Se grabó en Evans City y duro nueve meses. Como anécdota decir que debido al bajo presupuesto la sangre era sirope de chocolate y que se pensaron si ponerle como título “Noche de Miedo”, por aquello que la acción transcurría en una casa abandonada de noche y era algo novedoso el incluir muertos vivientes.

Te Interesa:  Fotografían al fantasma de una niña en el mítico Hotel Edén

La crítica dedicó elogios y duras críticas a la misma. El crítico Roger Ebert escribió: “Los niños de la audiencia se quedaron atónitos. Se hizo un silencio casi total. La película había dejado de ser maravillosamente asustadiza hacia la mitad, y se había convertido en algo inesperadamente terrorífico […] No creo que los niños más pequeños supieran realmente qué los golpeó. Ellos estaban acostumbrados a ir al cine, seguro, y habían visto algunas películas de terror, seguro, pero esto era algo más”.

La violencia que tenía la cinta hizo que ganara detractores pero el resultado final no dejaba indiferentes a nadie: “Si usted quiere ver lo que convierte a una película de clase B en un clásico […] no se pierda La noche de los muertos vivientes. Es impensable para cualquier persona interesada en las películas de terror el no verla”, escribió Rex Reed.

Hoy está en el “Top 10” de películas más aterradoras de todos los tiempos según la Chicago Flim Critics Association, entre las 1000 mejores películas jamás creadas según The New York Times o entre las 500 mejores películas de todos los tiempos según la revista Empire.

Secuelas y remakes

Tras el éxito de la misma se rodaron “secuelas” como “Dawn of the Dead” (1978), “Day of the Dead” (1985), “Land of the Dead” (2005)51 y “Survival of the Dead” (2009) de George Romero.

Digna sucesora fue el remake de Tom Savini “La noche de los muertos vivientes” (1990) donde colaboró el propio George Romero introduciendo algunos cambios en el guion. Savini había trabajado con Romero en aspectos de efectos especiales y maquillaje. Una película de mayor calidad -y presupuesto- que supo estar a la altura de la original.

Es, en suma, un clásico del cine de terror, una película que marcaría una senda, un camino, y que desembocaría en otras grandes producciones como, en la actualidad, la serie “Walking Dead”.